Los caminos sonoros de la Patagonia. Una compilación testimonial de las culturas mapuche y tehuelche por Raúl Mario Silva

strict warning: Only variables should be assigned by reference in /home/temakel/public_html/modules/links/links.inc on line 1121.

Portada del primer cd de recopilación de música tehuelche y mapuche realizado por Raúl Mario Silva entre 1979 a 1998. Abajo, izquierda, en el texto, Silva junto a unos mapuches durante su labor musicológica de campo.LOS CAMINOS SONOROS DE LA PATAGONIA
Una compilación testimonial de las culturas mapuche y tehuelche

 

     Entre 1979 a 1998 el músico argentino Raúl Mario Silva realizó un fundamental e histórico trabajo de recopilación testimonial de ancestrales piezas musicales tehuelches en las provincias de Chubut y Santa Cruz en la Patagonia Argentina.

  La obra, titulada por su tesonero realizador "Caminos sonoros de la Patagonia", fue galardonada con el premio TRIMAG' 99 Música étnica organizado por el Consejo argentino de la Música (CAMU- UNESCO) organización educativa científica y culturales de las Naciones Unidas.

  En la presentación de su recopilación en dos cds., Raúl Mario Silva expresa:

  "Esta colección de música autóctona de la Patagonia que ofrezco es el fruto de ver, andar y registrar la vida y costumbres de un conjunto de comunidades aborígenes Tehuelches y Mapuches.

  En la búsqueda del pasado histórico de estos pueblos durante 20 años encontré los "Caminos sonoros de la Patagonia", conociendo una autenticidad inédita en las diversas expresiones.

  Estos testimonios reflejan la historia de Tehuelches y Mapuches que se aferran a sus viejos dioses como garantía de una identidad cultural para preservar la dignidad de su gente.

  Dedico este trabajo a la memoria de mis inolvidables amigos caciques, abuelas y abuelos; también a sus herederos hombres, mujeres y niños de las comunidades Tehuelches y Mapuches de Chubut y Santa Cruz."

   Luego, en la presentación de la obra, Silva agrega:

  "La palabra tehuelche obedece a un complejo de tres parcialidades de gente, se autodenominan tales como Genena-Kenk, Chehuache-Kenk y Aoni-Kenk de acuerdo a su situación geográfica.

  Desde el río Chubut hacia el norte vivían los tehuelches septentrionales o Genena-Kenk. Los Chehuache-Kenk se encontraba al Oeste de Chubut, Río Negro y sur de Neuquén y desde el río Chubut, Santa Cruz hasta el Estrecho de Magallanes habitaban los tehuelches meridionales que se identificaban como los Aoni-Ken (gente del sur en su lengua).

  Los tehuelches fueron pedestres, a partir de 1570 conocieron el caballo y lo emplearon para el transporte y la cacería. Usaban arcos, flechas y boleadoras. Eran nómades, cazaban guanacos, ñandúes y otros animales. Utilizaban las pieles o cuero para sus vestimentas y viviendas. Construían sus toldos (Kau) con pieles y palos.

 Los mapuches, por su parte, es uno de los grupos aborígenes más numerosos de América del Sur. Poblaron la zona cordillerana de la Patagonia Argentina. El vocablo mapuche determina claramente la posición y conformación de este pueblo.

  Mapu = Tierra -Che = Gente: persona, ser viviente, hombre.

 Mapuche = Hombre de la tierra, gente nacida de la tierra.

  También fueron llamados Araucanos, bautizados por el poeta y conquistador Alonso de Ercilla a los que habitaban en el Valle del Arauco, Chile.

  Desde el sur de Chile ingresan los araucanos a la Argentina y fueron llamados Huilliche (Gente del Sur) y a los de Argentina, los chilenos los llamaban Puelches (Gente del Este) con numerosas parcialidades.

 Los Picunches (Gente del Norte): norte de Neuquén, sur de Buenos Aires y Mendoza. Los pehuenches (Gente de los Pinares): centro de Neuquén. Los Huilliches o Manzaneros: sur de Neuquén, Río Negro y Chubut. Los mapuches hablaban el mapudugun (lengua de la tierra). Eran semi nómades.

