Inicio  Mapa del sitio  Volver índice textos sobre mitología, simbolismo y religión:  1  2

 

 

  

 

ROMANTICISMO Y ALQUIMIA (*)

                                                                                              Por  María Andrea Castellino

 

 Lámina alegórica del Musaeum hermeticum (1678). Los "siete metales" alquímicos (oro, plata, hierro, mercurio, cobre, plomo y estaño), aparecen representados en el interior de la tierra, en la que se engendran; al mismo tiempo, los metales de la Alquimia se asocian en el cielo con el Sol, la Luna, Marte, Mercurio, Venus, Saturno y Júpiter, respectivamente.

 

Breve aclaración y orientación de lectura:

 La intención de estas líneas es conocer la influencia en el romanticismo, en este caso a través de Charles Baudelaire, del pensamiento alquímico y la escuela hermética. También relacionar con la obra de este poeta alguno de los principios del Kybalión, máxima expresión de esta filosofía.
Solo por una cuestión de organización decidí exponer en principio, como introducción, los antecedentes, contexto histórico y referentes más importantes de estas líneas de pensamiento. A continuación incluí una síntesis cronológica del poeta y finalmente, de manera arbitraria, y a riesgo de hacer una interpretación errónea, elegí parte de sus obras y procedí a relacionarlas con alguno de los principios herméticos.

Introducción


El pensamiento griego, la escuela Hermética, la alquimia

El pensamiento griego
Los primeros filósofos griegos llegaron a la conclusión de que la tierra estaba formada por unos cuantos elementos o sustancias básicas. Empédocles de Agriento, alrededor del 430 a. C. estableció que tales elementos eran cuatro: tierra, aire, agua y fuego. Un siglo más tarde, Aristóteles supuso que el cielo constituía un quinto elemento, el éter. Los griegos creían que las substancias de la tierra estaban formadas por las distintas combinaciones de estos elementos en distintas proporciones.
Siempre existió en los griegos un interés especial por la composición de la materia y sus características, si era continua o discontinua, es decir si podía ser dividida y subdividida en un polvo cada vez más fino, o si, al término de este proceso se llegaría a un punto en el que las partículas fuesen indivisibles. Leucipo de Mileto y su discípulo Demócrito de Abdera (aprox 450 a. C) insistían en que la segunda hipótesis era la verdadera. También pensaban que una substancia podía convertirse en otra al ordenar sus átomos (nombre que le dio Demócrito a estas partículas indivisibles) de diferente manera. Si tenemos en cuenta que es solo una sutil hipótesis, es sorprendente la exactitud de esta intuición. Pese a que la idea pueda ser hoy evidente, estaba muy lejos de serlo en la época en que Platón y Aristóteles la rechazaron.
Este particular planteo sobre la materia, su continuidad o discontinuidad, me pareció una buena introducción al pensamiento griego. El hecho de que existiese una preocupación por este tipo de cuestiones tiene que ver con alguno de los rasgos particulares de su manera de pensar. Los griegos no dudaban de que "... el universo no es caprichoso: obedece a la Ley y, por consiguiente, es susceptible de una explicación", esta ley es la que llamaban Anáke, la Necesidad, un orden de las cosas que ni siquiera los dioses pueden infringir. Muchas de las tragedias griegas están forjadas alrededor de la certeza de que esta ley reina en los asuntos humanos y no el azar, idea que el romanticismo retomara en la construcción de sus obras, como en William Blake, "El rugido de los leones, el aullido de los lobos, el furor del mar encrespado, son partes de la eternidad, excesivamente grandes para el ojo del hombre" este autor al igual que los griegos manifiesta que "...en la más compleja y aparente fortuita combinación de acontecimientos existe un designio, aunque no podamos llegar a comprenderlo".Otro aspecto permanente del pensamiento griego es que el universo, tanto el físico, como el moral, no debe ser solo racional, por consiguiente cognoscible, sino también simple, la multiplicidad aparente de las cosas es solo superficial.
Si bien es posible ampliar la descripción de los rasgos característicos de la forma de pensar de los griegos, me ajustaré a cómo se relaciona con la escuela hermética y con la alquimia. Para interiorizarnos sobre este aspecto voy a comenzar con un filósofo egipcio que Charles Baudelaire retoma en el primer poema titulado "Al lector" de su libro "Las flores del mal", su nombre es Hermes, la fecha de su nacimiento se ha perdido en el tiempo, pero se dice que fue contemporáneo de las más antiguas dinastías de Egipto y se estima que vivió en la segunda mitad del siglo II d. De C. y murió hacia el año 330. Después de su muerte los egipcios lo deidificaron e hicieron de él uno de sus dioses bajo el nombre de Thoth (dios inventor de la escritura y regente del tiempo). Luego los griegos lo adoptaron y posiblemente fueron los neoplatónicos los que lo llamaron Hermes Trismegistros o Tres veces Grande, porque era considerado como rey, legislador y sacerdote. A él se le atribuye la ciencia hermética compuesta en parte por los Libros Herméticos que constan de cuarenta y dos libros sagrados de sabiduría egipcia. Hay divergencia en el origen de los textos que componen el cuerpo hermético, por un lado se dice que más que un dios, estos escritos parecen referirse a un mítico rey egipcio del siglo XX antes de Jesucristo, inventor de todas las ciencias. Otras teorías atribuyen la paternidad de las obras a una secta gnóstica. Lo importante en todo caso es saber que únicamente se conservan fragmentos de esta literatura (Poimandres, La Llave, Asclepios, Tabla Esmeraldina), algunos en griego y otros en latín, hallados sobre paredes de templos o en viejos papiros que parecen haber sido transmitidos por un egipcio helenizado (s. II-III). Esta literatura que es la que da origen a la doctrina filosófica-religiosa conocida como hermetismo, ejerció gran influencia sobre la alquimia y magia medieval. Las traducciones al español que existentes del corpus hermético son: "Hermes Trimegisto", "Tres Tratados" y "Los Escritos Sagrados de Hermes".

