El círculo surrealista de los Monty Python, por Emmanuel Patrone

strict warning: Only variables should be assigned by reference in /home/temakel/public_html/modules/links/links.inc on line 1121.

Afiche del film El sentido de la vida de los Monty PythonIntroducción

 En el presente trabajo se intentará trazar paralelismos entre el movimiento surrealista del siglo XX, impulsado por el escritor André Breton y que tenía como estandartes a artistas como Salvador Dalí, René Magritte y Joan Miró, con el humor del influyente grupo británico Monty Python.

Para ello, se comenzará con una breve descripción de ambas partes. Por el lado del surrealismo, se describirá su cosmovisión y algunas de sus técnicas, como así también su filosofía del arte. Por el lado de los Monty Python, una descripción de su particular estilo de humor.

En el cuerpo del trabajo, se verá la influencia de ciertos aspectos del surrealismo en el humor pythoniano, dando como ejemplos varios sketches del programa de TV Monty Python’s Flying Circus (conocido en español como El circo ambulante de los Monty Python), transmitido por la emisora británica BBC entre los años 1969 y 1974 y escenas de dos de las películas creadas por los cómicos británicos: La Vida de Brian (1979) y El Sentido de la Vida (1983).

Vale aclarar que los sketches y escenas que se tomarán como ejemplos serán aquellos que resalten como algunos de los más representativos del humor de los Monty Python, y que serán determinantes a la hora de desarrollar el cuerpo del presente trabajo.


 

Más allá de las fronteras: El movimiento surrealista

"Surrealismo es automatismo psíquico puro, mediante el cual nos proponemos expresar, bien sea verbalmente, bien sea por escrito o en otras formas, el funcionamiento real del pensamiento; es el dictado del pensamiento en ausencia de cualquier control ejercido por la razón, más allá de toda preocupación estética y moral". Estas palabras de André Breton (impulsor principal del movimiento), aparecidas en Los manifiestos del surrealismo, sirven para comenzar a hablar de este movimiento vanguardístico, que encontraba como objetivo fundamental la solución que garantice la libertad del hombre, una libertad tanto social como espiritual.

El surrealismo parte de la conciencia de rupturas: la ruptura entre el arte y la sociedad, el mundo exterior y el mundo interior, entre la fantasía y la realidad. Lo que el surrealismo aportó es justamente la búsqueda de mediaciones entre esas supuestas contradicciones. Contradicciones como sueño y vigilia, que deben llegar a un punto de encuentro para así lograr una realidad absoluta, una superrealidad, donde el Yo inconciente también emplee sus fuerzas en el estado de vigilia.

A partir de este deseo de síntesis entre dos instancias tan aparentemente dispares, el automatismo "psíquico y puro" se transformará en la clave de la poética surrealista. Breton sugiere entonces una creación literaria que constituyera un pensamiento parlante, una composición que suponga un borrador "primero y definitivo": "Escribe velozmente, sin tema previo, con tal rapidez que te impida recordar lo escrito o caer en la tentación de releerlo". Hay que aclarar nuevamente que este método es en rigor más psíquico que mecánico; se trata sobre todo de la exteriorización del pensamiento.

De Chirico, uno de los artistas más importantes de este movimiento, expresó: "Para que una obra de arte sea verdaderamente inmortal, es necesario que salga completamente de las fronteras de lo humano; el sentido común y la lógica la perjudican".

Debe entenderse entonces al surrealismo no tanto como un movimiento estético, sino más bien como una actitud hacia la realidad y el espíritu, una verdadera filosofía de la libertad a partir de la creatividad.

Aunque de una existencia efímera como la de todas las vanguardias de principios del siglo XX, el surrealismo influyó notoriamente en diversos campos artísticos en años posteriores, más evidentemente en el cine. Hay trazos surrealistas en las películas de directores como Luis Buñuel, responsable de clásicos como El discreto encanto de la burguesía o, más claramente de Un perro andaluz, paradigma del cine surrealista y en realizadores contemporáneos como David Lynch (Cabeza borradora, Terciopelo azul) y el sueco Roy Andersson (Songs from the second floor, La comedia de la vida), que citan al surrealismo como inspiración de su filmografía. También la música ha tomado aspectos del movimiento, ya sea en géneros como el jazz (donde el automatismo es el elemento más notorio) como en el rock, sobre todo en el subgénero psicodélico de mediados y finales de los 60’s, donde la música y las letras a veces se dirigían hacia rincones impredecibles. Como veremos, también ha tenido su injerencia en el campo de la comedia, pero primero describiremos brevemente el humor del grupo británico Monty Python.

