Inicio Temakel  Volver Patagonia: poesia e imagen  Contacto  Mapa del sitio 

 

  

  

 

      VOCES DEL VIENTO PATAGONICO

                                                                                                              Por César  Sandoval   

 

                  

Arbol recorrido por el viento patagónico. Foto de ©Rubén sotera, autor de Retorno a lo sagrado y Fuego.

 

      El viento canta, ruge, y recita verbos sutiles. En Patagonia. Vientos patagónicos acarician, con delicadeza o furia, la senos y el cuerpo de la tierra. Vientos que soplan mares de imágenes, centellas de hombres, animales, lugares. 

    Recias y antiguas voces de aire. Aleteos. Aleteos de viento donde erupciona vida continua. 

    Este flujo de viento que deviene imagen y palabra fluida y vivaz nacen del singular talento poético de César Sandoval. El poema que sigue a continuación es el  "Verbo Patagónico, Tercer Movimiento de Patagonía".

    Y ahora el viento de la patagónica esencia gusta soplar y decir...

 

 

 

  Cruce a Tecka... Primeros Pinos... la frontera es un río... Los Altares... crepúsculo encendido de llamas... Cabo San Pablo... pan con queso en la 25... atardece en Trevelin... miles de cotorras vuelan en el desvío al lago de los pejerreyes...

Pampa de Agnia... vendaval sobre el Grande... el arroyo detrás de la ventana... la nave bordó asoma a la colina... hojas planean camino a La Hoya... casa de piedra y tejas francesas... desolación en Paso del Sapo... Tucu-Tucu... guanacos salen del monte... los guardianes de la Cruz del Sur... aquel cóndor sobre la comarca...

la máquina de escribir apoyada a la piedra del viento... pieza de cajones con memoria... Río Bote... pinchadura de motor en Las Chapas... ojos negros entre las araucarias... cuelgo de una raíz sobre el acantilado... tormenta en el cruce cordillerano... filamentos rojos entre el cielo... ruta de Comodoro a Caleta... lluvia de estrellas sobre Los Cipreses... fin del siglo dentro del abrigo de piedra... mano en las cuevas... polvo suspendido al camino... sendero de cabras... una luz allarriba... aire obscuro que pasa...

el reflejo de los rápidos... lo que pienso, piensa... lo que miro, mira... los sonidos me escuchan... mi piel no me separa... tres estrellas claras... mucha noche estalla... puedo tocarla...

…4 giros en el centro de algún círculo... suave... nieve... blanca... un siglo, dos siglos... instante en el desierto...

canción para escalar el peñón... bostas de caballos son el sendero de ida o de vuelta... perfiles de Las Torres del Payne... azul del hielo... la pava renegrida... profunda belleza callada... se enredan los espinillos... abren pequeñas flores... cada huella, cada rastro, cada piedra, desencadena una historia... pensamientos que me dejan pasar si creo en ellos... el tiempo aguarda...

... viento dibujado por ramas de lengas... vereda cerrada por ovejas... anochece y saltan peces encima de mariposas... animales huyen del incendio arriba...preguntas hechas a la maleza y a las lagartijas... tortillas de papa cocinadas al rescoldo... niños corren montañabajo hacia la escuela... ha dejado de ser simple el corazón... sutiles movimientos del puma... caserío sobre el que flamea una bandera argentina... esqueleto de ómnibus quemado... tranqueras de palo atravesado y recta de alambre... la aridez brilla... lata de sardinas oxidada...

... y no me digas que es yermo...bolitas negras que son fruto... y no me digas que es nada... huellas como uñas...y no me digas que no hay vida... ínfimos cristales deslumbran... y no me digas que no hablan... una planta seca por ahora... la luz avanza desde la tierra... y no me digas que todo el horizonte es ningún horizonte...

... cada día este día... seguir el curso de las aguas... sonidos del barro... gaviotas navegan... mar de olas recurrentes... mi vida en esta corta orilla... sombrero de paja flotando sobre el Chubut... frenos rotos en la bajada de Corcovado... dique de piedra y palo en la laguna del volcán... estalla la mirada en el espejo... dolor de pecho en Los Alerces...

