Inicio Temakel  Volver galería  

 

 

  

Un figurilla de terracota haniwa, que eran abundantes en las tumbas japonesas anteriores al siglo VII. Se desconoce el significado exacto de estas estatuillas, pero se rechaza un rol únicamente decorativo dado que estas imágenes eran receptáculos de lo sagrado, una fuente de fuerzas protectoras del difunto que podrían ayudar al alma en la incierta y desconocida marcha por el más allá, por el mundo de los muertos. Los haniwa son así una expresión antropomórfica de los kami, de los espíritus presentes en la diversas formas o seres según la religión tradicional del Japón, el sinto.

 

 

Volver galería 

 

  ©  Temakel. Por Esteban Ierardo