Temakel:  Mitologia  Arte  Filosofía Literatura fantástica  Historia y simbolismo Aperturas Textos olvidados Patagonia mítica  Caminata urbana  Símbolo y geografía   Viajeros y exploradores  Sonidos y cultura  Links Este mundo

 

          Inicio Volver Argentina Invisible    Contacto   

   

 

SENTIDO DE LA SECCIÓN LA ARGENTINA INVISIBLE

       

    Argentina procede de Argentum: plata. En 1516, el navegante español Juan Díaz de Solís descubrió un amplio curso de agua, el río más ancho del planeta. Lo llamó Mar Dulce. En 1527, Sebastian Gaboto lo rebautizó con el nombre de Río de La Plata. El río, la ruta de agua, que llevaba hacia El Dorado, las tierras saturadas de oro y plata. Argentina era el sendero que aseguraría la posesión de la riqueza por el conquistador hispano.

   La Argentina presente expresa la continuidad de esa inicial vocación depredatoria del conquistador ibérico. La Argentina es fuente de riqueza, oro y plata, para acreedores y empresas extranjeras, y para sus oscuros socios locales. Pero junto a la Argentina visible, estrangulada por el vaciamiento y la injusticia social, quizá aún perdure la otra, la Argentina Invisible en la expresión del olvidado escritor Eduardo Mallea. Una nación secreta de potencialidades y legados aún no debidamente conocidos o desarrollados.

   En este sección avanzaremos entre los dos rostros de Jano: el país de la devastación y el de la dignidad que todavía resiste.

  Variados serán los contenidos específicos: links hacia entidades benéficas e instituciones o iniciativas destinadas a promover el poder ciudadano; personajes de la historia cuya integridad moral, el vigor de su voluntad o su misión social, pueden ser hoy más que nunca un ejemplo en un país despojado de ideales patrióticos en buena parte de su clase dirigente; y artículos sobre diversos aspectos sociales del país.

      El espíritu de este portal es universalista. Busca, esencialmente, explorar los poderes del arte, el mito y el pensamiento como formas de  trascendencia. Pero, en este caso, Temakel se funde con lo local. Con la realidad envolvente de mi propia tierra. Porque el amor por lo universal de la cultura de quien esto escribe se entremezcla con el aire de los que sufrieron, murieron y resplandecieron en la misma tierra. Las plantas y las grietas de mi suelo conviven con el fervor por todas las tierras y todas las culturas.

                                                                                                    E.I

 

                                                            ©  Temakel