Aurora entonada en el puesto de guardaparque... emerge y se hunde la barca, y nosotros... tachos tóxicos en Gastre... cloacas abiertas en las tierra del fuego... burdas modas en los valles de Santa Cruz... acoso de mapuches en el Neuquén... acantilados sobre lobos marinos... destellos de delfines y cormoranes... la estela del ferry... el ritual de aquel faro... cartas de navegación terrestre... la expulsión de los campos... familias y nómadas deambulando... guisos de cabeza de cordero... descargas a los desocupados... ropas húmedas y plásticos de techo... puntas de flechas enterradas en el lecho seco...

un punto cualquier punto...toda perspectiva, todas las perspectivas... una solitaria palabra, el relato...decime que no me he perdido... el arbusto que me araña es el mismo que ayer... el mismo que mañana...decime que acá me encuentro... extensión que me conoce... decime que estoy yendo... desamparoylibertad... alas del desierto...

... el aire me respira... olor a universo... los pies sobre las grietas... ruido a estampidas... las aspas dan vueltas... sonrío de inagotable... me recojo en mi prístina inocencia... infinita pequeñez...La Lonja acaricia al Limay... turba de Carbajal... pan de indio... néctar del espacio... ese rasgo es un flamenco... las sombras, humo denso... la luz, el mismo tiempo...

... puestos de imitaciones aborígenes en San Martín de Los Andes… venta de lanas y tejidos regulados en Lago Rosario... aromas de carnes y verduras... tierra cocinada, vegetación hervida... ropa usada expuesta en Choele Choel... manzanas y frutas brillan en el Alto Valle... las casas de madera de Futaleufú... oscurasluces... textomatriz... amordemar amordeazar... díadíadía... plenos sentimientos plenos... estéril impostura en el Cohayque... zapatos rasgados cuelgan del ciprés... ronda de nuevosviejoseres...

la voz... pantallalcosmos... danzabierta... nubes desmembradas sobre el Olivia... no me digas que me detuve... trazo de claridad es la 40... trepa y trepo... no me digas que me muevo...

... roja olla para dulce... vidrios empañados... se adivinan la Madre y la Hija... tresicuatro picos nevados... diezionce caballos trotando... enciendo un cigarrillo en la salamandra... extraño acá y extraño la ruta para llegar e irme de acá... un ranchito de tierra sobre el valle... hogar de desmesura... puerta sin puerta, agujeros sin techo, paredes en movimiento...

... lluviasol y tormentacalma... el auto avanza... y va... va... horno de ladrillos en la curva de Colorada... un arado derruido... rocas incrustadas en la cuesta... pies descalzos... suelo rugosoamigo... amplio y tanto... me digo esta vez... digoestavez... esta vez... tánto...

... verdeocre y blancacima... país demolido... fisurado... desencajado en millones de rostros... impostores ensartados en nuestro dolor... decime que no podrán... metal y trozos de leña... cabañas de chapas... troncos dispersos en la ladera...decime que será justicia... esa inmensa montaña...

...pluma de señuelo... el Manso aguaturquesa ... costa espumosa del Negro... travesía épica y trivial... enorme... minúscula... sentidosinsentido... torpedelicada...

viajedelyo... viajedelvos...ráfaga de humanidad en el vacío...

... terrones gruesos... arcaicos armazones de hierro y concreto... huella al Khami... acantilado de los Estados... placidez de Piedra Buena... planicie densa de nada... lo lanzado ya no es lo lanzado... un desgajado mástil anuncia el confín... quedan esas marcas... la nieve oculta y devela... traza un árbol sobre otro árbol... rodea con piedra otra piedra... arma un yo sobre mí... doblestriples y cuatro y tantos sobre otros cuántos... mi carro descansa bajotroblanco... lunadegas... cachos de noche se derrumban callados: parecen dados con números brillantes... todo queda alumbrado...

... Esquel... ciudad-pueblo-cantera... polvillo lento, corrosivo, baja de las murallas que la rodean... estación de colectivos.. puerta rota... el arco de salida o de entrada... plazamunicipio... la pobreza trepa el precipicio... gente suelta y gente aglutinada...refugio de contrabandidos y locoteros... untrenestrecho anda entre rosamosqueta... junto cerebros y collares de cuentos...

... tranqueras rotan y dan paso a la inmensidad... perdices golpean el aire... resuenan mis botas en mis botas... siluetas de mi caminar siguen otras picadas... tengonada... apenas estos ojos para nuevosviejos firmamentos... esbozo en el horizonte nocturno...lejana cordillera... tengo lo que quiero y lo que no quiero...todo lo que quiero...

...las horas se detienen a esta hora... gigantesca circunferencia entre la costa y la frontera... y frena el acontecer en el Alto Pedregoso... y puede ser todo lo que existe: esta plena meseta, y noche...esto puede ser todo...

... Buen Pasto a Sierra Nevada... lo desconocido en lo conocido... y en algún sitio está el centro de gravedad patagónico... hueco que vomita miles de aspectos en uno... arroja raíces, arroja vacío... arroja una laguna encantada... antes que empezara la forma y cuando finalice... un punto que es esa piedra igual a todas las piedras...

