¿Qué comedor me define como persona? En torno al Club de la pelea, por Patricia Astrada

strict warning: Only variables should be assigned by reference in /home/temakel/public_html/modules/links/links.inc on line 1121.

1- Introducción

1.1 El tema: "Estética y Poder": la trama oculta de la manipulación de masas.

 La presente monografía se basa en el estudio del argumento de la película "El club de la Pelea" utilizando como categorías de análisis el pensamiento filosófico de Friedrich Nietzsche.

La hipótesis de trabajo giró en torno a la idea de ‘extrañamiento’ ante la realización por parte de los rutinarios estudios de Hollywood de un film, entendido como de neto corte anarquista y anti establishment. Y el planteo de esta situación abrió paso al interrogante de cómo y por qué fue posible esto.

Para descubrir este enigma la propuesta es indagar, mediante un filósofo caracterizado por su concepción nihilista del mundo, la posible existencia de motivaciones ocultas por parte de la industria cinematográfica norteamericana para la realización del film en cuestión.


 

1.2 El filósofo: "Friedrich Nietzsche"

La filosofía de Nietzsche se caracteriza por un estilo apasionado y parcial, a menudo violento, por la forma fragmentaria y por su fuerte vocación crítico-destructiva frente a la razón occidental.

Con Nietzsche se produce un giro radical de la relación conocimiento/voluntad, porque para Nietzsche la voluntad tiene primacía sobre el conocimiento. Si, en efecto, inicialmente la razón tenía la tarea de orientar a la voluntad, con Nietzsche la cuestión se invierte: es la voluntad quien genera conocimiento. Es decir, la vida supera los límites que el conocimiento le impone, pero el pensamiento también supera los límites en los que la vida, de tanto en tanto, se consolida. Por eso la vida potencia al pensamiento así como el pensamiento potencia a la vida. Pero una y otro permanecen inscriptos en lo que Nietzsche llama voluntad de poder (Wille zur Macht).

Nietzsche se preguntaba qué necesidad llevó al hombre a representarse el sujeto si no el deseo de apoderarse de la realidad, de modo de evitar su imprevisibilidad mediante el conocimiento que impone una regla y una organización al caos. La forma lógica que dirime el caos lleva a afirmar la identidad del sujeto que, sin embargo, no existe en sí, sino que está colocado en los procedimientos discursivos que hablan de él. Esta reflexión lleva a sustituir al sujeto de la representación por el orden de la representación, es decir, por el conjunto de los discursos que comprenden también al discurso que habla del sujeto, el que, llegados a este punto, ya no es un sujeto real sino un sujeto "legal".

Por otra parte, en filosofía, el arte se toma en consideración con el nombre de estética, término que, en la acepción de disciplina filosófica, comienza a usarse en el siglo XVIII. Anteriormente, la mirada sobre lo bello, el arte, no era objeto de un tratamiento unitario y se englobaba en contenidos diversos, en otros campos. En filosofía, el término estética se entiende en su significado más originario o en su derivación griega del verbo aísthánomai, que significa "percibido con los sentidos", y de aísthesis, "sensación". La estética alude, por lo tanto, a la percepción sensorial, contrapuesta al conocimiento racional y, en particular, la estética es la percepción de lo bello. El conocimiento que propone la estética es, en efecto, de tipo irracional, la percepción es inmediata y no mediada por una argumentación como, en cambio, ocurre en la filosofía; además la estética puede persuadir mediante la seducción de lo bello, pero sigue siendo incapaz de demostrar. Para Nietzsche, lo trágico representa la forma de lo real: lo terrible, lo absurdo y lo sublime, que la voluntad afirmativa no niega, sino que reconfigura, domando lo terrible. Nietzsche termina con la concepción occidental del arte como catarsis (Aristóteles) o liberación (Schopenhauer) del dolor para formar un nuevo concepto de arte como expresión transfigurada de dolor, en consecuencia, un arte en tensión con el dolor y no fruto de la remoción del dolor. O sea, el arte como liberación desde lo dionisíaco y no como liberación de lo dionisíaco.

Por último, Nietzsche distingue un nihilismo pasivo, que se limita a aceptar la décadence de los valores instituidos por la tradición metafísica, de un nihilismo activo, que impulsa decididamente la caída de estos valores con el fin de crear el espacio para la consolidación de la voluntad, que había permanecido oprimida e inexpresada bajo el yugo de los valores.

 

1.3 La película: "El club de la pelea"

Origen: USA, 1999

Dirección: David Fincher

Guión: Jim Uhls, basado en la novela homónima (Fight Club) de Chuck Palahniuk

Personajes que llevan adelante la acción:

Jack (narrador y protagonista de la historia)

Tyler Durden: (Amigo)

Marla Singer: (Amante)


El Tema:

El tema principal parte del supuesto de cómo el mercado en la sociedad moderna hace perder al ser humano sus emociones e instintos naturales. El consumismo ha sustituido la naturaleza instintiva del hombre por la superficialidad de los productos que compra. Uno es valorado de acuerdo a lo que posee, y a la posición de poder en la escala de consumidores. La vida humana es considerada sólo en términos económicos, dependiendo, su existencia, de los resultados arrojados por fórmulas matemáticas de costo-beneficio. En El Club de la Pelea, los personajes deciden despertar de la fantasía artificial del mundo del consumo, e intentar recuperar su naturaleza humana. El dolor de los violentos combates los despabila de sus vidas ordinarias, pero termina siendo una forma de vida contagiosa. Los clubes de lucha empiezan a diseminarse y a expandirse en proporciones inimaginables, demostrando que hay muchísima gente que siente lo mismo sobre el vacío de sus propias existencias. Esa necesidad de sentir, de salir de su estado de zombies, de ganar respeto y seguridad a partir de ese centro de poder que es la arena callejera.

