Inicio Temakel  Mapa del sitio  Volver Símbolo y geografía 

 

 

  
 

 

VERDE FUEGO DEL ÁRBOL Y LAS HOJAS

Texto de Henry David Thoreau

Fotos: Matilde Gironelli

 

 

Luz que atraviesa el altar sensible de las hojas.

 

     El bosque, la hoja y la madera respiran la vida profunda. De una antigua y misteriosa belleza. Lo sagrado es la vitalidad intensa, plena de resonancias. Y brillos de luces sutiles. Los árboles y las hojas repiten de continuo una hechicera danza, aunque no la percibamos; aunque el timón de nuestra piel sea la indiferencia respecto a la sugerente grandeza de lo vegetal. Bosques y llameantes hojas son parte esencial de la Geografía Sagrada. En esta nueva exhalación de Temakel nos acercamos al gratuito licor poético de las hojas y la madera. Las fotografías de Matilde Gironelli de las fisonomías singulares del árbol y el encanto de la hoja bailan junto a momentos de la obra de un gran poeta del bosque: Henry David Thoreau. Con intensos oleajes de emoción en su espíritu, Thoreau caminó a través de los senderos penumbrosos del bosque. Aquí lo convocamos para que nos guíe en un breve deambular, con ojos asombrados y reverentes, entre el cuerpo verde de la tierra. Tierra sagrada. A pesar de nuestro olvido. 

Esteban Ierardo 

 

VERDE FUEGO DEL ÁRBOL Y LAS HOJAS...

   ¡Qué poco conozco al pino llamado árbol vitae si me atengo a lo que la ciencia me enseña! No es más que una palabra. No es un árbol de vida.

    El indio para denominar el árbol y sus partes recurría a cinco palabras hoy ausentes de  nuestra botánica y que implican un saber más concreto y más viviente. Utilizaba estas palabras todos los días. Conocía muy bien el tronco, la corteza, las hojas. La ciencia no hace más que poner en orden lo que sabemos de tal u otra clase de objetos. El indio estaba más familiarizado que nosotros con los animales y las plantas salvajes, y esta familiaridad, como la nuestra, se ha reflejado en el lenguaje. 

  ¡Qué de términos indios para el caribú, la corteza del abedul y tantas otras cosas! El indio permanecía más cerca que nosotros de la Naturaleza.

 Los cuadrúpedos más nobles y más salvajes, los más grandes peces de agua dulce, algunos de los pájaros más bellos y las más hermosas flores han ido hacia atrás mientras avanzábamos y apenas si nos queda de ellos un conocimiento lejano.

Un diccionario de la lengua india nos revela una vida nueva, del todo diferente a la nuestra...Estos términos nos revelan una vida en la vida o mejor dicho, una vida fuera de la vida, que circulaba libremente en nuestros bosques y que no volveremos a encontrar. Esa vida terrestre de los indios es tan distante de la nuestra como el pensamiento.(1)

 

 

¡Abundante y generosa naturaleza! ...Estos lugares que tanto amo y recorro casi habitualmente, por variados y extensos que sean, parecen haberme sido dados y pertenecerme tanto como si yo fuera un autócrata o el propietario del mundo y mis edictos hubiesen desterrado a los hombres de mi vasto dominio. Quizás haya aquí antiguas ventajas desconocidas en el país.

Hay, según dicen, dos mil habitantes en Concord y, sin embargo, ¡cuánto espacio, cuánta extensión!

 

Recorro varias millas diariamente sin hallar ni percibir alma viviente y a veces sin distinguir huellas de pasos recientes. Nuestros ojos no ven al hombre sino cuando uno piensa en él; la mayor parte restante del tiempo soy un hombre cultivado, recién pulido en la sociedad de los hombres, pero sin ataduras en los bosques, único ser humano en la Naturaleza que pasea y medita como si no existiera el hombre ni sus costumbres ni sus instituciones.(2)

 

!Ah querida Naturaleza, qué bello es acordarse de tus bosques, después de un breve olvido! Hacia ellos voy, como un hambriento hacia una corteza de pan...(3)

 

 

(1) Henry David Thoreau, Elogio de la vida salvaje, Buenos Aires, Ed. Rinzai, 1989, p.94.

(2) Ibid., pp.45-46.

(3) Ibid., p.49.

 

Todas las fotos pertenecen a Matilde Gironelli, una joven artista argentina que, dentro de poco, se apresta a darle vida a un nuevo ser.

 

 

     ©  Temakel. Por Esteban Ierardo