... una franja ausente... Pichi Mahuida entre el Colorado y el Negro... campoatraviesa... Menucos de cruce y roturas de espejos... la número 251, la recta más recta... se anuncia con sus voces la hendidura... bajos de Santa Rosa y la tórrida tarde... ir o venir, llegar o partir, buscar o encontrar...vías desde Fortín Uno... El Molle... y en Quetrequila, y en Pino Hachado, y en Comicó, y en Somuncura, los pasos firmes, reconocibles, del sur, que une y devora, uniendo... iryvenir... llegarypartir... buscaryencontrar...

... primeras nevadas... Ushuaia fin y principio... un paso enchastrado, confuso... calles de hielo... camión que cae al abismo... casa que se hunde en su cloaca... hombre se prende fuego... galpón estalla y mata... la postal hiede y sangra...

... salinas... Cancha Carrera... ir hacia allá puede ser la disolución... Alto Senguer... forzar los bordes... Coyunco... y que me disgregue y que me desaparezca... Futalaufquen... no sabré que es afuera ni que es yo... y voy... digo que yo voy...

... una fila por el camino... puntos que andan por la banquina... siluetas cargan bultos en dirección al barrio de casillas... una madre y sus hijas van por la banquina cargando bultos hacia el barrio de casillas... puntos al costado del camino... madera petrificada... agujero de luz... láminas sobre láminas... bosquejos de ríos y vegetación... gruesos cables de acero corroído... cuánto aire... y cuánto cielo...

molino quieto... trozos de alba... botellas de alcohol... la cabeza gira hacia la meseta inconmovible que también gira... estancias, corrales, talleres, herramientas, tractores, abandonados... suelo tierra piedra... raíces espinas aguas... huellas y destinos... Jaramillo... imágenes que se rompen... discusiones que se derraman... obsesiones y opresión... Colonia Sarmiento... bicicletas sobre el ripio... plazas de risas... llueven almas...

fuentes de rojo y de azul...una sombra dibujada en la pared rosa... fraseo de un reloj... carricoche de gitanos... quién mira a quién...hombre de mameluco cava una fosa... las hojas de otoño siguen pasando... cañadones secos... domicilios con ventanas pequeñas... una antena sobre la loma... restos de la ruta 26... Las Pulgas... ocres y marrones... Puesto Facundo... el asfalto resplandece...y va... y no va...

...matas ruedan las ráfagas... una niña corazón verde juega conmigo... búsqueda de algún sentido dentro del sentido... nubes negras y celeste limpio... mate y tierra... chau nos decimos y abre una puerta... nos conocimos con Ivy en Leleque y nos miramos a los ojos...

... resuena ese olor... no tengo frío tampoco calor... qué entonces... vuelve y revuelve todo... la estepa, la aridez, agudizan... afinan... delicadeza...campanas de Pascuas en Ruca Huel... heridas leves sobre grandes heridas... se encienden fogatas que iluminan, enturbian... ir hacia los límites de los límites... las orillas conmueven, chicotean... y soplamos el polvo de la cabina... vuela el velo patagónico... espíritu agónico, inicial... se abre a sí mismo... estalla para ser él mismo el que estalla... y vuela polvo en el estallido...y por más que soplemos somos ese polvo del estallido...

... tiempos que han corrido hacia distintos lechos... flotar antes del hoy, del mañana, del tiempo... y la meseta brilla bella... Gobernador Costa... el azúcar chorrea de la mano... azúcar sobre la estepa... metal entre las piedras... el río Mayo vieneva...atraviesa la Pampa del Chalia... la Pampa del Chalia atraviesa al río Mayo... la tarde se abre para ellos... una tarde como otras tardes sin embargo para el Mayo y la Chalia... juntas... Chalia, Mayo y tarde, abren el espacio... lo pensado fue pensado... lo sentido, sentido... lo querido, querido... abren el estar al puro estar...

la velocidad es tanta...

... pueblos... calles... puertas... pasillos... piezas... ventanas... calles... pueblos... y campos... costas... bosques... cañadas... ruinas... tormentas, amaneceres, cielos...

y el vuelo del guanaco: yuaaacki hace el guanacozorropájaro... el desierto saca sus ojos a pasear... entre el cielo y las capas del cielo... el guanaco en su vuelo... yuaaacki en su vuelo... el guanacozorropájaro... estrella fugaz...

