El gutural canto de los tuvas

strict warning: Only variables should be assigned by reference in /home/temakel/public_html/modules/links/links.inc on line 1121.

Los tuvas son una nación en el sur de Siberia.Los tuvas son una nación en el sur de Siberia. Los tuvas han desarrollado una peculiar forma de canto, llamado kh öö meior   khoomii, expresión que es la palabra mongol para designar a la garganta. En este canto se emiten dos notas al mismo tiempo; su sonoridad es aguda y gutural.  Y además de una cuestión específicamente de técnica musical, en el canto tuvan se encierra un tema cultural de un contenido vinculado con creencias religiosas y animistas. Como señalan los autores del artículo: "Según el animismo Tuvan, la espiritualidad de montañas y ríos se manifiesta no sólo por su forma física y posición sino también por los sonidos ellos producen o pueden ser hechos para producir por seres humanos. El eco de una roca, por ejemplo, puede ser impregnado de impronta espiritual. La gente puede asimilar el poder de algunos animales imitando sus sonidos.
Entre los pastores de Tuva, emular los sonidos ambientales es tan natural como hablar. Este canto gutural es transmitido igual que una lengua por tradición oral...La popularidad de canto armónico entre los pastores Tuvan parece haber provenido de una coincidencia de cultura y geografía: de un lado, la sensibilidad animista frente a las sutilezas de sonido, sobre todo su timbre, y de otro lado, la fuerza que este sonido es capaz de proyectar sobre el abierto paisaje de la estepa".

 

EL CANTO GUTURAL DE LOS TUVAS 
Por Theodore C. Levin y Michael E. Edgerton

    Desafiando los límites de ingenio vocal, los cantantes de armónicos pueden crear sonidos distintos de lo que estamos habituados a escuchar, emitiendo dos líneas musicales simultáneamente.

Desde las escarpadas cimas que se entrecruzan con los prados del sur de Siberia y los bosques taiga de Tuva, la primera impresión es de un silencio puro tan enorme como la tierra sí misma. Gradualmente el oído se habitúa a la ausencia de actividad humana. El silencio se disuelve en una sinfonía sutil de zumbidos, balidos, borboteos, píar, silbidos - nuestra taquigrafía onomatopoeica para los sonidos de insectos, bestias, agua, pájaros, viento. La polifonía se revela despacio, sus colores y ritmos giran y reverberan.
Para los pastores seminómadas de Tuva, el paisaje les inspira una forma de la música que se mezcla con estos murmullos ambientales. Rodeado de un anillo por montañas, lejos de rutas principales comerciales y abrumadoramente rural, Tuva parece un desfiladero musical, un registro vivo de un mundo protomusical, donde sonidos naturales y humanos se mezclan.
El Canto Armónico es una notable técnica en la cual un único cantante produce dos tonos distintos simultáneamente. Un tono es un bajo, el diapasón fundamental, similar al bordón o sonido base de una gaita. El segundo es una serie de armónicos parecidos a una flauta, que resuenan por encima de bordon, y que pueden ser estilizados melodiosamente para representar sonidos como el canto de un pájaro, los ritmos sincopados de un arroyo o el ritmo del trotar de un caballo.
En las lenguas locales, el término general para este canto es kh öö meior khoomii, de la palabra mongol para "la garganta". En español comúnmente decimos como Canto Armónico o Canto gutural. Algunos músicos contemporáneos occidentales también han dominado la práctica y lo llaman el canto de insinuación. Tal música es una parte de una cultura expresiva y un artefacto de la acústica de la voz humana. El intento por comprender esta técnica ha sido un desafío para los estudiantes occidentales de música.

