Inicio Temakel  Mapa del sitio Volver Contacto   

 

  

  

     SAN MARCOS SIERRAS Y CASA DE PIEDRA 

 

                                                        

   San  Marcos Sierras se encuentra en el norte de la provincia argentina de Córdoba. Serena población serrana que convive con la producción de la miel, continuas oleadas de turistas, y la proximidad de los ríos San Marcos y Quilpo. Antes del comienzo de su historia, fue territorio de los comechigones y sanavirones. Uno de los lugares de mayor encanto y misterio en San Marcos Sierras es la Casa de Piedra (imagen arriba). Presunto escenario de iniciaciones de hechiceros comechingones. La iniciación en los pueblos arcaicos expresaba un "ver", un percibir las fuerzas invisibles que unen el cielo y la tierra. Aquella sabiduría iniciática pervive en la realidad cultural actual de San Marcos a través de lugares serranos sacralizados por el hombre blanco, como el famoso Cerro Alfa, donde se halla una particular antena metálica con la que Lobachewsky, un antiguo poblador de la zona, pretendía enlazar las energías celestes y terrestres. Lo mismo que Cerro Colorado y el Uritorco, en la región de San Marcos Sierras perduran pictografías y morteros indígenas. Frente a su plaza central, se eleva la antigua silueta alba de la pequeña Iglesia de San Marcos que fue construida entre 1691 y 1734 (imagen izquierda). En este momento de Temakel, presentaremos una galería fotográfica y un texto de difusión de esta región, antigua tierra sagrada de los aborígenes prehispánicos, procedente de la Casa de la Provincia de Córdoba en la Ciudad de Buenos Aires.

 

     GALERÍA DE IMÁGENES DE REGIÓN DE SAN MARCOS SIERRAS

       Todas las fotos pueden ser ampliadas mediante un clic

          fotosmsierraaa.jpg (19082 bytes) 1              fotosmasierraaada.jpg (24195 bytes) 2             fotosmsierraga.jpg (43513 bytes) 3
          fotosmsierrama.jpg (25480 bytes) 4  

           fotosmarcosierraf.jpg (24681 bytes)     

        

            fsmsierrapicotgrafia.jpg (14902 bytes) 6

          fsmsierracerrocruz.jpg (12166 bytes)   7    

            fotsmsierramorteroi.jpg (12477 bytes) 8

             fotosmsierravistadeldiqueillia.jpg (17809 bytes) 9



    San Marcos Sierras fue encomienda entre los años 1500 y 1600. Durante este periodo, los Reyes de España otorgaron el poblado en regalía al Gobernador de Tucumán, Don Jerónimo Bustamante en el año 1576. En 1671, San Marcos pasa a Antonio Lujan Medina, quien hace construir su hoy simbólica Capilla y un molino de trigo en la quebrada, donde corre el Río San Marcos (que se puede visitar) y planta inducido por el microclima reinante, las primeras higueras, viñas, durazneros y citrus, que hoy engalanan la zona. Luego de pasar por varios dueños y no quedando herederos el Marqués de Sobremonte restituye las tierras a los legítimos dueños, los comechingones, en manos del cacique Francisco Tulián. 

   Los aborígenes Comechingones llamaban al pueblo Taj Pichín quienes cultivaron maíz, chañar, algarrobo, mistol y recogían miel de los huecos de la Tierra o de los quebrachos de sus faldeos. De aquellos lejanos días quedan en las cercanías del río Quilpo, grandes cuevas de piedra horadadas por los vientos y la arenisca. O quizás por más antiguas erupciones del Uritorco.

     Más cerca del tiempo, los Sanavirones se asentaron en el valle, por la riqueza de sus tierras. Y convivieron pacíficamente con los Comechingones. De esta convivencia, quedaron en el pueblo, enormes piedras horadadas con diferentes diámetros y honduras, donde, en comunidad, molían los frutos del chañar, del algarrobo, el maíz. También - muchas veces centenario- en las puertas del pueblo vive todavía, un gigantesco algarrobo, donde bajo su fronda los indios celebraban sus fiestas y sus ritos. El paso evangelizador de los Jesuitas, vive en el Molino de la Quebrada del Río San Marcos, con sus paredes y pisos de piedra y el canal que desviaba las aguas para accionar la enorme rueda con paletas que a su vez, movía las poleas para moler los granos entre dos grandes planchones pétreos.

 Entre 1691 y 1734, se construyó la Iglesia de San Marcos. En posteriores reformas se le agregó una torre. Esta iglesia guarda rastros del trabajo realizado por indígenas. Tiene una estructura simétrica con una espadaña central y un arco de medio punto en su puerta de ingreso. La simetría de su estructura quedó desequilibrada al construirse la torre. En su interior hay una imagen del patrono de la iglesia realizada en madera policromada. La puerta original de este templo (dos hojas) se conserva en un molino ubicado a tres kilómetros del lugar, aguas arriba del Río San Marcos.

