Inicio Temakel  Volver Poder del sonido  Contacto Mapa del sitio

             

 

 

 

   

   LA SELVA SAGRADA EN EL SUR PROFUNDO

    Una travesía por la riqueza sonora y geográfica de los andes patagónicos en la obra del músico chileno Joaquín Ipinza

 

 

Portada de Cd La selva sagrada, de Joaquín Ipinza

 

   

  En el sur se yerguen las montañas de alta presencia; corren, como gacelas cristalinas, las cascadas; brillan las pupilas de agua de los lagos; se apretuja la pasión verde de los bosques.

  Y reinan los sonidos de la selva sagrada de los andes patagónicos.

  El músico chileno Joaquín Ipinza explora la selvática plenitud sonora andina. Es una travesía donde laten sonidos naturales, el sutil cantar de Disha con su inspirada voz de mujer;  y cánticos mapuches; y expansivas vibraciones de teclados, guitarras españolas, flautas y pifilcas.

   En la carátula de la obra bullen con su regocijo de colores las pinturas de Jorge Artus. En el tema "El guerrero" emerge el canto mapuche arcaico de Moisés Curaqueo; y participan también, mediante su asesoramiento, el sociobiólogo Joaquín Ipinza Regla, el ornitólogo Guillermo Egly (autor de una guía de aves que acompaña el texto de la carátula); y otros especialistas vinculados con lo indígena y lo ambiental.

  La selva sagrada no es sólo placentero devenir de sonidos. Es, asimismo, un derrotero poético e iniciático que se plasma a través de diversas y sucesivas puertas: ventanas hacia la fusión progresiva con la geografía andina. En la primera puerta, el sonido recibe al viajero y celebra su encuentro con el mar, los hielos, las montañas y el desierto. En el segundo portal el oyente halla el agua congelada de los glaciales, el torso líquido y esmeralda de los lagos, la serpiente de veloz espuma de las cascadas, y la frente amplia del océano pleno de olas.

 Y luego otras puertas: el árbol, el ave, el puma, la tierra, el guerrero, y la machi, la mujer mapuche de lo sagrado. Mediante su tambor ritual (kultrun) y su canto, la sacerdotisa liga la tierra con el universo y, a través del tronco ceremonial rehue, asciende hasta el corazón lejano y celeste de Nguechen, la principal divinidad mapuche.

   Mediante las puertas entreabiertas y los ríos sonoros en la obra de Ipinza, la selva de los sonidos andinos es una senda hacia la sacralidad perdida del paisaje y el bosque. Una flecha de sonido que asciende hacia el sol de la vida honda que puede percibir todavía quien escucha la Selva Sagrada del Sur Profundo.

Esteban Ierardo

 

La Selva Sagrada, de Joaquín Ipinza fue editado por Mundo vivo

www.mundovivo.cl 

Para acceder a mayor precisiones sobre la obra de Ipinza y su proyecto de recuperación de la riqueza de sonidos y la geografía andina:

www.surprofundo.cl

 

Joaquín Ipinza

 

 

 

  ©  Temakel. Por Esteban Ierardo