Temakel:  Mitologia  Arte y trascendencia  Filosofía y trascendencia Literatura fantástica  Historia y simbolismo  Recuerdo de lo sagrado  Textos olvidados Patagonia mítica  Obra solar  Caminata urbana  Geografía sagrada   Viajeros y exploradores  Viaje Sonoro  Links  Este mundo

 

         Inicio    Volver caminatas urbanas  Libro de visitas   Contacto   Foro de opinion

    

 

ESTATUAS DE LA MUJER ENCANTADA:

LAS NEREIDAS DE LOLA MORA

                                                                        

 

                               


  La fuente de las Nereidas es la máxima obra de la escultora argentina, Lola Mora.  Se halla emplazada en la Ciudad de Buenos Aires, en la avenida Costanera, en frente al Río de la Plata, en un amplio lugar, circundado de verdes arboledas que exaltan su relumbrante estructura blanca. Cuando el grupo escultórico fue esculpido, a comienzos del siglo XlX, mujer y escultura eran términos que no podían marchar juntos. Además, la bella estampa desnuda de las Nereidas y del tritón fomentó numerosas diatribas dado que fueron consideradas ofensiva a una cierta moral de un cierto sector acomodado de la sociedad porteña. En este momento de Caminata Urbana de Temakel presentamos esta galería fotográfica donde refulgen las nereidas, espíritus femeninos del mar, y el tritón y su caballo. Estatuas encantadas de una mujer esencial en torno a las cuales podemos caminar con un latido de reverencia. 

          ( Todas las fotos pueden ser ampliadas mediante un clic )

  

      fotolmoraneraidasa.jpg (7294 bytes)

 

         fotolmoraneraidase.jpg (17570 bytes)          fotolmoraneraidasb.jpg (28620 bytes)
    

       fotolmoraneraidasf.jpg (31197 bytes)

 

         fotolmoranereidasd.jpg (25214 bytes)          fotolmoranereidasn.jpg (18810 bytes)
 

     

     fotolmoraneraidasll.jpg (25453 bytes)

      

 

           fotolmoranereidasg.jpg (16769 bytes)           fotolmoranereidask.jpg (23600 bytes)

  Para el resto de la obra y la vida de Lola Mora en Temakel

 

 

        ©  Temakel. Por Esteban Ierardo