El otro tema pasa por estos individuos que han despertado con la lucha, que en vez de mantenerse en sus vidas, han decidido ir más allá y salir a combatir a los causantes de sus desgracias. No existen ideologías; existe el mercado; pero el mercado ha tergiversado las cosas que, en vez de transformarse en accesorios, se han convertido en objetivos de nuestra propia vida; y toda su esencia ha sido alterada. Una escena clave es el ataque de Jack y Tyler a los autos estacionados; y con el que particularmente se ensañan es con un Volkswagen New Beetle - un auto que había nacido con propósitos prácticos para la clase media (y que incluso fue uno de los simbolos del flower power de los hippies en los 60), y que se ha sofisticado para transformarse en un producto para ricos -.

El último punto es el tema de la personalidad dividida. El protagonista cuyo nombre, cabe señalar, no es mencionado en ningún momento del film, desarrolla una segunda personalidad que concreta todo lo que él quisiera ser y libre de sus propias inhibiciones.

La opinión de los medios sobre la película:

La incorporación de este ítem para reflejar la opinión pública sobre la película se la considera pertinente en tanto extensión de la misma, debido a la fuerte influencia que los medios masivos de comunicación ejercen en la construcción de imaginarios colectivos.

En tal sentido, la opinión más o menos homogeneizada de los críticos y periodistas del espectáculo concuerdan en que no hubiese sido posible la realización de este proyecto, en las condiciones dadas, después del atentado del 11.09.01, en NYC. Enfatizando el carácter subversivo del film.

Al mismo tiempo califican a este proyecto de ‘autodestructivo’ por atacar a marcas y corporaciones que usualmente respaldan a la industria del cine. Y la posible explicación a este hecho se la encuentra en que quizás, el punto aquí pase por esa misión de revancha hacia aquellos a los que se les imputa haber matado los ideales americanos.


 

2- Desarrollo un tanto particular...

Round 1

LA PRUEBA

15.03 h. de una tarde calurosa en Buenos Aires, Friedrich Nietzsche aprieta "pausa" se da vueltas y dice:

"Acá está, la encontré. Encontré la trampa. Muy bien hecha. No me fue fácil. Por un momento pensé que todas mis teorías volarían en pedazos. Pero no. Sigo vigente. Y acá está la maldita prueba que buscaba".


 


Desde el momento que elegí a Nietzche como autor para preparar la monografía del parcial domiciliario de Filosofía, no dejó de acosarme.

El trabajo monográfico plantea la relación entre la película "El Club de la Pelea" y Nietzche. Para ello miré varias veces el film. O tendría que decir mejor: lo "miramos"...

"El guión es casi un trabajo de relojería", admitía días atrás. "Pero que ese brillo matemático no te encandile. Estos gringos, cual versión actualizada y no menos degenerada de lo que en su momento definí como "Estado", son maestros en el arte de la manipulación. Encubren su propia voluntad de poder con audaces principios mentirosos. Y ésta no puede ser la excepción. Hay que encontrar la trampa y desde allí y sólo desde allí voy a permitirte usar mi nombre".


No sé que sabrán Uds. sobre Nietzche pero puedo asegurarles que no es un filósofo al que se lo pueda subestimar ni mucho menos tomar a la ligera.

Para darles una rápida idea podría empezar por mencionar su origen alemán (1844 - 1900) aunque no creo que eso les diga gran cosa. Como tampoco saber que entre los discípulos que lo siguieron está Michael Foucault (alemán, escribió sobre Poder, Verdad, Saber) y menos aún que René Descarte era uno de los filósofos con los que discutía a rabiar (concebía un conocimiento de origen teológico). Pero si en lugar de tirarles toda esa basura teórica empiezo diciéndoles que fue el filósofo que inspiró a Hitler para llevar adelante su política nazi, o que mantenía una relación extraña con su hermana, no menos extraña que la que mantenía con su mamá. Ahí, creo, que la cosa puede empezar a tomar un interés más inquietante. Y si continuara señalándoles por ejemplo, que Nietzche odia la generosidad, odia la bondad, odia la virtud, odia las virtudes cristianas y odia los valores platónicos, afirmando, a su vez, que todas las pasiones tienen mala reputación porque los hombres no son lo bastante fuertes para volcarlas en su propia ventaja. Que un hombre es un Dios cuando es capaz de ser fiel a sus propios instintos. Y que quien no está en condiciones de mandarse a sí mismo ingresará en la categoría de quién obedece, entre tantas otras concepciones no menos perturbadoras. Seguramente Uds. estarán ahora seriamente interesados en este filósofo notable. Más aún si remato diciéndoles que terminó sus días en un manicomio de Turín. Por todo esto, creo que llegarán a entender lo apremiante de mi situación ante una personalidad que lo primero que hace es proponer una transvaloración de todos los valores.

 

GONG!


Tenía nada más que un minuto para recuperarme. "El loco de Turín" me había lanzado lo de la prueba directo a la mandíbula en el primer asalto. Fue rápido y sorpresivo. Me agarró con la guardia baja y por un momento todo a mi alrededor daba vueltas. El relato de la película dejó de funcionarme en forma lineal y progresiva para emerger escena tras escena según la voluntad de poder de Tyler Durden, el alterego del protagonista. Esa visión fue apabullante. Me paralicé entre las cuerdas. Pero el gong sonó justo a tiempo...

