Inicio Temakel  Volver galería Kahlo

 

 

  

La columna rota (1945). La herida columna vertebral de la artista es sustituida por una columna de estilo jónico. La presencia de un agregado artificial en la pintura es continuación del obligado uso de corsés ortopédicos de acero o escayola. La cultura clásica, asociada con la idea de equilibrio y armonía, se quiebra. El placer armónico es vulnerado por la presencia desproporcionada del dolor. Unos clavos agujerea el cuerpo y los cinturones de acero que comprimen el anómalo pilar vertebral. La identificación con el padecimiento cristiano reaparece. La erecta postura del sufrimiento se aproxima a El martirio de San Sebastián, de Guido Reni.

 

 

Volver galería Kahlo

 

  ©  Temakel