Inicio Temakel   Mapa del sitio Volver Mundo mítico y arqueología  Contacto 

 

 

 

 

  

TULUM: LA CIUDAD-OBSERVATORIO MAYA SOBRE EL MAR

 

 Fotos de Florencia Moretti

 

 

Vista panorámica de Tulum, la ciudad sobre el mar a la que los mayas llamaban Zamá.

 

     Cerca del rumor de las olas y de los profundos pensamientos del mar, en la península del Yucatán, late aún Tulum. Ciudad maya. Que brilló en los siglos XIII y XIV. Además de su decisiva importancia comercial, Tulum, como toda ciudad en el mundo antiguo americano, era un santuario. Varios templos irradian todavía su presencia ritual. Uno de ellos, el Templo del Dios descendente, uno de los más singulares, se asocia al culto de Venus, venerado como la divinidad Kukulcan. Los historiadores tienden a asegurar hoy que Tulum fue una ciudad-observatorio, un mirador sagrado desde el cual los mayas contemplaban los movimientos de Venus, la refulgente estrella vespertina que, luego de sumergirse en la negra oscuridad del poniente, renace como la esplendorosa "Estrella de la Mañana". 

   En este instante de Mundo mítico y Arqueología en Temakel nos aproximamos a este misterioso corazón mítico de la antigua cultura maya mediante las fotos obtenidas por Florencia Moretti y a través de un preciso texto de divulgación del Diario de la península de Yucatán. 

   En la proximidad física o imaginada con el Dios Descendente de Tulum, aún podemos acompañar a un dios-planeta, a un astro-luz, a Kukulcán o Venus, la Estrella de la Mañana, en su diario viaje descendente hacia el poniente, hacia la oscuridad y el mundo de los muertos. Y luego de aquella travesía, podemos, una vez más, contemplar cómo el dios, el planeta luminoso, renace en la mañana brillante. 

E.I

 

EL MISTERIO DE TULUM (*)

 

Imagen del Templo del Dios Descendente. En el centro del friso superior puede advertirse una imagen antropomórfica cabeza abajo, representación del dios descendente, quizá asociado a Venus, el sol, la lluvia o el rayo.  En próxima imagen que acompaña texto, también puede verse un detalle del friso con varias imágenes antropomorfas con sus cabezas invertidas.


  
La región de Tulum está ubicada en el Estado de Quintana Roo, en la costa de la península de Yucatán, ocupando el extremo este de la región maya, teniendo como escenario el mar Caribe. La zona arqueológica de Tulum se asienta sobre una eminencia acantilada, de caliza coralífera, frente al Mar Caribe. Según Alberto Ruz Lhuiller, el nombre de Tulum significa "muralla o fortificación" y fue dado al sitio en tiempos modernos debido a una muralla que lo rodea en tres de sus lados. Su nombre original sería Zamá, una de las ciudades que según las crónicas existía en la época de la conquista española y que significa "amanecer". Los edificios actualmente visibles en Tulum, pertenecen en su totalidad al último periodo de ocupación prehispánica de la Península de Yucatán: el postclásico tardío (1200 - 1550 a.c). Sin embargo, la presencia de algunos elementos claramente asociables a periodos más antiguos, como la estela 1, y la estructura 59, que contiene algunos elementos estilísticos del periodo clásico, indican que el asentamiento puede haberse originado en una época considerablemente más antigua, quizás el clásico temprano (400 0 500 a.c.).

   De acuerdo con los estudios arqueológicos publicados en los últimos años, existe evidencia suficientemente consistente para asegurar que Tulum habría sido una de las principales ciudades mayas de los siglos XIII y XIV. Se le considera como un asentamiento ineludible para cualquier ruta comercial y para la explotación de los ricos recursos marítimos de la costa de Quintana Roo. Tulum habría funcionado políticamente como un asentamiento independiente del dominio de otras provincias, hasta prácticamente la llegada de los españoles en el siglo XVI, cuando fue definitivamente abandonado.Tulum, al igual que Chichen Itzá, fue una ciudad dedicada al planeta Venus, considerado como una deidad dual con el nombre de Kukulkán, y su culto fue introducido primero a Chichen Itzá, viniendo del Altiplano Central donde se originó la religión de dicho Dios, sólo que con el nombre de Quetzalcóatl.

   Los mayas conocían el ciclo venusino de 584 días. Este conocimiento matemático y astronómico fue tomado por los sacerdotes de Xochicalco para crear al Dios Quetzalcóatl. Con esta deidad se elaboró una religión casi monoteísta, la cual pronto comenzó a propagarse en todas direcciones, unificando temporalmente a muchos pueblos mesoamericanos; y su imagen fue llevada y reproducida como un hombre pájaro-serpiente. Kukulkán estaba asociado al comercio y al cacao y por esa razón era frecuentado por los mercaderes y mantenía la solidaridad del dominio mercantil. 