 

Un circo volador

El grupo cómico Monty Python, creado a finales de los 60’s y compuesto por cinco actores ingleses (Graham Chapman, Eric Idle, John Cleese, Michael Palin y Terry Jones) y un estadounidense expatriado (Terry Gilliam, quien posteriormente tendría una inventiva carrera como cineasta) saltó a la fama con El circo ambulante de los Monty Python, programa que ha pasado a la historia como uno de los más influyentes en el desarrollo de la comedia moderna. El programa, emitido por la BBC, se presentaba como un show de sketches de media hora, salpicados con un particular e innovador estilo.

Por empezar, los sketches en general presentaban situaciones cargadas de situaciones absurdas y altamente imaginativas, con un amplio uso de la asociación libre, non-sequitur y razonamientos ilógicos. La estructura del show era también un factor de innovación: los sketches solían terminar abruptamente, con algún personaje interrumpiendo un sketch o bien pasando directamente a otro sin relación, por lo que las escenas cómicas generalmente carecían de un clímax con un punchline o remate, elemento convencional en la comedia de sketch. Este formato hacía que el programa tenga un efecto de "automatismo", de escritura continua, donde las partes no tuvieran una relación específica, aunque en algunos episodios había una idea que iba y venía entre sketches (ejemplo: el episodio titulado "La Inquisición Española", donde tres cardenales medievales irrumpían súbitamente varios segmentos).

La comedia de los Python también tenía una cuota satírica y burlona hacia el mundo de los profesionales (doctores, contadores, militares) y ocasionalmente a la clase alta inglesa (vale señalar el sketch "Cuatro hombres de Yorkshire", una conversación entre cuatro hombres ricos rememorando sus infancias difíciles en la más miserable pobreza que se vuelve más y más exagerada). Sobre este punto se hablará más detalladamente más adelante.

Ocasionalmente, el humor solía contener referencias culturales agudamente intelectuales. Varios sketches toman a la filosofía y varios pensadores como objeto (un ejemplo es un sketch en donde dos señoras de edad completamente mundanas discuten sobre un libro de Jean Paul Sartre) o bien se referían a personajes literarios, músicos clásicos y personajes o eventos históricos (por ejemplo, un sketch que mostraba a Hitler viviendo en Inglaterra, rebautizado "Sr. Hilter" y que planea presentarse a elecciones en un pueblito urbano inglés). En este mismo plano, también se rescata el uso de ingeniosos juegos de palabra, ya sean anagramas, palíndromos u homófonos.

Su importante influencia se puede divisar en varios actos posteriores, como los programas de sketches Saturday Night Live, The Kids in the Hall, y Little Britain y dibujos animados orientados a la audiencia adulta como Los Simpson, Padre de Familia y South Park.

 

El humor surrealista

La comedia de lo ilógico o: Gente cayendo de un edificio alto

Si el surrealismo buscaba en la unión entre fantasía y realidad el puente al conocimiento de la realidad en su absoluto, los Monty Python hicieron de esta unión el motor principal de su humor.

Ya he mencionado el carácter absurdo del humor pythoniano y su frecuente uso de la asociación libre y elementos irracionales. Habrá que aclarar que, en el mundo de la comedia de los Python, la ilógica convive, en muchas ocasiones, sin problemas con las situaciones mundanas. Pasaré a explicar tomando un sketch como ejemplo, conocida como "Gente cayendo de un edificio alto".

En esta escena, dos oficinistas de contabilidad trabajan tranquilamente, cuando uno de ellos nota por la ventana del edifico la caída de una persona. Al ver esto, notifica a su compañero, que responde sin demasiada atención. Cuando dos personas más pasan por la ventana afrontando su muerte segura, el interlocutor del asombrado oficinista atina a responder, con cierta tranquilidad en su tono de voz, que la caída de los hombres se debe a una reunión de la Junta. A partir de allí, el empleado que al principio parecía azorado, asume una actitud comprensiva y comienza a comentar con su compañero acerca de los contadores que siguen cayendo al vacío.