Tehuelches   En cuanto la música tehuelche:

  En los primeros registros sonoros sobre la música de la Patagonia figuran canciones de Onas y Yaganes grabadas por Charles Furlong, Ana Chapman a los Selk'man de Tierra del Guego. A los Tehuelches de Santa Cruz por Robert Lehman Nietsche, y padre Martín Gusinde. A los Tehuelches de Chubut Federico Escala entre otros. Y luego estos testimonios que pudimos grabar a los últimos miembros parlantes de esta raza, entre Don Oscar Giménez a los Tehuelches de Santa Cruz, en el año 1963, y en mi caso, los que logré registrar en 1979, canciones y relatos del cacique centenario José Manuel Quilchamal, Tehuelche Aoni-Kenk y a su gente de la comunidad El Chalía, Chubut.

  La música de este pueblo se caracteriza por ser simple. Predomina el canto en un registro grave y medio agudo con aspiraciones y acentos reiterados en el desarrollo melódico y métrica irregular.

  Instrumentos musicales: El Koolo: cardófono construido con una costilla de guanaco y cerdas de caballo. El Rambo: aérofono hecho de un fémur de guanaco con tres orificios para su digitación. El Aple: membranófono lo hacían cavando un pozo de 80 cm y lo tapaban con cuero estaqueado de guanaco. Lo utilizaban para comunicarse a larga distancia. Posteriormente construido de una vasija de barro cocido con un parche de cuero y dos palitos para percutir en el acompañamiento de sus bailes. El Chelper: cinturón de cuero y pezuñas de guanaco. El Sonajero: bolsa de cuero con piedritas.

Portada del segundo cd. de "Caminos sonoros de la Patagonia. Cultura tehuelche y mapuche. Compilación testimonial" realizado por Raúl Mario Silva.  En cuanto a la música mapuche: Mientras recorrí este pueblo fui descubriendo la variedad de manifestaciones musicales que posee, algunas están ligadas a sus creencias con rogativas místicas y otras recreativas. Entre los Mapuches se destaca el Taiel (el canto). Las danzas y los instrumentos autóctonos de factura muy primitivas y rústica fueron variando según la época. En el canto hay distintas formas y variantes expresivas, tales como en el Taiel y romanceos (poesía canturreadas). El Taiael puede ser invocatorio con Kultrun, nostálgico o de linaje místico, triste o alegre; está relacionado a Nguenechen (entidad religiosa), al nacimiento, pubertad de la gente, a los animales: tero, ñandú, caballo, oveja, puma, aguilucho, etc.; astros, tierra y sol; fenómenos atmosféricos: lluvia, viento, trueno, terremoto, etc.; plantas: pehuén o araucaria. Este canto comienza a partir de un breve diseño melódico que lo inicia la sacadora del Taiel. Luego de un par de compases se van incorporando las otras cantoras tejiendo una expresiva resultante musical similar al canto de las ranas.

  El Taiel relacionado a las creencias lo constituyen oraciones de textos variables, entonados por el coro femenino en las difentes rogativas que suceden en el Nguillatun o Kamaruco. En general, el sentido de Taiel está unido al ruego, a la divinidad para solicitar bonanza, buena salud, buen año ganadero, etc. El género vocal de carácter sagrado (Taiel) incluye el kempeñ cuando las cantoras entonan al bailar los purrufes "bailarines del Lonkomeo" durante el Kamaruco.

  En lo melódico y rítmico el Kempeñ es libre en su ejecución. Es una expresión vocal ligado al linaje que puede estar vinculada con algún elemento de la naturaleza (animal, vegetal, mineral o fenómeno atmósferico).

  El repertorio vocal sagrado es la fuente de la identidad étnica del pueblo mapuche."

 

  El esfuerzo recopilador de Silva conserva las voces y sonidos de ancestrales instrumentos indígenas subsiste algo del antiguo esplendor de los originarios habitantes de la Tierra.

    E.I

 

Para ponerse en comunicación con Mario Raúl Silva y acceder a su importante trabajo de recopilación de música indígena patagónica recomendamos visitar su página:

  www.ulmapu.com