Inicio  Volver Galerias históricas  Mapa del sitio

 

 

 
 

DESDE EL CASTILLO Y EL PROCESO 

Imágenes históricas de Kafka

 

  

La casa en la que nació Franz Kafka. Imagen de 1898.

 

 

Presentación

Galerías de imágenes

  

Presentación

   

  Por las calles de Praga se proyecta aún la silueta del escritor del absurdo y de las fuerzas impersonales. El escritor nació en la bella capital checa, en 1883, en el seno de una familia de comerciantes judíos. Su lengua sería el alemán. En su juventud, se doctoró en derecho. La cultura judía posee una profunda tradición místico-religiosa que influyó poderosamente en él. Su interés por el judaísmo también lo condujo a simpatizar con el sionismo. Quiso emigrar a Palestina, pero la incipiente tuberculosis se lo impidió.

 Su familia nunca comprendió su amor por la literatura. Y mucho menos su ejercicio. Cincos veces se frustraron su pretensiones matrimoniales. Su subsistencia dependía de un empleo de burócrata en una compañía de seguros de Praga. Aun en contra de la adversidad, Franz Kafka abrazó con pasión la creación literaria. Poco antes de morir, Virgilio quiso que La Eneida fuera destinada a las llamas. El destino y Augusto no lo quisieron. Muchos siglos después, Kafka, poco antes de morir en 1924 por la tuberculosis, deseó también ese final irreversible para sus escritos. Pero su gran amigo y consejero literario Max Brod se opuso. Y salvó la particular constelación de textos kafkianos. 

Descripción de una lucha, su primera novela, apareció en la revista Hyperion, dirigida Franz Blei. Su siguiente libro, Meditaciones, publicado en 1913, no trascendió el pequeño anillo de amistades.

Entre 1913 y 1919 la pluma de Franz Kafka le dio existencia a El proceso, La metamorfosis y La condena, El chófer (luego incorporada a su novela América, En la colonia penitenciaria) y el volumen de relatos Un médico rural.

Por 1920, Kakfa dejó su insípido trabajo. Llevó su calor creativo hasta una casa de campo, donde concibió El castillo. Luego se enamoró de la escritora checa Milena Jesenska-Pollak,; su amor duró los retazos fugaces de una tormenta de verano. La correspondencia que sostuvo con ella sólo se hizo pública en 1952. Sólo al final de su atribulada existencia, conoció a Dora Dymant, la mujer que encendió los últimos fuegos de su corazón.

  En su literatura siempre se percibe un agobio espectral que corroe e impregna la vida. El absurdo, el sinsentido, cortan el aire sin nunca mostrar un rostro definido, una identidad clara que personalice la angustia. Así, sus personajes, presentados habitualmente con la inicial Joseph K o simplemente K, son estrangulados por una amenaza impersonal, como le ocurre al personaje de El horla de Maupaussant. Ejemplos arquetípicos de la sujeción del hombre moderno a fuerzas despersonalizadoras, que no comprende y lo oprimen, se manifiesta en la imposible averiguación de la causa de su condena a muerte por el  protagonista de El proceso; o se expresa asimismo en el agrimensor de El castillo, que inútilmente busca conocer a los responsables de la intrincada burocracia en la que pretende integrarse.

En el universo kafkiano hay lugar también para lo fantástico, tal como acontece en en La metamorfosis con la célebre trasformación de Gregorio Samsa, viajante de comercio, en escarabajo. 

 La marca lacerante del poder, vivida como humillación y castigo físico, y no sólo como vaporosa opresión espectral, rebulle en La colonia penitenciaria, donde un condenado padece la dolorosa escritura sobre su cuerpo de su sentencia. 

  En este momento de Galerías históricas de Temakel, buscamos no tanto adentrarnos en los pliegues de la literatura kafkiana, sino más bien rescatar algunas imágenes del escritor y de su ciudad madre, la hermosa Praga. Al visitar la capital checha, la amiga y profesora de Bellas artes argentina Natalia Lotero,  adquirió un calendario que circula allí donde el paso de los meses es acompañado con numerosas fotografías que rememoran al autor de El castillo. Algunas de esas imágenes históricas son las que pueblan la galería que sigue a continuación.

Esteban Ierardo  

 

 

GALERÍA DE IMÁGENES (*)

Todas las imágenes aquí presentadas pertenecen al Calendario "Franz Kafka y Praga", editado en la capital checoslovaca en el año 2001.

A la izquierda arriba, Kafka en época de su escuela secundaria; a la derecha,  la casa "Zur Minute" en la que hábito el creador de la Metamorfosis.

Arriba, a la izquierda, Kafka hacia los 27 años de edad; a la derecha, Kafka con su prometida Felice. 

Arriba, una vieja sinagoga en el geto judío de Praga hacia 1856.

Arriba, derecha, La casa de Kafka en la Golden Lane.

Arriba, izquierda, Kafka hacia los 31 años de edad; a la derecha, la lápida de la familia de Kafka.

  

 

   Placa en memoria del escritor de El proceso en  su casa natal.

 

 

(*) Fuente de todas las  ilustraciones: Calendario Harald Salfellner.Franz Kafka und Prag, Vitalis, 1998, editado en la capital checoslovaca en el año 2001.

 

 

 

 

 

 

   ©  Temakel. Por Esteban Ierardo