Este sketch es uno de los más representativos del humor de los Python porque muestra, primero, una crítica mediante el absurdo a la esfera profesional, en este caso al mundo de la contabilidad. Si bien los motivos no son claros (nunca se intenta dar razones, he allí después de todo la base del humor absurdo), se sugiere que las caídas de los empleados tiene que ver con el mal desempeño de ellos que causó que la Junta se libere de ellos tirándolos por la ventana ("Era un gran golfista, pero pésimo para la contabilidad" aclara el primer oficinista a su compañero al reconocer a uno de los desafortunados). Sin embargo, lo peculiar de este sketch y aquello en donde reside el punto fuerte de su gracia, es ese pasaje de incredulidad a normalidad que sufre el primer oficinista. La situación insólita que supone la caída de varios hombres es captada por el personaje en un primer momento como lo que es (o, si se quiere, como el sentido común lo percibe que es): algo inaudito y fuera de lo común. Sin embargo, después de la aclaración de su compañero, adopta una actitud completamente opuesta. Es la adaptación de lo ilógico, de lo imposible, de lo que escapa al sentido común a lo racional, a lo frecuente.

Si bien en el anterior ejemplo se borra la línea de conflicto entre lo ilógico y lo lógico, en muchos sketches este conflicto termina irresuelto, llevando nuevamente al efecto cómico. En una escena conocida como "Entrevista de trabajo tonta", un hombre que es entrevistado para un trabajo se ve extrañado ante las conductas de su entrevistador, que continuamente suena una campanita, hace ruidos extraños o empieza una cuenta regresiva en voz alta. Hacia el final del sketch, el entrevistado finalmente "explota" y expresa su nerviosismo y confusión.

Otro tipo de sketch se refiere a un revés de las los imaginarios sociales y culturales. En una escena, por ejemplo, un hombre expresa su deseo de ser un leñador, profesión que socialmente se asocia a cierto grado de masculinidad. Sin embargo, deja en claro hacia el final (y en forma de canción) que le gusta vestir ropa de mujer ("Visto tacos altos y un corpiño. Desearía haber sido un niña como mi querido papá").

Lo que se presenta, entonces, es una suerte de "matrimonio" entre lo lógico y lo ilógico en el universo del humor pythoniano, donde ambas instancias conviven, ya sea formando una realidad imaginaria o una situación conflictiva.

 

La comedia de la disimilitud o: Filósofos futbolistas

Antes de introducirnos en el uso de la disimilitud en el humor pythoniano, es necesario hablar de la expresión figurativa en el campo del surrealismo.

Ya se ha hablado del método de la trascripción automática rápida para la escritura propuesta por Breton. Ahora bien, en el movimiento surrealista por un tiempo se pensaba que la pintura y la escultura no ofrecían las mismas posibilidades que el automatismo escrito, pero es el mismo Breton quien postula la existencia de una pintura surrealista: "Una concepción demasiado estrecha de la imitación, planteada como finalidad del arte, constituye el origen del grave malentendido que se ha ido eternizando hasta nuestros días (...). Se cometió el error de pensar que el modelo sólo podía ser tomado del mundo exterior (...). Para responder a la necesidad de una revisión absoluta de los valores reales acerca de los cuales todos los espíritus hoy están de acuerdo, la obra plástica se referirá, pues, a un modelo interior, o no podrá existir". Este modelo interior parte, además, de la toma de conciencia de la "traición de las cosas sensibles", que ya no emocionan ni consuelan al hombre, inmersas bajo el poder de la lógica pura y convencional.

La pintura surrealista, entonces, no sólo significó el uso de procedimientos que eran capaces de escapar al dominio de la conciencia en la elaboración de la obra, como el collage o el fotomontaje, sino que también lo guió hacia otro significado, otro objetivo si se quiere: subvertir las relaciones entre las cosas; a crear, finalmente, un mundo en el cual el hombre encuentre lo maravilloso.

La imagen surrealista (y aquí se encontrará el punto de contacto con el humor de los Monty Python) no apunta a la similitud, al retrato mimético, como sí la imagen tradicional, sino que se dirige a la disimilitud; no acerca dos realidades que de alguna manera se asemejan, sino dos hechos que están distantes. Al hacer esto, la imagen surrealista niega la diversidad de los dos hechos enfrentados, provocando un choque en aquellos que miran el resultado, acercándolos a la imaginación y a los rincones de la alucinación. La disimilitud, el encuentro entre dos realidades distantes para crear un resultado único es usado en gran parte del humor pythoniano. Sólo que el fin es provocar el efecto cómico mediante el absurdo. El ejemplo que rescato para apuntar esta instancia es un sketch llamado "Filosofía internacional".

