Inicio Temakel  Volver galería El Greco

 

 

  

El Martirio de San Mauricio. Esta pintura fue realizada por encargo de Felipe II, para decorar uno de los altares de El Escorial. La obra no satisfizo al monarca español. La refinada e intelectual composición fue apreciada en su valor artístico, pero se consideró que el lienzo carecía de la capacidad de incitar a la devoción. Mauricio era un general romano, de origen cristiano, líder de la legión tebana. En primer plano, Mauricio dialoga con sus hombres luego de tomar la decisión de servir a su Dios (de ahí su mano indicando hacia lo alto) y de rechazar la orden imperial de hacer sacrificios en honor de los dioses paganos ante de una batalla. Por esa desobediencia toda la legión fue condenada a muerte. En segundo plano, Mauricio consuela a sus soldados durante la decapitación. La obra fue pintada entre 1580 a 1582, y se halla actualmente en El Escorial, Monasterio de San Lorenzo.