Inicio  Mapa del sitio Volver aperturas
  

 

SAN FRANCISCO DE ASÍS Y SU CANTICO DEL HERMANO SOL

CANTICO DEL HERMANO SOL
(...) Loado seas, mi Señor, con todas tus criaturas,
especialmente el hermano Sol,
el cual hace el día y nos da la luz. 
Y es bello y radiante con gran esplendor; 
Y de Ti, Altísimo, nos hace mención. 
Loado seas, mi Señor, por la hermana luna y las estrellas; 
en el cielo las has formado claras y preciosas y bellas. 
Loado seas, mi Señor, por la hermana agua 
la cual es muy útil, y humilde, y preciosa, y casta. 
Loado seas, mi Señor, por el hermano fuego, 
con el cual alumbras la noche, 
y es bello y jocundo, y robusto y fuerte. 
Loado seas, mi Señor por nuestra madre tierra, 
la cual nos sustenta y gobierna, 
y produce diversos frutos con coloridas flores y hierbas. 
(...) Loado seas, mi Señor, por nuestra hermana 
muerte corporal, 
de la cual ningún hombre viviente puede escapar. (*) 

Ojo que atraviesa el cielo. Apertura, desde lo terrestre, hacia el centro del movimiento.  

 


 (*) Fuente:
  San Francisco de Asís, Leyendas de Amor y virtud, ed. Errepar.

 

 

 

 

   ©  Temakel.

 
   Inicio  Mapa del sitio