No había dudas, Tyler era definitivamente la encarnación del hombre superior nietzcheano. Un hombre rebelde que se rebela desde una aristocracia del espíritu determinada por su volunta de poder. Es el que no se va a someter al poder del Estado.

Round 2

BAILANDO BAJO LA LLUVIA

15.06 h. el minuto de descanso no fue suficiente. Como la primera vez: baile en el centro del ring. Sólo que esta vez los golpes me llovían por dentro haciéndome pedazos el cerebro.

"Cuidado con Tyler", me dijo mientras oprimía la tecla FF. "¿Voy demasiado rápido para tí querida? ¿Qué pasa con todos Uds.? ¿Piensan que un botón puede hacerlos avanzar, así por que sí, automáticamente?" Sin esperar respuesta lanzó el control remoto por la ventana.

GONG!

Las escenas en mi mente se sucedían unas tras otras en forma vertiginosa. "Cuidado con Tyler", había dicho Nietzche. Era tanta la adrenalina corriendo por mis venas que empecé a volar. En un rápido movimiento inesperado atrapé el control remoto en pleno vuelo adrenalínico, rebobiné. REW REW REW... Demasiado tarde. Mi cuerpo se acababa de estrellar. Y la voz de Tyler a todo volumen: "no te cierres al dolor"... "sin dolor y sacrificio no tendríamos nada". Por suerte caí sobre el control remoto, y no sufrí grandes daños, pero el aparato no corrió con la misma suerte, quedó hecho polvo.

Ahora, desde la pantalla Tyler reflexiona: "somos el producto secundario de una obsesión con el nivel de vida. Hay que dejar de ser perfecto. Hay que evolucionar"

El Loco de Turín consentía, esa parte le gustaba. Yo sabía en lo que estaba pensando. Él había dicho: "Todos Uds. no tiene el coraje suficiente como para matar a un hombre, ni siquiera solamente para frustrarlo, pero la enorme masa del Estado ejerce violencia sobre el individuo, obligándolo a renunciar a la responsabilidad de lo que no cumple. Todo lo que el hombre hace al servicio del Estado repugna a su naturaleza" (Frag, 714, pág. 480 La voluntad de poder).

GONG!


Round 3

OÍDOS SORDOS

15.09 h. Golpes cruzados cortos. Manteníamos cada uno su distancia. Miradas fijas. Rápidos balanceos. Nos estudiamos. Nos medimos...

"¡Qué es toda esta mierda! ¿Estás calculando? ¿Especulando? ¿Sopesando acción con fines? ¿Para esto me trajiste?" Me toma del cuello y sumerge con fuerza mi cabeza adentro de un balde con agua. "¡Estoy aquí para otra cosa! ¡Oiste! ¡Me oís bien!!"

GONG!

Escuchar algo mientras tu cabeza está sumergida adentro del agua y no puedes respirar, es algo así cómo despertar a alguien que no está dormido. A propósito, ese justamente, era el problema que da inicio a la película. El personaje, un tipo anónimo, hace 6 meses sufre de insomnio. Pero a pesar de las apariencias su verdadero problema no es que no puede dormir, sino, que no puede despertar. Este dilema lo lleva a realizar las más extravagantes de las acciones. Luego de las frustrantes consultas médicas, logra poder dormir al liberar sus emociones reprimidas concurriendo a una serie de grupos de autoayuda. Todas las noches concurre a uno distinto: "Demencia cerebral", "Cáncer testicular", "Linfoma", dependiendo el día de la semana; hasta que su nueva terapia se ve interrumpida por alguien tan "falso" como él: Marla Singer. "Su mentira reflejaba la mía. Una vez más no pude dormir", exclama. Pero el muchacho no llega a comprender todavía la verdadera esencia de su mentira. Que es precisamente su vida. El muchacho ha estado construyendo su subjetividad mediante la acumulación de objetos de consumo. Esto que parece tan actual ya lo había reflexionado Nietz en el siglo pasado cuando planteaba el esquema de dominar y ser dominado. "Se desea la libertad en tanto no se tenga poder"(Frag. 778, pág. 516). Porque el Estado es una sociedad antinatural que sofoca la naturaleza del hombre. Porque la naturaleza del hombre no es la de ser gregario, sino es la de ser un hombre libre, aristocrático, que responde a sí mismo. Entonces, en la película el muchachito irá cometiendo una serie de actos que lo llevarán finalmente a encontrarse cara a cara con el otro protagonista de la película, el ya mencionado Tyler Durden, que va a encarnar todo lo que el muchachito desea ser: fuerte, guapo, dueño de una fuerza instintiva arrolladora, máquina sexual, en dos palabras, un sujeto libre, en una palabra, un sujeto. Pero de un sujeto de esas características Nietz va a decir que nunca puede estancarse, que debe permanentemente superarse, porque si se estabiliza, muere. La vida para Nietz es un continuo "devenir", la vida se dinamiza, la vida se desarrolla porque la vida es voluntad de poder. Hasta ahora, Tyler y Nietz se me confunden...

GONG!


Round 4

GOLPES BAJOS

15.12 h. Lanzo un rodillazo relámpago a la entrepierna dobla su cuerpo en dos. Eso tuvo que doler, definitivamente. Pero las reglas son las no reglas...

"¡Fuck you!" (Gestos obscenos del contrincante impedido de hablar)

¡GONG! ¡GONG! ¡GONG!