En este segmento, que simula ser una transmisión en vivo desde un estadio, se nos presenta un partido de fútbol entre las selecciones de Alemania y Grecia. Lo particular es que ambas selecciones están formadas por famosos e históricos filósofos y pensadores: por el lado de Alemania, Kant, Wittgenstein y Hegel, entre otros y por el otro lado, intelectuales como Parménides, Sócrates y Aristóteles (y, como si esto fuera poco, el rol del árbitro lo toma Confucio y sus dos ayudantes de campo son Santo Tomás de Aquino y San Agustín). Este sketch funciona justamente por el acercamiento de dos realidades completamente distantes: por un lado, un deporte, una actividad física competitiva, y en particular el fútbol, que supone un ajustado trabajo en equipo para obtener un resultado positivo; y por el otro, la filosofía, una actividad puramente intelectual, espiritual y efectuada generalmente de manera individual. Es una imagen completamente surrealista en el hecho de que provoca un sentido de paradoja irresoluble al acercar dos realidades incompatibles.

Sin embargo, hay que señalar que en el sketch estas dos realidades no parecen armonizar en un principio. Ni bien el árbitro (es decir, Confucio) da la orden de inicio del juego, los pensadores de un lado y del otro empiezan a vagar por el campo de juego, filosofando en voz baja o discutiendo entre ellos, causando que el relator le diga a sus teleespectadores "Volveremos cuando algo interesante pase". Sólo es en los últimos minutos del encuentro cuando las realidades congenian. Arquímedes lanza su famoso "¡Eureka!" y procede a comenzar una jugada con sus compañeros de equipo que desemboca en el gol ganador, provocando las reacciones de sus contrarios hacia el árbitro, sobre todo de parte Kant, Hegel y Marx, con los primeros dos desplegando sus principales ideas (el imperativo categórico y la realidad como una serie apriorística de éticas no naturales, respectivamente), y Marx pidiendo un fuera de juego de Sócrates, el "jugador" que marcó el gol.

En los casos anteriores, hemos comparado dos de los principios más importantes del surrealismo con el humor de los Monty Python (el encuentro entre lógica e ilógica y la imagen surrealista), pero a continuación nos acercaremos a un aspecto que tiene que ver con la técnica artística misma, en este caso, el collage.

 

Terry Gilliam y el collage animado

El método del collage ha sido muy usado en las corrientes vanguardísticas de principios del siglo XX, ya sea el dadaísmo, al futurismo o el mismo surrealismo que nos compete. Esta técnica artística que consiste en amalgamar elementos diversos en un todo, bajo los movimientos artísticos de vanguardia parte de un principio fundamental: el del "objeto encontrado". Según este concepto, el artista puede elegir cualquier cosa y sacralizarla como "arte". Quizás la obra más famosa que parte de este concepto (un concepto que además lleva consigo una fuerte carga de provocación) es "La fuente", de Marcel Duchamp, que consistía sencillamente en un mingitorio. Podemos decir luego que el collage es un conjunto de objetos encontrados dispuestos en una misma obra, estableciendo un todo artístico.

Esta técnica (más la filmografía experimental del multifacético Harry Smith, particularmente Heaven and Earth Magic), es ascendente de las animaciones creadas por Terry Gilliam que decoraban el Flying Circus y los créditos iniciales de sus intrusiones en el cine, y que a la larga se transformaron en otra de las marcas registradas tanto del programa de TV como de todo aquello que se refiera directamente a los Monty Python.

Dichas animaciones estaban creadas a partir de recortes, procedentes de los más variados lugares, ya sea de pinturas famosas (el célebre pie gigante que aplastaba el título del show de TV en la presentación se extrajo de la pintura "Alegoría del triunfo de Venus" de Bronzino), viejos catálogos de indumentaria, dibujos a mano, imágenes de maquinarias de la época victoriana, estatuas o edificios de extravagantes formas, etc., que eran combinados en maneras incongruentes. La animación en sí era absolutamente primitiva, realizada con el método de stop-motion o movimiento cuadro por cuadro; y los movimientos de los personajes o cosas eran exagerados e improbables.