... mares y mares... soles y lunas... relojes que empujan las horas... colas y protestas y peleas en el Hospital de Bariloche... una roca se quiebra al calor... colectivo azul al costado del camino... canciones de madrugada blanca... llegar no es lo mismo ni es igual... y a veces vengo y a veces no...

... misterios que lanzan un movimiento, una dirección... Tekenika... Cuatro Pinos... sobre ese bosque las figuras señalan... Valle de Andorra... no todos los sentidos, no ningún sentido...

... pasto de noche... faros que van... baja neblina... formas... tranquera, pan negro, queso y café... agua helada en la cara... barro hasta las rodillas... sol calmo... las mesetas de arriba, por donde viajo... llanto profundo... un llanto profundo en el río Fuego... que es dicha, que es cauce, que es inmensidad... otra vez y otra vez y otra... hasta que se mezclen ambas aguas... las del Fuego y las del llanto...

y mi corazón no corrige... Punta Redonda... sigue escribiendo... Cerro Pedrero...lo amado convive con lo amado... Cañada de Pastos Blancos... y todo late...

... Bajos del Rosillo... parpadea el punto rojo... las piedras, los espinillos, la tierra, han puesto autofocus... flasshh!... la imagen de las piedras, de los espinillos, de la tierra... imagen de sí misma... fotos sobre fotos sobre fotos...infinita profundidad sin planos... no hay salientes donde aferrarse... no hay cómo detener el vértigo... este vértigo... no hay cómo... ir con él...acontecerlo... sólo ser ese vértigo...

pasa un entierro al que asiste todo el pueblo... chicos gritan y juegan... se reitera lo eterno... Paso Indios... Victoria... La Zeta... Carmen de Patagones... Madryn... Hito IV... El Túnel... San Julián... Trelew... Lago Fontana... Cordillera del Gato... arroyo Las Margaritas... Villa Linda... el Caserío del Chivo... Estancia Lucero...

... luces y colores... pura anchura vital... ráfagas silenciosas que se ahuecan y vuelven como música de las piedras... músicapueblopiedra...

la escarcha y el hielo y el frío deshacen las palabras... ya todo lo que pudo haber volado, ha volado... costas donde el viento se lleva la luz... y lo que está volando o está por volar... fiebre de invierno... espera y esperas... está volando... Tromen... Mallín Ahogado... o está por volar...

... la Curva de los Castillo... ropa tendida, anudada en el alambre... silla de cajón de frutas del valle... Puesto de Ernesto... ¿esas sombras flamean?... un reducido grupo de mujeres, hombres y niños, anda firme por la estepa... Pendiente del Sheken... alforjas y vasijas de barro... coplas de recuerdos y olvidos... conquistas y pérdidas... carne salada... el resguardo de Punta Silencio... mirar la angostura... mirar el arroyo que baja... mirar el monteverde... escuchar el mirar... mirar el mirar... para dejar de sólo mirar…

... Valle del Vuelo... Monte Cóndor... Cresta Rota... mapas invisibles sobre rostros, y en el aire... mapas de rostros en el aire... y ese sol cae tan rápido...

... horizonte deshecho en la desembocadura de un río... cristales destrozados por una vaca que se acerca a la aguada... Península Mitre... desagota el ahogo en mayor ahogo... Gruta del Selknam... fiesta en el caserío... iluminación a kerosene... harina, grasa y sal... Colonia Apeleg... vidalita gaucha vidalitá... Morro El Cherque...a veces viene detrás... un rancho espera a la inteligencia...

... Antorcha de hielo... se pliega la tierra... Cerro El Gordo... atardece dorado, rojo, turquesa... El Roble... la hoya nevada del Ewan... ruta blanca atraviesa el río congelado... siluetas de lengas sobre el cielo encendido... una casamata alumbrada...

... mañana que obscureció antes de despertar... sendero a Los Manantiales... textura del marrón y del firmamento... pastizal quemado... arroyo Blanco... suaves columnas de humo... danzas de brisas y del atardecer... costa del Petrel... pensión de roperos destartalados... puerta de salida a la meseta... cartel ilegible... suena un charango...

... manchas de mate sobre la hoja... un cuero seco abraza la roca... bloques de escarcha bajan por el Chico... barandas caídas en el viejo camino... señal amarilla y negra de curva a la izquierda... un pájaro sobre animales pastando... reducto y libertad...

... camión por aquella ruta... senderos anegados... la capilla de la misión... una brújula señala el sur... Observatorio sobre la Loma Quinchinal... muelle avanza adentro de la rompiente...boya roja flota... algas enredadas en sí mismas... arena que parece piedra... Punta Fría... gajos de mandarinas... una cadena que se incrusta en la rompiente... redes deshechas... espejismo de barcos naranjas y rojos... luna quieta... Puerto Viejo... tablones y olor a pez... gritos y graznidos... un casco de herrumbre... el mar...