Lo dejé mudo recuperándose en su rincón, más allá del bien y del mal. Por qué parte va... Ah! sí, Tayler diciendo: "Nuestros padres eran nuestros modelos de Dios. Si nuestros padres fallaron, ¿qué dice eso de Dios? Tienes que considerar la posibilidad de que no le gustes a Dios. Que nunca te deseó. Lo más probable es que te odie. Hay cosas peores que estas". Buen giro de ideas, aunque no logre superar a la de: "Dios ha muerto"(La Gaya Scienza, párrafo 125) de Nietz, hay que reconocer el esfuerzo del guionista. Esta frase de Nietz ha tenido un devenir fundamental en la historia de la filosofía ya que el sentido ontológico que nos propone es que han muerto todos los supuestos de la filosofía. Ha muerto el mundo suprasensible. Hay que realizar una transvaloración de los valores. Entonces ya no queda nada a lo que el hombre pueda atenerse, y por lo que pueda guiarse. El nihilismo está a la puerta. Nada es previsible. No hay ya valores suprasensibles, no hay bien, no hay verdad, no hay lo bello, no hay Dios, la creación de valores ya no nos viene desde arriba, se hace desde la base. Aquello en lo que el filosofar tiene que fundamentarse es lo sensible, es la vida, la vida es devenir porque la vida es voluntad. Y así, como el pingüino de la película, me fui deslizando suavemente por los fríos laberintos intelectuales hasta que la imagen desde la pantalla de Brad Pitt desnudo me detuvo de golpe cortándome la respiración. En menos de un segundo Tyler había desaparecido en el marco de mi atención y Pitt tomaba su lugar (siempre serás Brad Pitt por más que te esfuerces man). Rápidamente caigo en la cuenta de un aspecto de la temática que no se me había ocurrido tratar. El tema sexual y de género...

GONG!


Round 5

A BUEN ENTENDEDOR...

15.15 luego de esperar los 15 segundos reglamentarios se me dio por ganado el Round 5 debido a que el masculino no se decide a combatir...

GONG!

Me hubiese gustado decirles que la renuencia de Nietz me asombró pero la verdad es que no. De modo que como el que calla otorga, aproveché mi ventaja comparativa para reflexionar sobre la relación amorosa entre Tyler/Muchachito y Marla Singer.

Este personaje se presenta como una chica "dark" que "va a fondo" según las confesiones de Tyler después de una noche de elevada intensidad sexual. Y como espectadores le creemos. Se la había visto cruzar una calle atiborrada de autos a gran velocidad pasándole por delante y por detrás de su cuerpo, sin inmutar en absoluto, su despreocupado andar. Como si los autos no existieran. El muchachito nos cuenta que a Marla lo que le preocupa es no poder morirse. Que puedo usar de Nietz para analizar a este personaje. Nada. Salvo que me autoengañe y use las teorías que Nietz plantea para los hombres. Porque, si bien Nietz fue un adelantado para su época, no pudo con su género. El superhombre sucumbe y deja paso al pusilánime, fiel retrato de su generación, que ignora a la mujer como sujeto. De modo que nos faltan categorías para este asunto. Pero no vamos a dejar la cuestión sin tratar por una nimiez semejante. Y en lo personal, pienso que hay un momento en el cual el guión trastabilla con este personaje. Y es cuando Marla actúa como ‘una chica burguesa reclamando a su novio ser consecuente con la relación’. En ese momento yo dudé si estaba viendo El club de la Pelea o Sex and the city. Y conjeturo que el guionista, a pesar de no ser de la generación de Nietz, no tuvo el coraje de ir realmente a fondo con un personaje femenino (¡con la madre no! ¿no?). Y ahí empieza a patinar la sustentación del personaje sin solución de continuidad. Aunque quizás exista alguna motivación oculta ligada secretamente a la trampa de la que hablaba Nietz al inicio. De todas formas la historia continua y ahora se escucha a Tyler: "Tu no eres tu trabajo. Tu no eres el dinero que tienes. Tu no eres el coche que conduces. No eres el contenido de tu cartera. No eres tus pantalones de mierda". Y ahora sí podemos enlazar de nuevo al loco de Turín, porque él va a decir que en el horizonte está el superhombre, que sería aquello que el hombre llega a ser cuando se trasciende así mismo. Y casi al unísono la voz de Tyler remata: " Sólo perdiendo todo quedamos en libertad para poder obrar".

GONG!


Round 6

LOCO DE ATAR...

15.18 como un rayo el contrincante abandona su rincón apoderándose del espacio pugilístico mediante estrambóticas contorsiones corporales las que sólo se ven interrumpidas por furibundos saltos desplegados magistralmente en el aire.

"¡Ahora te quiero ver! ¡Queridaaa!! Entraste en la zona de peligro ¡QUERIDAAA!! Empiezas a caminar por la delgada línea roja", me lo decía con unos grititos agudos horribles y una carcajada tan chillona como irritante.

GONG!