Estas animaciones, que servían en Flying Circus de conectores entre sketches o bien para introducir personajes que muchas veces saltaban de la acción real a la animación y viceversa, describían situaciones bizarras que generalmente estaban inclinadas al humor, aunque poseían la lógica (o, mejor dicho, ilógica) propia de los sueños. La yuxtaposición entre personajes deformes y fondos incompatibles en circunstancias absurdas, junto a un manejo peculiar del color, lograba a veces constituir un verdadero mundo pesadillesco. Este universo onírico también estará presente en los trabajos posteriores de Gilliam como cineasta, particularmente en películas de alto contenido imaginativo como Brazil o 12 Monos.

 

La sátira de lo establecido

Ernesto Sábato señaló una vez en un artículo titulado "Trascendencia y trivialidad del surrealismo", que "el surrealismo es mucho menos pero también mucho más que una mera actitud político-social; significa una revuelta general contra el espíritu de la sociedad occidental burguesa, una sociedad en crisis". Es decir, una revuelta que significaba liberarse de la moral y los valores burgueses, de sus concepciones de "belleza" en el arte.

Si el surrealismo intentaba escandalizar a ese mundo burgués mediante su arte, el humor de los Monty Python, a través del absurdo, comentaba mediante la sátira su posición frente a lo establecido en la sociedad occiental contemporánea. El mejor ejemplo que podemos traer a cuestión es el segundo filme de la troupe de humoristas: La Vida de Brian.

En esta película, considerada una de las comedias más importantes de la historia, un muchacho de Judea contemporáneo de Jesús (el Brian del título) es confundido como el nuevo Mesías luego de una serie de accidentes desafortunados. Este es el pie para que los Python desplieguen, mediante su estilo particular, una feroz sátira a la religión organizada y al fanatismo que ocasionalmente suscita. Para ilustrar este punto, transcribiré un diálogo que corresponde a una de las escenas más famosas, en la cual Brian les habla a sus seguidores:

Brian: Miren, están equivocados. No tienen que seguirme. No necesitan seguir a nadie. ¡Tienen que pensar por sí mismos! ¡Son todos individuos!

Seguidores: ¡Sí, somos todos individuos!

Brian: ¡Son todos diferentes!

Seguidores: ¡Sí, somos todos diferentes!

Brian: Todos tienen que resolver sus problemas por sí mismos.

Seguidores: ¡Sí, tenemos que resolver nuestros problemas por nosotros mismos!

Brian: ¡Exacto!

Seguidores: ¡Dinos más!

Brian: ¡No! ¡Esa es la cuestión! ¡No dejen que nadie les diga qué hacer!

En La Vida de Brian también nos encontramos con una burla a la fragmentación y vida corta de los grupos revolucionarios de izquierda. En la Judea representada en el film, hay varios grupos revolucionarios anti-romanos (con nombres tan similares como Frente del Pueblo de Judea, Frente Popular de Judea y Frente Popular del Pueblo de Judea) que pasan más tiempo peleando entre ellos y discutiendo que llevando a cabo acciones contra el poder. Este aspecto, como señala John Cleese (uno de los integrantes de Monty Python), lleva a pensar al filme como "un comentario social general acerca del pensamiento de grupo y sistemas de creencias" y no sólo como una obra que se encarga de criticar la organización religiosa.

La religión también sería el blanco de burlas en una de las partes de El Sentido de la Vida, cuarto y último film de los Python. En el segmento, el padre de una familia de bajos recursos anuncia a su familia que ha perdido su trabajo y que ya no podrá alimentar a sus 60 hijos, número que sigue aumentando por su devoción a la Iglesia Católica, que rechaza los métodos anticonceptivos. Esta sátira a los católicos es seguida por una a los protestantes, donde un vecino señala las maravillas de la Iglesia Protestante al respetar las decisiones sexuales del hombre al no obligarlo a tener un hijo cada vez que tenga sexo, aunque su esposa le recuerde de su casi inexistente vida carnal.

