Lo que no nace y lo que no muere, 25 de julio de 1923. Recién hace tres, cuatro milenios que los hombres comenzaron a hablar de que son inmortales, es decir que no mueren con el alma, como muere el cuerpo. Antes sin embargo la gente tampoco decía que había nacido como alma, como nace el cuerpo. Tenían la significación de una palabra que hoy denominaríamos nonatividad. Esto era un lado. Y la inmortalidad es el otro...la palabra nonatividad tiene que surgir nuevamente. Entonces se dirá: La conciencia es aquello en el hombre que no ha nacido y que no muere. Recién entonces se podrá valorar correctamente a la conciencia.