Lo último que podía hacer era dejarme intimidar por arrebato semejante. De modo que seguí enfocándome en la trama de la historia. Oportunamente Tyler afirma en su arenga: "Somos los hijos medianos de la historia, sin propósito ni lugar. No tenemos una gran guerra, una gran depresión. Nuestra guerra es espiritual". Brillante, pero debo aclarar que ya, y una vez más, Nietz, lo había anticipado. Nietz concebía la vida verdadera conformada por una aristocracia espiritual. Una aristocracia de amos. Dice: ‘nosotros, los veraces’, alude a la Grecia Antigua, en la cual encuentra el sustrato vital. Es la Grecia anterior a Sócrates. La Grecia de Aristófanes, pero también la de Heráclito y Parménides. Rechaza el racionalismo de Platón, la ética de Aristóteles. Propone a Dioniso como motor de la existencia. Nietz dice: ‘No hay hechos, hay interpretaciones’. Lo que consagra a la verdad es una conquista del poder. Foucault (1) muestra que la verdad es una conquista del poder, es decir, no hay verdades hay interpretaciones. Nietz diría la verdad que se impone es aquella verdad que la voluntad más poderosa logra imponer. Tyler continua desplegándose a sí mismo al mejor estilo nietzcheano y va organizando diferentes acciones las cuales se pueden categorizar como "contraculturales". Todas esas acciones revelan los trucos del sistema dominante. Acciones que denuncian por ej. la imposibilidad de protección en los aviones o subvertir el sentido comunicacional de los carteles publicitarios, así como orinar en la sopa de los ricos, o venderles jabones de lujo a mujeres de la alta burguesía fabricado con la grasa proveniente de sus propios liposuccionados traseros. "El jabón surgió de las cenizas de nuestros héroes" había dicho Tyler en otra parte. Pero esto el muchachito ya lo presentía cuando recién empezada la película: "jabón, la medida de la civilización". Todos estos actos contraculturales, son "penetraciones culturales" (2) que dejan al descubierto la mentira del sistema que nos dice que todos somos iguales, que las oportunidades son democráticas, que el ascenso social está garantizado por los méritos. El hombre se afirma con mayor fuerza, dice Nietz, en la sexualidad, en el deseo de posesión y dominio, y en la fuerza de la crueldad. Todas estas acciones fueron satanizadas por la moral platónica y por la moral cristiana y por la moral del estado que surge del delegamiento de las individualidades a esa entidad estatal. Se creyó entonces que existían instintos no egoístas, se reprobaron todos los impulsos egoístas, que se habían desterrado -‘limpiado’- los impulsos más fuertes, más naturales. ¿Pero a qué precio? Respuesta: la neurosis. Freud (3), más tarde, demostrará que si la cultura para realizarse maniata los instintos del hombre, el hombre en la cultura sólo puede ser un neurótico que no puede agredir hacia fuera, como está pidiendo Nietz. Que los instintos que tenemos, de crueldad, de dominio puedan volcarse hacia fuera y no los sofoque el Estado. Como lo está pidiendo Tyler al entregar las tareas contraculturales a realizar. Porque de lo contrario, dice Freud, el hombre neurótico volcará esos instintos hacia adentro, autodestruyéndose. Como nuestro muchachito que no podía dormir - ni despertar-

GONG!


Round 7

LA DANZA DE LOS CISNES

15.21- El contrincante masculino me lanza un súbito jabb de izquierda, combinando un gancho cruzado, cross doble, un dos un dos. Pero son golpes al vacío, no me llegan y si lo hacen, llegan sin potencia ni efectividad. Esquivo los golpes con inusual gracia y sutileza de movimientos de cintura y piernas.

"Es el cambio de aire... Siempre me sucede en este round. Festejá nomás, pero no te olvides que estás bailando en la cuerda floja..."

GONG!


Una cosa es segura: haber atravesado, bailando como un cisne, el 7mo. asalto no será algo que llegue a olvidar tan fácilmente. Hasta ahora yo pensaba que el duelo era sólo intelectual, metafórico. Pero el loco me empezó a pegar en serio...

Tyler ahora les dice al grupo de hombres: "Nuestra gran depresión son nuestras vidas. Toda una generación bombeando gasolina, atendiendo mesas o de esclavos de oficinas. La publicidad nos manda tras coches y ropas a trabajos que odiamos para comprar mierda que no necesitamos". No se me ocurre una definición más precisa del hombre gregario nietzcheano. Ese sujeto cartesiano dice Nietz es el sujeto capitalista. Es el que se asume como centralidad de la historia. La subjetividad humana surge ahí para dominar el mundo y someter al hombre. El Estado es un producto del hombre gregario, del hombre medroso, el hombre mediocre, el que no tiene grandeza porque no se atreve a enfrentarla en sí mismo. Al que se le va a oponer el hombre superior que tiene una naturaleza distinta, escapa a la igualdad. El hombre superior no encuentra su espacio existencial en el Estado porque el Estado no puede expresar su voluntad de grandeza. Entonces, podemos analizar la acción de Tyler cuando conforma un grupo clandestino para llevar adelante el ‘Proyecto Caos’ como una manifestación de la reafirmación de la voluntad de poder. Y de esta manera despertar al hombre superior de ese insomnio amorfo y reblandecido del consumo obsesivo. Aparece luego una escena fascinante que se desarrolla en un lujoso banquete donde las autoridades oficiales anuncian el ‘Proyecto Esperanza’ para luchar contra el crimen en las calles. Allí se declara públicamente que "ahora les están dando esperanza a los pobres". Los clandestinos junto a Tyler sirven las mesas. En un momento el Jefe Jacob de la Policía se levanta para ir al baño. Allí será reducido por los clandestinos. Luego de sellarle la boca y atarle las bolas, Tyler lo amenaza con cortárselas sino cancela la investigación y declara que no existe ningún grupo clandestino. Concluye especificando: "la gente a la que persigue es la gente de la que depende para cocinar sus comidas, tirar su basura, conectar sus llamadas, manejar sus ambulancias. Los protegemos mientras duerme. No se meta con nosotros". Es interesante como queda al descubierto esta paradójica relación de dominios y dependencias. ¿Quién necesita de quién? La servidumbre, ¿cuándo empieza? En el Renacimiento, junto a esta subjetividad capitalista. Es curioso como se van enlazando las situaciones. Cuando dejaron de operar los "siervos" medievales, los señores debieron instituir la servidumbre moderna. Es en esa misma época cuando los arquitectos florentinos idean la distribución habitacional dando origen al sector de "dependencias". Se podría hacer toda una antropología de la dominación siguiendo la evolución arquitectónica en el tiempo... o de la del lenguaje.