   BELLEZAS NATURALES

   San Marcos Sierras está protegido por un cordón de bajas sierras -las más antiguas del planeta-. El Río San Marcos cruza el pueblo, dividiéndolo y regándolo por un amplio sistema de acequias. El viento de Punilla barre el pueblo durante 24 a 36 horas, dos o tres veces cada mes arrastrando los iones positivos y dejando los negativos. El pueblo recibe una poderosa y constante irradiación cósmica cuya energía beneficia a seres humanos, animales y plantas. En los atardeceres las nubes juegan con el sol, en el ocaso, pintando el cielo con formas y colores inolvidables. Sus últimos rayos destacan el colorido otoñal de los quebrachos sobre la serranía. Es la hora que en primavera el ambiente se impregna con el perfume de la peperina, poleo, marcela y el tenue y dulce perfume de los claveles del aire y verbenas. 

   Hay pocos automóviles, pero sí muchos jinetes, sulkys y charrets. El pan se cuece en hornos de barro. Frutos y vegetales provienen de cultivos orgánicos.
   No hay casino, ni bingo, ni asfalto, ni banco, ni cine.
   Para quien se busque a sí mismo, este pueblo detenido en el tiempo, es el lugar.
 
FAUNA

   Toda la zona conserva su riqueza autóctona: avestruces, perdices, martinetas, liebres, vizcachas, cuises, comadrejas, corzuelas, chanchos del monte, quirquinchos, conejos, nutrias, zorros, zorrinos, gallotama, pumas, garzas moras, gato montés, rey del bosque, cardenales, colibríes, zorzales, tordos, calandrias, horneros, martín pescador, patos salvajes, carpinteros, lechuzas, águilas, caranchos, etc.
FLORA
   Su microclima aúna especies tropicales y de climas fríos, fructificando castaños , bananos, nogales, dátiles, olivos, granados, cítricos, guayabos, damascos, vides, paltas, higos, ciruelas, guindos, confundidos entre sauces, álamos, espinillos, jarrillas, tilas, algarrobos, chañares, mistoles, dejando a los hombres, sin palabras ante un ejemplo de fraternidad. 

MINERALOGIA

  Toda la zona posee cantidad de yacimientos mineralógicos; existen canteras abandonadas de oro, plata y cobre. Bases de fundaciones jesuíticas que podrían utilizarse como lugares de interés turístico. Canteras de mármol de gran importancia como La Fronda, Las Playas y Quilpo, que extraen mármoles de variada coloración, Gris, Rosa Quílpo (ya se han realizado exportaciones a Italia y los Estados Unidos), Chazacato, etc. El cuarzo es de gran importancia en esta zona, cuyo centro es Serrezuela (donde se realiza anualmente el Festival del Cuarzo).

ARQUEOLOGÍA
    Toda la zona es un yacimiento arqueológico de gran importancia no estudiado en su totalidad. Aníbal Monte fue uno de los primeros estudiosos de la arqueología de esta zona. Cuenta con pictografías como Casa de Piedra, de Las Playas (Gómez Ronomino 1978), Agua de la Pilona, Ampisa, etc. Talleres líticos ubicados en la mayoría de los ríos, morteros, centros ceremoniales, lugares de iniciación.
    Existen importantes colecciones privadas y pequeños museos iniciados por individuos que tratan de preservar nuestro patrimonio arqueológico, brindando al público visitante todo el conocimiento recogido a través de un trabajo secreto y no reconocido aún por las autoridades de la zona. (*)

(*) Fuente: Material de difusión de la Casa de la Provincia de Córdoba, en la Ciudad de Buenos Aires, Argentina.

  Fotografías (de arriba hacia abajo). 1: Imágen desde el interior de Casa de Piedra; 2: La antigua Iglesia de San Marcos. 

  Imágenes de Galería Fotográfica: Las cinco primeras fotografías fueron obtenidas por Sebastian Coffey.  Cynthia Berenguer inmortalizó al expedicionario, "el Irlandés" entre los amigos, en imagen de la izquierda. Ellos se acercaron para ofrecerme gentilmente su fotografías y sus impresiones de un viaje a San Marcos. Cynthia me entregó un mágico relato sobre un Leprechaum en San Marcos; y también discutimos sobre la esotérica rareza de Lobachewsky en el Cerro Alfa. Este el detalle de las fotografías: 1: Piedra en Tres Piletas;  2: Piernas de "el Irlandés" que se proyectan como anhelando confundirse con el Vado de López, que cruza el Río Quilpo; 3: Cactus que emerge del corazón de madera de un árbol, en caminata hacia Tres Piletas.4: Aguas del Río Quilpo, en Tres Piletas; 5: La "Antena" de Lobachewsky en el punto más alto del Cerro Alfa. 

  El resto de las imágenes, de 6 a 9 , así como la imagen de Casa de Piedra, de la Iglesia de San Marcos y la calle de San Marcos Sierras, proceden de la página http://members.tripod.com.ar/lucasrueda , portal muy recomendable sobre la población serrana.  
 
6: Pictografía en área de San Marcos 7: Imagen del Cerro Cruz; 8: Mortero empleado alguna vez por los comechingones;  9: Vista panorámica del Dique Illía desde el camino viejo construido por los conquistadores españoles que une a San Marcos con la cercana localidad de Capilla del Monte.  

 

                                                   

©  Temakel. Por Esteban Ierardo