Inicio Temakel  Volver galerķa

 

 

  

La ribera de Tesalia (1926), de Giorgio de Chirico. Luego de su etapa de la "pintura metafísica", de Chirico es fascinado por la pintura de motivos clásicos. Aquí, el pintor ensaya una síntesis entre elementos iconográficos específicos de ambas etapas. El edificio de la izquierda es derivación de los soportales turineses. Este elemento que, lo mismo que la chimenea, remite a la pintura realizada bajo el impacto de las plazas turinesas, se combinan con el caballo y el hombre desnudo, formas de regresión a lo clásico antiguo.

 

 

Volver galerķa

 

  ©  Temakel. Por Esteban Ierardo