Inicio Temakel  Volver galerķa

 

 

  

La encantadora de serpientes ( 1907, en París, Musée d' Orsay), de Henri Rousseau, "el aduanero". La mujer de honda negrura mira al espectador con unos misteriosos y penetrantes ojos sibilinos. Una serpiente se descuelga desde su cuello; otras, surgen del suelo y la selva. Y la mujer enigmática toca la flauta. Encanta. Induce una mirada de la extrañeza de la vida natural. El artista así restituye nuestra atención hacia las cosas en estado primario o salvaje.

 

 

Volver galerķa

 

  ©  Temakel. Por Esteban Ierardo