Leyendas de tuva, Mongolia
En Tuva, leyendas sobre los orígenes del canto de garganta, afirman que el género humano aprendió a cantar de tal modo hace mucho tiempo. Lo que intentaban aquellos primeros cantantes era duplicar sonidos naturales cuyos timbres, o colores tonales, eran ricos en armónicos, como el agua caudalosa o vientos que susurran. Aunque la génesis verdadera de canto de garganta tal y como se practica hoy en día, sea oscura , la música de los pastores de Tuva, va conectada a una antigua tradición animista en la que los objetos naturales y fenómenos tienen alma o son habitados por espíritus.
Según el animismo Tuvan, la espiritualidad de montañas y ríos se manifiesta no sólo por su forma física y posición sino también por los sonidos ellos producen o pueden ser hechos para producir por seres humanos. El eco de una roca, por ejemplo, puede ser impregnado de impronta espiritual. La gente puede asimilar el poder de algunos animales imitando sus sonidos.
Entre los pastores de Tuva, emular los sonidos ambientales es tan natural como hablar. Este canto gutural es transmitido igual que una lengua por tradición oral. Un porcentaje grande de pastores masculinos puede cantar armónicos, aunque no todos sean perfectamente melodiosos. Existe el tabú de que las mujeres no deben hacer estos armónicos pues podría causarles infertilidad. Afortunadamente se está superando actualmente este absurdo tabú y muchas mujeres jóvenes comienzan a practicar la técnica también.
La popularidad de canto armónico entre los pastores Tuvan parece haber provenido de una coincidencia de cultura y geografía: de un lado, la sensibilidad animista frente a las sutilezas de sonido, sobre todo su timbre, y de otro lado, la fuerza que este sonido es capaz de proyectar sobre el abierto paisaje de la estepa. De hecho, hasta hace dos décadas era rara la existencia de conciertos porque la mayor parte de Tuvans consideraba la música como algo de su casa. Pero ahora conjuntos profesionales han alcanzado el éxito, y son los cantantes favoritos, símbolos de identidad nacional cultural.
La mayor parte de prácticas virtuosas de canto armónico se concentra en Tuva (ahora oficialmente llamada Tyva), una república autónoma dentro de Rusia por su frontera con Mongolia, y en el limite de la región de Altai, Mongolia occidental. Pero los armónicos guturales también pueden ser oídos en lugares dispares de Asia central. Entre los Bashkirs, pueblo de lengua turca en los montes Urales, los músicos cantan armónicos en un estilo llamado uzliau. Cantantes épicos en Uzbekistán, Karakalpakstan y Kazakstán introducen el Canto armónico con poesía oral, y ciertas formas de cánticos budista-Tibetanos destacan un armónico único reforzado o sostenido sobre un diapasón fundamental. Más allá de Asia, el empleo de alusiones vocales en la música tradicional es rara, pero no desconocido. Aparece, por ejemplo, en el canto de mujeres Xhosa en Sudáfrica y, en un caso insólito de improvisación musical, en las canciones de vaquero de los años 1920 de cantante tejano Arthur Miles, que sustituyó su habitual manera de cantar a la tirolesa por Cantos armónicos. Estos sonidos fueron poco documentados hasta hace una década, cuando Tuvan y la música mongol comenzaron a llegar a una audiencia mundial.
La mejor manera para tratar de explicar el proceso por el que surgen armónicos vocales es el modelo de la fuente de sonido con un filtro. A partir de la fuente de aire de los pulmones, esta energía cruda, es filtrada mediante las formas en la boca, en los labios, y con distintas posiciones al pronunciar vocales o consonantes.

Enganchando Armónicos
Los pliegues de la laringe hacen de filtro para la corriente de aire que llega suave pero firmemente desde los pulmones. La boca modela la presión de aire haciéndola oscilar en una frecuencia fundamental o diapasón. Los armónicos ocurren en los múltiplos de números enteros de la frecuencia fundamental. El más bajo fundamental en el repertorio de ópera, por ejemplo, es una nota de C baja cuya frecuencia convencional es 65.4 hercios; sus armónico son 130.8 hercios, 196.2 herzios etcétera. La fuerza de los armónicos disminuye su subida de frecuencias, tal que la intensidad cae 12 decibelios (un factor de aproximadamente 16 en la energía acústica) con cada octava más alta.
El segundo componente del modelo de la fuente con filtro, la extensión vocal, es básicamente un tubo por el cual el sonido viaja. El aire dentro de la extensión no es un medio pasivo que simplemente transporta el sonido al aire exterior. Tiene sus propias propiedades acústicas en particular, una tendencia natural de resonar en ciertas frecuencias. Como el sonido silbador hecho soplando a través de la cima de una botella, estas resonancias, conocidas como armónicos, son puestas en movimiento mediante los pliegues vocales. Su efecto debe amplificar o resaltar el sonido, transformando un zumbido bastante aburrido en una polifonía significativa de tonos.
Esculpir el sonido no termina una vez que alcanza la boca. Cuando la onda llega al exterior, pierde la energía y se extiende sobre un área mayor y pone el aire en movimiento. Esta filtración externa, conocida como la característica de radiación, excita frecuencias inferiores y hace resonar frecuencias mas altas formando armónicos.

