Inicio Temakel Volver Astronomia   Contacto Mapa del sitio

 

 

 

   

LA CONTINUA TORMENTA DE JÚPITER     

                                   

                         

                                  

    El Hubble observa la antigua tormenta en la atmósfera de Júpiter

    Cuando los astrónomos del siglo XVll orientaron sus telescopios hacia Júpiter, observaron un punto rojizo visible en el planeta gigante. Este gran punto rojo todavía está presente en la atmósfera de Júpiter, luego de 300 años. Ahora se sabe que es una tormenta extensa, que gira como un ciclón. Parece un huracán de baja presión en el mar caribe; sin embargo, el punto rojo rota hacia la izquierda, lo cual evidencia que se trata de un sistema de alta presión. Los vientos dentro de esta tormenta joviana alcanzan velocidades de cerca de 270 mph. El punto rojo es la tormenta más grande del Sistema Solar. Con un diámetro de 15.400 millas, es casi dos veces el tamaño del planeta Tierra y una sexta parte del diámetro del propio Júpiter. La larga vida del punto rojo puede deberse al hecho de que Júpiter es un planeta gaseoso. Falta una superficie sólida, que disiparía la energía de la tormenta, como sucede cuando un huracán hace recalada en la tierra. Sin embargo, muchas veces, el punto rojo cambia dramáticamente su dimensión en cuanto a tamaño y color. Tales cambios fueron registrados por las imágenes planetarias de las cámaras fotográficas 1 y 2 de Júpiter obtenidas por el famoso telescopio Hubble, de la NASA.  Los astrónomos estudian los fenómenos del tiempo en otros planetas para obtener una mayor comprensión del clima de nuestra propia tierra. Al carecer de una superficie sólida, Júpiter nos permite un experimento de laboratorio para observar fenómenos del tiempo bajo condiciones muy diferentes a las imperantes en la tierra. (*)

(*) Fuente: gbsystems.com/web/astro/hubble/050899.htm

 

  

                                                   

©  Temakel