... barrio blanco... pozos como caños... niños juegan sobre el talud... dulce de fruta fina sobre la mesa... cortinas claras... pasa un auto con parlante... oferta de frutillas y guinda... qué lejos y qué cerca... El Peñón... debajo el valle... un sendero se abre paso...huellas y vuelos fósiles...peces y moluscos en el centro de la tierra... huellas simples deternidad...

... Cañadón Bueno... cauce río... ínfimos gigantes... lentos movimientos de los ciclos... se respira fresco... de vez en cuando se corre una esquirla, y todo gira: el sol allá gira... el cielo y la nube aquella, giran... los arbustos y la piedra, giran... el Arroyo Angosto gira... Punta Cantera gira... el silencio gira... las voces de la meseta giran... los zorros, los guanacos, el cóndor, giran... el puma gira... el caserío, los palos, la liebre y el camino, giran...

de vez en cuando se detiene una gota, y todo se detiene: el sol allá se detiene... el cielo y la nube aquella, se detienen... los arbustos y la piedra, se detienen... el Arroyo Angosto se detiene... Punta Cantera se detiene... el silencio se detiene... las voces de la meseta se detienen... los zorros, los guanacos, el cóndor, se detienen... el puma se detiene... el caserío, los palos, la liebre y el camino, se detienen...

esquirla de este universo, gota de este tiempo, lejos y cerca...

... una pieza rodeada de piezas rodeadas de nada... tablero de ajedrez cae de la repisa y del acantilado... Cholila... rama dentro de un balde remueve ropa y jabón... un cinto ata la hoja de la ventana... lago Los Cisnes... arroyo La Madera... caja de cartón granny smith es la mesa para el desayuno... Cerro Tres Torres... toalla y diarios para tapar el frío... fotos pegadas a la pared... vela amarilla sobre plato amarillo... Río Lepa... valija negra cuelga de un clavo... radio sin pilas... cables resecos dan vuelta por el piso... zapatillas agujereadas en las puntas y cosidas con hilo marrón... Loma Guacha... fuentón rojo con platos de latón... Estancia La Burrada... frazadas de mantel... porotos dentro de olla azul... Zanjón Hondo... techo y más techo... baldosas y más baldosas... paredes y más paredes...

... Colonia Fitirihuin... noche grande... aire negro... suelo brillante... el pie de La Boscosa...vino tinto se derrama sobre la carta abierta... tabaco encendido... Laguna Engaño... lata cortada de dulce de batata con cenizas... sombras de cosas quietas... ocres y terracotas de cantos rodados... orillas del Carrenleufú... pisadas de barro...el monte indica... un alambre enrosca el cielo... veril del Encanto... una boleta de la pensión San Martín... los restos de una cámara fotográfica... silueta del Cerro Riscoso... astillas flotan y acarician... olores del Menéndez... escritorio de tabla y una pata... hojas que asoman debajo de la cama... sábanas azules y verdes... gusto a tostadas de pan ancestral... desvío a Gualjaina... escuela del Viejo Maitén... pupitres de madera pintada... asta torcida... un palenque y un taco de pino... borrón de tinta sobre el piso... Cumbres de Las Pirámides...

decostado el oiú abre el viento... resopla el aire sobre el oiú que lo abre de costado... sopla el viento sobre la meseta que lo surca, lo desvía, lo enfrenta... patagoniaviento... Pampa del Tepuel... ojospatagónicos... las casas bajas de Languineo... patagoniacielo...

valle en la raíz del Cordón de Los Tobas... patagoniatierra.... Cerro La Peligrosa... patagoniaoiú... Caserío de Los Pocitos... pensamientopatagónico... puesto alameda...

y la palabra dispersa... desplegada... minúscula... hecha arbusto, piedra, polvo, vacío, espacio, instante... agua andando libre y encausada... sonidos del vintter... llueve apenas sobre la tierra...la cumbre del llano dice que dice...

el valle contesta que sí... sí por fin, sí... la meseta dice sí... el río dice sí... la montaña dice sí... sí, por fin sí...

... bolsos vacíos... un costurero de mimbre... dulces músicas del cuerpo caminando entrelbosque... el pecho comprende al aire... los ojos, la luz... la piel, el rocío... lo que pienso, me piensa... lo que siento, me siente... lo que creo, me cree...

Cruce a tecka... primeros pinos... la frontera era un río.

 

 

 

                                                   

©  Temakel. Por Esteban Ierardo