Cómo se se crean los armónicos vocales? 
La mayor parte de la energía que empleamos al hablar, es concentrada en una frecuencia fundamental, y los armónicos son percibidos como los elementos de timbre - la misma calidad que distingue el rico sonido de un violín de los tonos más puros de una flauta - más bien que como emisiones diferentes. En el canto de garganta, sin embargo, un armónico gana tal fuerza que es oído como un diapasón distinto, parecido a un silbido. Tales armónico a menudo parecen incorpóreos. ¿Resuenan ellos en la extensión vocal del cantante, en el espacio circundante físico o simplemente en la mente del oyente? Investigaciones recientes demuestran que estos armónicos no son una ilusión de la percepción, sino que tienen origen físico y son mensurables y reproducibles.

Biofeedback
Para templar un armónico, el cantante ajusta la frecuencia fundamental del sonido base producido por los pliegues vocales, para modular el armónico. Este procedimiento es el equivalente acústico de subir o bajar una escala. El análisis acústico ha verificado la precisión de la sintonía por comparación de dos armónicos diferentes, el primero templado al centro de un pico de formant y el segundo detuned ligeramente. El primero es mucho más fuerte. Los cantantes alcanzan esta sintonía por biofeedback: ellos levantan o bajan el diapasón fundamental hasta emitir el armónico deseado resonando en la amplitud máxima.
Los cantantes de garganta pellizcan el chorro de sonido cerrando los pliegues de la glotis. Como los pulmones expulsan el aire, la presión empujan los pliegues hasta abrir la glotis. La elasticidad y fuerzas aerodinámicas los tiran cerrándola otra vez, enviando un soplo de aire en la extensión vocal. Electroglottographs, que usan los transductores colocados sobre el cuello para rastrear el ciclo, muestran que los cantantes de garganta mantienen los pliegues abiertos para una más pequeña fracción del ciclo y se cierran para más largo. Un cierre más abrupto pone la mayor energía en los armónico más altos. Además, la fase más larga de cierre ayuda a mantener la resonancia en la extensión vocal en la esencia, reduciendo el sonido base.
Arty-SayirR
El tercer componente del canto armónico es el surtido de técnicas que los cantantes de garganta suelen emplear para aumentar la amplificación y seleccionar de lo sonidos armónicos, refinando las propiedades resonantes mediante la articulación de vocales o consonantes. Así, ellos refuerzan los armónicos que alinean con el pico de formant (Formant es una onda de sonido, ver grafico) estrecho, debilitando los armónicos que están fuera de este pico estrecho. Además, los cantantes avanzan sus mandíbulas y extrechan sus labios. Estas contorsiones reducen la pérdida de energía y alimentan las resonancias de la vibración vocal, realzando el pico resonante.
En un estudio tanto de Tuvan como de cantantes de armonicos Occidentales conducido por la Hospital University of Wisconsin y clínicas con el apoyo del Centro Nacional para la Voz, el vídeo fluoroscopio (RayosX en movimiento) y el nasoendoscopio (filmacion de los pliegues vocales usando una cámara en miniatura), han confirmado que los cantantes manipulan sus extensiones vocales para cambiar la frecuencia de la onda y alinearla con un armónico. Los nueve músicos en el estudio demostraron al menos cuatro modos específicos de lograr el cambio. Otros métodos también pueden ser posibles.
- En el primero, la punta de la lengua permanece detrás de los dientes superiores mientras el silbido se eleva a tonos armónicos sucesivamente más altos. Además, los cantantes ajustan el sonido armónico abriendo sus labios ligeramente. En Tuvan el estilo de la música producida con este sistema se conoce como sygyt ("el silbido").
- En el segundo método, los cantantes avanzan la lengua, tal como si pronunciaran las letras o/a/i/. Controlando con precisión cuánto separan el armónico del sonido básico. Un músico Tuvan puede templar un armónico reforzando en dos lanzamientos simultáneamente, como a veces ocurre en el estilo el kh öö mei.
- El tercer método implica el movimiento en la garganta más bien que en la boca. Para armónicos inferiores, los cantantes colocan la base de la lengua cerca del reverso de la garganta. Para alcanzar armónicos altos, ellos avanzan la base de la lengua hasta que un hueco aparezca en el vallecula - el espacio entre el reverso de la lengua y la epiglotis, cartílago que impide al alimento entrar en los pulmones. Para los armónico más altos, la epiglotis se balancea adelante para cerrar el vallecula.
- En el cuarto método, los cantantes ensanchan la boca en incrementos exactos. El efecto acústico debe acortar la extensión vocal, levantando la frecuencia de primer formant. El armónico más alto que puede ser realizado es limitado principalmente por pérdidas de radiación, que empeoran cuando la boca se ensancha. Según el diapasón de los los fundamentales, un cantante puede aislar hasta 120 armónicos. Los Tuvans combinan esta técnica con una segunda fuente vocal para crear el estilo kargyraa, en el cual se puede reforzar un armónico tan increíblemente alto como el 43 armónico.