GONG!


Round 8

PIÑA VA PIÑA VIENE

15.24 - Golpes cruzados. Intensidad y precisión. Se levanta el público. ¡Qué espectáculo!

"Goud show! Pero que un par de golpes de suerte no te hagan perder de vista la toalla. Querida la bomba todavía no fue desactivada y te puede explotar en cualquier momento... tic tac tic tac"

GONG!


El viejo estaba muy loco. ¡Cómo se puso a pelear así! A pesar de los años aún estaba en buena forma. Derribarlo me iba dar trabajo. Pero yo, a estas alturas, era claro que estaba dispuesta a todo. ¿Y qué era eso de la bomba? Con sumo cuidado rebobiné mentalmente la escena anterior. Y me fui más atrás todavía. Cuando Tyler recluta un ejército. ¡Un ejército! ¿Un ejército? ¿Ejército? El viejo loco, tenía toda la razón. Estuve así de cerca de que todo esto me explotara en pleno rostro. Porque era acá precisamente cuando la línea de continuidad nietzcheana se empieza a fragmentar. O si miramos más atentamente quizás lo que debamos decir es que se empieza a pervertir. Delicadamente fui tratando de desactivarla, paso a paso. Lejos de menospreciar al guionista de la película lo admiré secretamente. No sólo porque supo como un rey traernos hasta este punto, sino porque pervierte a Nietzche de la misma forma que lo había hecho Hitler. Hay que saber del tema para ser tan jodidamente eficaz. Porque lo que Nietzche reclamaba era una aristocracia, una aristocracia espiritual no un vulgar ejército de reclutas descerebrados a los que Tyler al parecer les tiene que decir hasta cómo limpiarse el culo. No. Una aristocracia de iguales, de amos, de superiores, una comunidad sensible, fuerte, creadora, poderosa. Es algo bien distinto a lo que se nos muestra. Pero al menos esta es una ficción. En otro momento histórico el Fürer hizo algo parecido pero en la realidad con las consecuencias que todos conocemos. Tyler, en un momento provoca la liberación de lo reprimido, a la fuerza dionisíaca que cada uno de nosotros llevamos dentro para que cada uno se enfrente con su real naturaleza, entonces no se entiende cómo esos sujetos liberados se convierten instantáneamente en sumisos autómatas. ¿Por devoción al líder? El líder hasta hace 5’ nos partía el cráneo con eso de "somos los hijos odiados de Dios" y que estaba bien porque no era lo peor que nos podía ocurrir. ¿Es ese mismo líder? ¿El que los arrastraba hasta lo más profundo, hasta al borde de la propia muerte para desde allí comprobar el poder extraordinario de la superación del temor? Entonces, ¿por qué no vemos un cambio significativo en esos hombres? Todo ese sufrimiento no sirvió para nada, parece. Porque lo único que lograron es cambiar de amo. Y encima un amo que ni los nombres les permiten conservar. Ahora son un número. Como en una fábrica industrial racionalizada o un campo de concentración. ¿Y Tyler? Ese hombre loco y trasgresor ahora aparece convertido sin mediación en un capataz o en un sargento de conscriptos estúpidos. Lo notable, es que no te das cuenta si el loco de Turín no te avisa. Porque todo eso fue posible gracias a una sutil manipulación de las escenas en el tiempo del relato...

GONG!


Round 9

A LA LONA

15.27 – El Loco abandona su rincón como una tromba. Arremete con una ferocidad inusitada contra mi persona. Arrinconada entre las cuerdas soporto el duro castigo. No da tregua y quiere terminar la pelea para conservar el título. ¡Y parece que lo va a lograr! Un duro cross directo a la mandíbula me pone a besar la lona. El público se enardece y no es para menos. Empieza el conteo: 1... 2... 3... 4...

"Odio decirlo pero te lo advertí. Manten la toalla a mano, querida te lo dije..." ... 4 ... tambaleándome trato de ponerme en pie... 5... 6... "¿Qué hacés? ¿No tuviste bastante? Esto es patético..." Parece que lo voy a lograr... 7... pero estoy drogui ... 8 ... parpadeo... respondo ¡Me salvé!

GONG!