Se ha dicho anteriormente que el humor de Monty Python también apuntaba contra el mundo de los profesionales ingleses, especialmente doctores, militares y contadores públicos. Para ejemplificar este caso, en la primera parte de El Sentido de la Vida se nos presenta un parto en donde los doctores, enfermeras y el administrador del hospital tratan fríamente (y en algunos casos, ignoran totalmente) a la paciente, mientras se fascinan con el caro (y, al parecer, inútil) equipo tecnológico, incluyendo un aparato llamado "la máquina que hace ‘ping’". Cuando finalmente la mujer ha parido al bebé, los doctores ordenan sedar a la paciente y numerar, medir, pesar y aislar al neonato, antes de abandonar la sala de parto junto a las enfermeras, dejando sola a la nueva madre.

Las clases altas también han sido ridiculizadas, caracterizándolas como autosuficientes, de pocas luces (un sketch mostraba una competencia llamada "El idiota de clase de alta del año") y en algunos casos, intolerantes hacia las clases populares. Por ejemplo, un personaje de clase alta responde lo siguiente a la pregunta "¿qué se debe hacer con las clases obreras?":

"Bueno, creo que debemos atacar a las clases bajas. Primero, con bombas y cohetes, destruyendo sus hogares, y cuando estén corriendo desesperanzadamente por las calles, neutralizarlos con ametralladoras. Y luego, por supuesto, liberando a las águilas. Sé que este punto de vista es impopular, pero nunca me gustó lo popular".

En el aspecto de la política, raramente el grupo de humoristas se referían a un personaje particular o a la clase dirigente en general, salvo un caso excepcional y contundente que sirve, sin embargo, para fijar la posición de los británicos frente a los políticos. Se trata de una inscripción irónica en donde se lee lo siguiente:

"Queremos disculparnos por la manera en que los políticos son representados en este programa [Flying Circus]. Nunca fue nuestra intención insinuar que los políticos son servidores debiluchos más preocupados en sus venganzas personales y luchas de poder privadas que con los problemas gubernamentales, ni sugerir en algún punto que sacrifican su credibilidad negando debates sobre asuntos vitales con la errónea impresión de que la unidad de su partido es más importante que el bienestar de la gente que supuestamente representan, ni dar por entendido en alguna forma que son pequeños renacuajos sin un gramo de preocupación por los asuntos sociales importantes de estos días (…). Lo sentimos si esta impresión ha aparecido".

Conclusión

En las anteriores páginas se han hecho algunos nexos entre el movimiento de vanguardia surrealista y el humor absurdo de la agrupación humorística Monty Python.

Comenzamos introduciendo brevemente tanto al surrealismo como al equipo británico. Luego, nos referimos a instancias surrealistas en el humor pythoniano, específicamente lo que tiene que ver con la síntesis lógica/ilógica y el golpe de efecto a partir de la disimilitud. Posteriormente, nos concentramos en el collage, una técnica surrealista presente en las animaciones que adornaban Flying Circus y que se volvieron marcas de identidad del programa y, finalmente, en el aspecto satírico del mundo contemporáneo del humor de los Monty Python.

Después de este recorrido, podemos concluir que el humor de los Monty Python se acerca al surrealismo no tanto en su faceta filosófica (salvo en su actitud frente a la sociedad occidental), sino en el aspecto de sus ambiciones artísticas: la ruptura de formas establecidas, la intrusión de lo irracional en la creación artística (en este caso, humorística), el quiebre de la fina línea que separa realidad de fantasía y el acercamiento de dos realidades contradictorias fueron parte importante de la configuración del estilo peculiar de los Monty Python. (*)

(*) Fuente: Emmanuel Patrone, "El círculo surrealista de los Monthy Pythobn", trabajo realizado en el contexto de la materia Principales Corrientes del Pensamiento Contemporáneo, en carrera Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Buenos Aires, en 2009.

Fuentes consultadas

BRETON, ANDRÉ; Selección en Los Manifiestos del surrealismo; Ed. Nueva Visión; Bs. As.

DE MICHELI, MARIO; "Sueño y realidad en el surrealismo" en Las vanguardias artísticas del siglo XX; Ed. Universitaria de Córdoba.

LANDY, MARCIA; "Antecedents and influences", "Television forms and genres" "Hyperbole, excess and escalation" en Monty Python’s Flying Circus; Ed. Wayne State University Press.

SÁBATO, ERNESTO; "Trascendencia y trivialidad del surrealismo"; http://letras-uruguay.espaciolatino.com/aaa/sabato/surrealismo.htm.