Inicio Temakel  Volver galerķa

 

 

  

 

El salón de Dios (1948), de René Magritte. Respecto a esta obra, el pintor belga manfiestó: "Yo me puedo imaginar un paisaje soleado bajo un cielo nocturno; pero verlos y plasmarlo en un cuadro, esto es cosa que sólo un dios podría hacer. Esperando que algún día me convierta en un dios, renuncio por lo pronto a realizar el proyecto..."

 

 

Volver galerķa

 

  ©  Temakel. Por Esteban Ierardo