Uds. sabrán disculpar que no pueda articular bien las palabras... Eso estuvo demasiado cerca. Ahora no tendrán duda alguna sobre la peligrosidad de este tipo. Casi me mata. Pero lo verdaderamente trágico sería que pierda el hilo conductor del problema. Sigo rebobinando y adelantando escenas en mi estropeada cabeza. Hasta que llego por fin adonde quería. Fíjense Uds. en esta escena y su ubicación dentro del relato. Cuando el muchachito entre sorprendido y espantado se entera por la TV que el grupo ha volado 5 alarmas y provocado un incendio. Tic Tac... algo me empieza a chirriar escandalosamente en la cabeza... Tic Tac. Tyler deja de comunicarse con el muchachito para su desconcierto. El muchachito regaña al grupo que actúa como adolescentes retardados. Esta forma de mostrar a ese grupo de hombres los desacredita absolutamente. Pero astutamente, la escena posterior es la del Jefe Jacobs con sus bolas en peligro de ablación. Y el espectador de nuevo respira feliz porque el Jefe es presentado como un cerdo, que le importa tres pitos los pobres y todo lo que quiere es su cómodo sillón de privilegios. Entonces está bien eso que le pasa. Y está bien Tyler y los muchachos y todo esta bien... Pero, la felicidad no es eterna y acto seguido viene la parte en que la policía mata a uno del grupo, al hombre/matrona. El muchachito se pone fuera de sí y trata de hacerles entender a esos hombres la diferencia entre ‘el bien y el mal’ y de la importancia del nombre propio ante la sacralidad de la muerte. Entonces, como se da cuenta que a esa gente no le da la cabeza a pesar de todo. O sea, son estúpidos porque nacieron así y eso no tiene solución. Mediante esta naturalización de los comportamientos humanos se deriva luego la imposibilidad de provocar algún cambio. (4) Por lo tanto, subliminalmente, se legitima la dominación. Ahora el espectador, después de la trágica muerte quiere que el muchachito gane... y que le gane a Tyler. Sí, ahora Tyler es el enemigo ( viste nena los lindos son traicioneros). Para eso, el muchachito pide ayuda a ‘la policía’ (a la misma policía que se la vio funcional a un sistema degradado). Esta notable contradicción pasa desapercibida al espectador incauto, no sólo porque el ritmo de la acción se vuelve estrepitosamente veloz sino porque la atención recae en la ‘revelación de la intriga’. Y el tema de la intriga es un tema de neto corte ideológico.

GONG!


Round 10

EL ELECTRIZANTE FINAL

15.30 – ¡Atención! El Loco, banquito en mano, se sienta en el centro del ring. ¡El público indignado abuchea y silba con toda la razón!...

"Antes de darte la autorización para que uses mi nombre quiero escuchar el final. Nunca imaginé que durarías tanto. Pensá bien en lo que vas a decir. Porque acá te la jugás por entera..."

Evidentemente ya no hay gong que me pueda salvar. Estoy jugada al sostener que la trampa de la película es ideológica. Y lo es en la medida que construye un discurso reaccionario con ropajes revolucionarios, tomando ciertos elementos del discurso contracultural para articularlos dentro de una lógica cultural. Nietzche se ocupa del tema del enmascaramiento en "Sócrates y la tragedia". Allí, analiza cómo y por qué la tragedia griega muere. En ese análisis pone énfasis en la perversión que Eurípides, en tanto discípulo de Sócrates, hace del género. Esa perversión se opera al revolucionar el tratamiento dramatúrgico incorporando los principios éticos socráticos. Dice: "La tragedia, surgida de la profunda fuente de la compasión, es pesimista por esencia. La existencia es en ella algo muy horrible, el ser humano, algo muy insensato. El héroe de la tragedia no se evidencia, como cree la estética moderna, en la lucha con el destino, tampoco sufre lo que merece. Antes bien, se precipita a su desgracia ciego y con la cabeza tapada, y el desconsolado pero noble gesto con que se detiene ante ese mundo de espanto que acaba de conocer, se clava como una espina en nuestra alma. La dialéctica, por el contrario, es optimista desde el fondo de su ser: cree en la causa y el efecto y, por tanto, en una relación necesaria de culpa y castigo, virtud y felicidad: sus ejemplos de cálculo matemático tienen que no dejar resto: ella niega todo lo que no pueda analizar de manera conceptual. La dialéctica alcanza continuamente su meta: cada conclusión es una fiesta de júbilo para ella, la claridad y la conciencia son el único aire en que puede respirar. Cuando este elemento se infiltra en la tragedia surge un dualismo como entre noche y día, música y matemática. El héroe que tiene que defender sus acciones con argumentos y contraargumentos corre peligro de perder nuestra compasión; pues la desgracia que, a pesar de todo, le alcanza luego, lo único que demuestra precisamente es que, en algún lugar, él se ha equivocado en el cálculo. Pero una desgracia provocada por una falta de cálculo es ya más bien un motivo de comedia. Cuando el placer por la dialéctica hubo disuelto la tragedia, surgió la comedia nueva con su triunfo constante de la astucia y del ardid" ... "el poder de la dialéctica va destacándose cada vez más, hasta que es ella la que dice la palabra decisiva en la estructura del drama entero. El proceso termina en la pieza de intriga: sólo con ella queda completamente superado aquel dualismo..." En estos párrafos se podría ver reflejada la estructura de la película. Y su consecuencia: la manipulación. En tal sentido Nietzche en la misma obra, expresa la filosofía de Sócrates: «La sabiduría consiste en el saber», y «no se sabe nada que no se pueda expresar y de lo que no se pueda convencer a otro»... «Todo tiene que ser consciente para ser bello», es la tesis euripidea paralela de la socrática «todo tiene que ser consciente para ser bueno». Esto nos está diciendo, por un lado, que no hay nada "casual ni ingenuo" en los discursos artísticos, y por el otro, en qué forma el poder coopta un formato internalizado socialmente de una manera (la tragedia por ej.) para adulterar su contenido instalando otros valores de una forma ‘natural’ sin provocar resistencias. Nietzche de esta manera va desenmascarando el discurso platónico, el cristiano y el capitalista como herederos de la misma lógica socrática. En la película vemos cómo a partir de un formato contracultural se infiltran los valores tradicionales dominantes y cómo con la técnica de la intriga este procedimiento se nos invisibiliza. Porque el espectador está compelido emocionalmente a saber qué pasa con un elemento sumamente inquietante que ha sido sembrado hábilmente en la narración, ‘la confusión que hace la gente de su identidad con la de Tyler’. Plantar la duda donde se pone en juego la identidad del personaje que lleva adelante el relato excluye cualquier otro problema. Porque el espectador sabe que si no llega a descubrir a tiempo este misterio peligra seriamente la comprensión de la historia. Por lo tanto toda su energía y atención van a estar puestas prioritariamente en este asunto y en el ‘mientras tanto’ el autor dio vuelta la historia ideológicamente. Lo que empezó como un cuestionamiento sin retorno de un sistema degradante de la condición humana termina en una revaloración de los principios morales en los que ese mismo sistema se sustenta. Así, Tyler es desacreditado y luego destruido (más por su ‘imagen’ neo-nazi que por su accionar). Mientras que el muchachito revaloriza una vida basada en el respeto de la propiedad privada y la seguridad de las instituciones. Y no podía faltar la guinda de la torta: ‘el amor’. Dice Nietzche en la misma obra: "La conciencia socrática y su optimista creencia en la unión necesaria entre virtud y saber, entre felicidad y virtud, tuvo, en un gran número de piezas euripideas, el efecto de que, en la conclusión, se abra una perspectiva hacia una existencia ulterior muy agradable, casi siempre con un matrimonio. Tan pronto como aparece el dios de la máquina, advertimos que quien se esconde detrás de la máscara es Sócrates, el cual intenta equilibrar en su balanza la felicidad y la virtud. Todo el mundo conoce las tesis socráticas «La virtud es el saber: se peca únicamente por ignorancia. El virtuoso es el feliz»... "aquí está la muerte de la tragedia, que es pesimista". En el final el muchachito toma la mano de la chica y le dice: "me conociste en un momento muy particular de mi vida, pero ahora todo va estar bien". Toda la escena es un derroche de optimismo brutal. Tan brutal que el desmoronamiento de las torres capitalistas enmarcando la situación funciona como un ‘nuevo comienzo’. Después del derrumbe viene la reconstrucción. Y la esperanza es un futuro mejor donde el capitalismo aprenda él también de sus errores como lo hizo el muchachito de la película y corrija sus ‘excesos’ y sea un poco más humano que al fin de cuentas es todo lo que se le pide.


