Inicio Temakel Mapa del sitio Volver  Contacto    

 

  

 

EL GANGES: RIO SAGRADO DE LA INDIA

                                                                                               Fotos y textos de Axel Rivas

 

                    

   "El Ganges aparece en la neblina de la mañana. Vamos ¿qué espera usted? ¿Acaso no es evidente que hay que adorarlo? ¿Cómo se queda usted parado y estúpido como un hombre sin Dios, o como un hombre con un solo Dios al que se prende toda su vida, incapaz de adorar el sol ni nada? El sol asciende en el horizonte. Asciende y se enfrenta con usted ¿cómo no adorarlo? ¿A qué hacerse violencia siempre? Entre en el agua y bautícese, bautícese mañana y tarde y deshaga la costra de la contaminaciones. ¡Ganges, ser que nos bañas y nos bendices! Ganges, no te describo, no te dibujo. Me prosterno ante ti, me hago humilde bajo tus ondas. Fortalece en mí el silencio y el abandono. Oremos, oremos. En la India si no se reza, se pierde el viaje. Es tiempo dado a los mosquitos".  

    Las palabras arriba transcriptas pertenecen al vasto escritor galo Henri Michaux. Sentencias de entonación lírica para manifestar la nervadura sagrada del Ganges, en Benarés. Río de cremación, de adoración y purificación. Río de recuerdo de existencia de los dioses sobre los hombres. A las aguas sagradas del Ganges podremos acercarnos gracias a las fotos (que integran la galería fotográfica de abajo) y un breve relato de Axel Rivas.   

 

                    Todas las fotos pueden ser ampliadas mediante un clik. 

      fotoindiagangesee.jpg (25802 bytes)         fotoindiagangescc.jpg (26989 bytes)          fotoindiagangesda.jpg (8461 bytes)
      fotoindiagangesbb.jpg (18252 bytes)          fotoindiagangesff.jpg (14749 bytes)           fotoindiagangeshh.jpg (22183 bytes)
      fotoindiagangesii.jpg (23196 bytes)          fotoindiagangesmm.jpg (17445 bytes)           fotoindiagangesgg.jpg (16514 bytes)

  EL GANGES: RÍO SAGRADO DE LA INDIA  

    Varanasi es la ciudad sagrada de la India. Antes llamada Kashi ("la ciudad de la luz") y Benarés o Banaras, es la ciudad eterna del río Ganges, venerado de extremo a extremo en el norte del país. Un millón de personas vive aquí y otro millón por año llega en peregrinaje para adentrarse en las aguas a través de las escalinatas de mármol que a lo largo de cinco kilómetros descienden y se dejan bañar por el río.

  Estas escalinatas se dividen en distintos gaths, con diversas funciones y tradiciones: están los gaths particulares de los brahmines, los gaths de los templos, los gaths de abluciones, los gaths donde se lava la ropa, donde se reza, donde bañarse y cepillarse los dientes, donde morir y llegar directamente al cielo. Estos últimos son los dos gaths crematorios, donde continuamente se incineran los cadáveres de aquellos afortunados por morir en la tierra sagrada de Benarés y lograr de esta forma la ruptura con el ciclo de reencarnaciones y la llegada al cielo. Eliade, en uno de sus pocos textos de viajero, describe así la ceremonia de muerte:

  "Cuando comienza a arder, parece como si el muerto quisiera levantarse de la pira. Crepita, se mueve y, enseguida, el fuego devora un pedazo tras otro, bajo la serena mirada de quienes fueron sus seres queridos. Sólo alguna que otra vieja, alguna hermana o esposa más débil de espíritu enjugan algunas lágrimas. Los demás lo contemplan y lo felicitan mentalmente porque el destino se apiadó de él y lo sacó de este valle de lágrimas. Varios cuervos esperan con gesto hosco en lo alto de un madero quemado. Se diría que adivinan que no les va a quedar nada para repelar. Pues antes de que llegue a terminarse la incineración, los sepultureros recogen la ceniza y los huesos, e incluso brazos y piernas enteros todavía sin haberse quemado y lo arrojan al Ganges. Entre flores y barcas aisladas, se ven cuerpos quemados o enteros yendo río abajo. Quizás se detendrán en algún médano del río o en alguna charca de aguas estancadas y, si escapan al apetito de los cocodrilos, los cuervos y los buitres darán buena cuenta de ellos. Pues, para los hindúes, el barro del hombre no merece otra suerte…". 

   Benarés fascina y arremete contra quien se pasea en ella. Ciudad repleta, inabordable que repele y hunde en su follaje al que mira. Las calles son insoportables, cargadas con millares de gentes, hindúes y musulmanes, vendedores, mendigos, vacas, rikshaws, masticadores del betel, adoradores de Shiva, cientos y cientos de templos, monos, moribundos, rostros, callejones y el olor intratable que viaja en el aire. No he visto como en Varanasi tan pleno el dolor y el espíritu de la India, que todo esto lo trastoca en los gaths místicos, donde la luz llega de todas partes y el río quieto nos espera y abraza.

  Hace 25 siglos el Buda llegó a Benarés y desde entonces, centro sagrado, fue saqueado por las múltiples invasiones musulmanes que arrasaban una y otra vez los templos e imponían sus mezquitas, que aún brillan aquí y allá. Hoy muchos de los peregrinos son personas moribundas que pasan sus últimos días en los hospicios frente al río, deseando su muerte en ese plazo de un par de semanas para lograr ascender al cielo, en medio de una de las regiones más pobres de un país desagarrado por la miseria.

   Además, Benarés es el centro principal de estudio del hinduismo, con la enorme Universidad Hindú de Benarés o la Universidad Sánscrita, que guarda más de 150.000 manuscritos históricos. Fue aquí que en el siglo XV se potenció el renacimiento hindú, cuando Tulsi Das tradujo el Ramayana del sánscrito al hindi y fue aquí que vivió Kabir, uno de los mayores poetas de la India.

   Las fotos que arriba se exponen fueron en su mayoría tomadas desde un bote a lo largo del Ganges. Son síntomas de un misticismo cautivo, de una febril perturbación por las miradas de quienes se hundían ante mí en el río sagrado y amanecían en la belleza incansable del sol de la tarde.

 

                                              

   ©  Temakel. Por Esteban Ierardo