   Tulum, por estar ubicada en la planicie costera y a una altura en que podía contemplarse el horizonte natural en todas direcciones, pudo ser un punto de observaciones astronómicas, sobre todo relacionado con Venus. La principal actividad económica de los pobladores de Tulum era la pesca, que podía ser individual con anzuelos y arpones o grupalmente con redes y embarcaciones. Otra ocupación era la recolección y captura de moluscos, la cacería y la agricultura, la actividad constructiva que requería de canteros, albañiles, escultores y pintores. Otras actividades menores eran el tejido de palmas y fibras vegetales, la preparación de las pieles, la navegación y el comercio a larga distancia. La jerarquía social estaba dividida en tres grandes grupos:
Una clase dominante encargada del gobierno, de los actos públicos y religiosos, de las observaciones y registros astronómicos, de las transacciones comerciales, de las campañas bélicas. Una clase ocupada en realizar actividades necesarias para el funcionamiento de la sociedad: burócratas, funcionarios menores y artesanos diversos como escultores, pintores, talladores de madera, tejedores, carpinteros, talladores de piedra, etc. Estos gozaban de los privilegios que les permitía su relativa cercanía a las altas autoridades. Una clase trabajadora encargada de la agricultura, la cacería, la pesca y la explotación forestal. Esta clase social era la más numerosa y la que de menos privilegios sociales gozaba. 

  Aunque fue habitado desde el Clásico, el sitio alcanzó su apogeo durante el período Posclásico.

   Los primeros europeos en avistar la ciudad maya fueron expedicionarios españoles bajo el mando de Juan de Grijalva, cuando navegaban por la costa oriental de Yucatán, en 1518.Una vez consumada la Conquista, los trabajos forzados que los españoles imponían a la población indígena ocasionaron que Tulum fuera poco a poco abandonada y la vegetación comenzara a cubrirla. La estructura más importante del sitio, El Castillo, está edificada sobre un cantil que domina el Caribe y tierra firme y es separada del resto de la ceremonias religiosas. En el edificio, también el más alto de la zona, se observan varias etapas de construcción. El templo superior muestra cuartos abovedados con tres vanos de entrada y cuyo dintel es sostenido por dos columnas con la forma de serpientes emplumadas.

   Otra estructura importante es el Templo del Dios Descendente, que consta de una plataforma que sostiene un edificio de una sola pieza con banquetas adosadas a sus muros laterales, algunas de las cuales conservan restos de pinturas.
    El Templo de la Serie Inicial también está compuesto de una sola pieza. En su fachada aún se aprecian figuras de estuco que la adornaban. En su interior se halló la estela que registra la fecha más temprana de la zona. En el Templo de los Frescos son evidentes varias etapas de construcción, aunque sólo hay una habitación, profusamente decorada con frescos, que pertenece a la primera fase, y en la Casa de las Columnas, estructura "tipo palacio", hay dos habitaciones adosadas en el lado oeste.

   La entrada principal de Tulum se encuentra en el Sur y está compuesta por los cinco espacios que forman cuatro columnas que soportan la "techumbre" de una gran sala. La muralla protege la zona por los lados norte, sur y oeste. El este queda abierto al mar.


     Tulum, ¿Observatorio para la Estrella de la Mañana?

   Zamá o Tulum fue la ciudad y puerto donde los sacerdotes-astrónomos veían nacer a Venus como estrella vespertina y a su vez renacer como “Estrella de la Mañana”; por su bóveda celeste, de oriente a poniente, de la luz a la oscuridad, del rojo al negro, se movía la gran estrella, como un dios dual que regía la vida de los pobladores de la costa del Mar Caribe; algunos de los cuales diariamente se lanzaban al agua para obtener la subsistencia, y otros se aventuraban en sus canoas para realizar viajes de comercio a gran distancia. El azul del cielo y del mar, el verde de la vegetación y del centro, el amarillo del sur y el blanco del norte, así como el rojo del oriente y el negro del poniente, son colores simbólicos del mundo de aquellos
mayas-chontales, los cuales sirvieron para plasmar sus escenas religiosas en las bellas pinturas murales de sus templos. 

    Uno de los edificios más importantes de Tulum es el templo del Dios Descendente, en cual se ve la figura descendente de un dios alado que no puede ser más que la representación de Venus. Esta escultura es muy similar a las del Templo 25 o Casa del Halach Uinic y en la página 58 del Códice Dresde puede verse a Venus como una deidad con alas que salen de los brazos y también con una cola ligeramente redondeada o puntiaguda, como si volara hacia abajo o descendiera, la cual ha sido comparada con una abeja. Ruz Lhuillier nos dice que “la idea de un dios bajando del cielo es muy común entre los pueblos mesoamericanos, por lo que es posible que el Dios Descendente de Tulum no sea forzosamente el sol, sino quizá la lluvia, el rayo o la abeja”, idea que es compartida también por otros investigadores.
      Un aspecto que pudo ser de gran importancia en Tulum fue su posición estratégica, ya que desde su ubicación en la planicie costera y a una altura en que podía contemplarse el horizonte natural en todas direcciones, era fácil observar la salida y puesta de varios cuerpos celestes; o sea que pudo ser un punto de observaciones astronómicas, sobre todo relacionado con Venus.
Los historiadores indican que la ciudad se dedicó a Kukulcán o Venus como Estrella de la Mañana o Señor del Alba, que descendía en el poniente al mundo de los muertos, a la oscuridad, y por lo cual se le representaba como un Dios Descendente; esto explica que los principales edificios de su culto miren hacia el occidente. También se relaciona con el nombre original de la ciudad, Zamá, que significa “renacer, amanecer”, porque Venus emergía en el oriente a la luz, viniendo de la oscuridad, es decir, naciendo de nuevo. (*)

Imagen de Tulum que muestra su proximidad con el mar.

 

(*) Fuente: Versión parcial de "El misterio de Tulum", preciso texto de divulgación sobre la ciudad-observatorio maya editado en página del Diario de la península de Yucután.  

Todas las fotos aquí exhibidas fueron obtenidas por Florencia Moretti.

 

 

 

 ©  Temakel. Por Esteban Ierardo