Dos Voces
Esta fuente adicional es otro aspecto fascinante de canto de garganta. Los cantores de armónicos, para generar un segundo sonido muy bajo utilizan otros órganos aparte de los pliegues de la boca. Tales órganos están dispuestos en otros puntos de la extensión vocal. El Kargyraa utiliza estructuras flexibles situadas encima de los pliegues vocales: pliegues falsos (tejidos paralelos que existen directamente encima de los pliegues verdaderos y son también capaces de cerrar la corriente de aire); el cartílago arytenoid (situado en el reverso de la garganta, haciéndolo girar de lado a lado y hacia adelante y hacia atrás, para ayudar a controlar la fonación); el pliegue aryepiglottic (tejido que conecta el arytenoids y la epiglotis); y la raíz de epiglotis (la parte inferior del cartílago epiglotits).
El Kargyraa se parece al sonido de los cánticos Tibetanos budistas, algunos investigadores han usado el término " el modo de cántico " para describirlo. Esto generalmente, aunque no siempre, asume un 2:1 la proporción de frecuencia, con el cierre supraglotal en cada cierre del pliegue vocal. Un diapasón típico fundamental sería el C en 130.8 hercios, con los pliegues falsos que vibran una octava debajo en 65.4 hercios. El análisis espectral muestra que cuando un cantante realiza "el modo de cántico", el número de componentes de frecuencia se duplica, verificando que la segunda fuente es periódica y la mitad del diapasón normal. El modo de cántico también afecta a las propiedades resonantes de la extensión vocal. El empleo de los pliegues falsos acorta la extensión vocal en un centímetro, formando frecuencias que cambian de más alto a más abajo dependiendo de la posición de la constricción sobre formant seleccionado.
Los chamanes en Tuva usan una gran variedad instrumentos de curación espiritual. El animismo ha formado la música Tuvan y ha ayudado mantener mediante el canto una ancestral tradición.
Otra preferencia cultural es hacer amplias pausas entre los alientos de canto armónico. (Estos alientos pueden durar no menos de 30 segundos). A un oyente Occidental, las pausas le resultaran demasiado largas y tediosas. Pero los músicos Tuvan no conciben frases como la constitución de una obra musical unitaria. Más bien cada frase transporta una imagen independiente acústica. Las pausas largas proveen de cantantes del tiempo para escuchar los sonidos ambientales y formular una respuesta - así como, desde luego, tomar aliento.
El canto armónico es solamente un medio sólido empleado por los cazadores y los pastores para interactuar con su ambiente natural acústico. Los Tuvans emplean una amplia gama de vocalizaciones para imitar las llamadas y los gritos de animales salvajes y domésticos. También se acompañan de instrumentos como el ediski, una caña diseñada para imitar a un ciervo; khirlee, un trozo de madera delgado que hacen girar como un propulsor para emular el sonido de viento; amyrga, un cuerno que caza que solía hacerse sonar como llamada de acoplamiento para un animal en celo; y chadagan, una cítara que canta en al viento cuando pastores Tuvan lo colocan sobre las azoteas de su yurts. Los jugadores del khomus, o el arpa del judía, recrean sonidos no sólo naturales, como el movimiento o el agua o goteo, sino también sonidos humanos, incluyendo el lenguaje hablado. Buenos interpretes khomus pueden codificar textos que un oyente experimentado puede descifrar.
Es a través de los Cantos armónicos que los Tuvans mantienen vivos los elementos mas reverenciados de su cultura, de su lengua y de su entorno, dando claves para su supervivencia, incluso allí, donde la lengua verbal se termina. Para los pastores, esto expresa los sentimientos de exultación e independencia que las palabras no pueden expresar. (*)

 

(*) Fuente: Theodore C. Levin y Michael E. Edgerton, editado originalmente en  Scientific American 20 de septiembre de 1999 1996-2005 Scientific American