 

15.33 – Me doy vuelta y no lo veo. Nietzsche había desaparecido tan súbita y misteriosamente como había llegado. En el centro del ring un cenital ilumina su banquito vacío.


fin


3- Conclusión

Este trabajo se caracterizó por darle cuerpo y sustancia a un material teórico. La ‘aparición’ de Nietzsche como interlocutor activo, vivo y diferenciado de mi persona, hizo emerger ante mis ojos ‘la trampa’, elemento que funcionó como palanca para articular todo el material discursivo. Lo que comenzó como un ingenuo juego terminó convirtiéndose en el tema de la monografía. Creo, que de no haber mediado la ficción, no hubiera descubierto un punto de vista diferente al instalado corrientemente.

El riesgo fue afrontar una perspectiva que opera en contra del discurso ‘políticamente correcto’ que la película suscita. Pero ese desafío resultó, sumamente inspirador.

La hipótesis planteada en la introducción fue quedando demostrada al ir enlazando algunos pensamientos de Nietzsche para desentrañar la naturaleza oculta de la trama. Esto sin embargo, no significa de ninguna manera, que esta visión sea la correcta ni la única. Tuvo el objetivo de ser una búsqueda, una provocación si se quiere, al tratar de mirar bajo la superficie de las cosas, intentando siempre ir más profundo. El riesgo fue el de perderse. Pero en ese bucear, se fueron encontrando riquezas desconocidas, las que habitan en el fondo de ese infinito océano que es el conocimiento. Y eso sólo, hizo que la aventura haya valido la pena.


un lujoso barco gigante en timón automático

se dirige inexorablemente a su trágico destino

todos lo sabemos

hemos visto la misma película cientos de veces

siempre de la misma manera

así, como miramos nuestro final acercarse,

impasibles

¡es que no hay nadie que pueda tomar el control!

y si alguien horrible, que debajo y atrás y adentro de todo lo que dabas por hecho hubiera estado creciendo, en un momento gritase: ¡sí, yo!

¿estarías realmente preparado para dejarlo tomar el maldito control? (*)

(*) Fuente: Patricia Astrada, "¿Qué comedor me define como persona? En torno al Club de la pelea", texto realizado en el marco de la materia Filosofía, de la carrera de sociología en 2009.

Bibliografía consultada:

Galimberti, Katja "Nietzsche. Una guía" (Nueva Visión)

Nietzsche, F. "La voluntad de poder- de los fragmentos póstumos" (Edaf)

Nietzsche, F "Sócrates y la tragedia" (El nacimiento de la tragedia, Alianza, Buenos Aires)

Feiman, J. "Filosofía Aquí y Ahora" (Progrmas emitidos por Canal Encuentro, Bs.As.)

Apuntes de Cátedra: M. Rossi, "Ficha Práctica 2"

  1. Foucault, M. "De Nietzsche, Freud, Marx" (Sitio internet de Horacio Potel)

  2. Willis, P."Aprendiendo a trabajar. Cómo los chicos de la clase obrera consiguen

    trabajos de clase obrera" (Apuntes de Cátedra: Rubinich, Sociol. Gral.)

  3. Freud, S. "El malestar en la cultura" (© 2002 – Copyright http://www.librodot.com)

  4. Bourdieu, J. Passeron, J. "El oficio del sociólogo" (Siglo Veintiuno Editores)