La doctrina Hermética
La Hermética, que como decíamos es la ciencia adjudicada a Hermes, posee dos cuerpos:
El Hermetismo Filosófico: Más griego que egipcio, pero con propósito de unir la religión griega a la egipcia (las obras de Plutarco, Asclepíades, Jámbico, etc. están dentro de esta corriente), constituye una cosmogonía y escatología con numerosas doctrinas análogas a las del gnosticismo.
El Hermetismo Mágico-Astrológico: Basado en correspondencias entre fenómenos terrestres y celestiales, y entre las partes de la naturaleza y el cuerpo humano, así como en su esencia y elementos que lo integran. Es en esta corriente donde se pueden ubicar, entre otros textos del romanticismo, los de William Blake, Edgar A. Poe y Charles Baudelaire.
Dentro de lo que se denomina corpus herméticus no se dejarán de percibir las problemáticas que analizan y desarrollan el pensamiento griego hasta alcanzar la síntesis fantástica e inigualable de Platón. En realidad, Hermes propone los fundamentos del pensamiento occidental. Sus grandes y repetitivos temas son la afirmación de la Unidad del Todo; la presencia universal e inmanente de la Inteligencia y del Espíritu; la inteligibilidad de la realidad. El concepto de la creación como manifestación de lo inmanifestado. La materia como continente pasivo y la Luz inteligible, pleroma de arquetipos, como el agente activo de la manifestación. El concepto del Mundo como un Cosmos. La observación de la evolución de la naturaleza, siempre la misma, siempre renovada en el proceso continuo de la Vida, de muertes y nacimientos de individuos pero de permanencia en vigor arquetípico del género y la especie (una representación clara se ve en el texto de un autor romántico como Poe, "Coloquio de monos y unas"). El juego de la Libertad, la Necesidad-Destino y la realidad trina del Hombre: Mente-Razón-Sentido, Espíritu-Alma-Cuerpo. El concepto de Energía, del griego "energós", lo que actúa desde adentro y por sí mismo ( pivote fundamental en Blake). Y millares de otros temas nacidos de la observación y de la participación con la Inteligencia del Todo, están vivos y presentes desde Parménides hasta nosotros.Esta escuela habla el lenguaje del espíritu y de la inteligencia, más allá del Tiempo, en el instante Eterno e incomprensible del entender, del darse cuenta y del tomar conciencia.Los principios fundamentales de verdad del hermetismo son siete, descubiertos a través del Kybalion, y también son siete los estados de materia o mundos.
He aquí, los Siete estados de materia diferentes que tiene que ver con la evolución:

El mundo de Dios
El mundo de los Espíritus Virginales
El mundo Divino
El mundo del Espíritu de Vida
El mundo del Pensamiento
El mundo del Deseo
El mundo Físico

Y he aquí los siete principios fundamentales de verdad:
"Los principios de Verdad son
siete: el que comprende esto
perfectamente, posee la clave
mágica ante la cual todas las
puertas del Templo se abrirán
de par en par".

EL KYBALION

I. El principio del Mentalismo:
"El TODO es Mente; el universo es mental"
Para el Hermetismo Dios es incognoscible. De ahí que, con frecuencia, se le llame "La Ley" o "El Gran Desconocido". La literatura clásica de Hermes se llama Nous, que quiere decir mente. Así, el problema se resuelve igualando a Dios a la Mente Universal que, de acuerdo con el Primer Principio Hermético, es la fuente de todo. El Universo es mental, las emociones, sentimientos, pensamientos, pueden ser alterados en cualquier grado, luego todo cuanto nos rodea puede ser transmutado a la forma que más nos favorezca, hasta la menor de las partículas atómicas es susceptible a este cambio. Lo inferior siempre termina dominado por lo superior.
II. El Principio de Correspondencia:
"Como es arriba es abajo, como es abajo es arriba"
El principio de correspondencia es el gran principio hermético que relaciona al hombre con el Cosmos. Como es arriba es abajo, como es en el microcosmo es en el macrocosmo.El hombre se encuentra siempre en medio del Universo, pues el Universo se encuentra en todas partes. El hombre, en realidad, es una réplica de todo el universo; de universos en una pequeñísima escala, y por esta razón es capaz de alcanzar conscientemente todo el universo que se encuentra fuera de él. Porque tiene dentro de sí mismo un algo definido que guarda una relación especial con cada parte separada del universo exterior.

III. El principio de Vibración:
"Nada está inmóvil; todo se mueve; todo vibra"
IV. El principio de Polaridad:
"Todo es doble; todo tiene dos polos; todo su par de opuestos: los semejantes y los antagónicos son lo mismo; los opuestos son idénticos en naturaleza, pero diferentes en grado; los extremos se tocan; todas las verdades son semiverdades; todas las paradojas pueden reconciliarse".

V. El principio del Ritmo
"Todo fluye y refluye; todo tiene sus períodos de avance y retroceso; todo asciende y desciende; todo se mueve como un péndulo; la medida de su movimiento hacia la derecha, es la misma que la de su movimiento hacia la izquierda; el ritmo es la compensación".
VI: El principio de Causa y Efecto
"Toda causa tiene su efecto; todo efecto tiene su causa; todo sucede de acuerdo con la Ley; la suerte no es más que el nombre que se le da a una ley no conocida; hay muchos planos de casualidad, pero nada escapa a la Ley".
VII. El Principio de Generación
"La generación existe por doquier; todo tiene sus principios masculino y femenino; la generación se manifiesta en todos los planos".

La alquimia

"Alquimista del dolor", dijo de sí mismo Charles Baudelaire. ¿A qué se le llama alquimia? ¿Qué principios y fundamentos encarnan en este arte en el que Baudelaire y muchos románticos se inspiraron para llevar adelante sus obras y que fue su forma de transitar la vida?.La alquimia tiene una estrecha relación con la doctrina hermética, ya que se cree que Hermes también fue el iniciador de este arte, aunque todavía existen dudas acerca de su verdadero origen, ya que en su desarrollo histórico, geográficamente, pueden encontrarse varios lugares de comienzo. Si vamos al caso existen la alquimia griega, árabe, hindú y china.. Por un lado se atribuye su creación al dios Hermes de Egipto y por otro (como en la leyenda transmitida por Zosimus de Panopolis, alquimista griego del siglo II de nuestra era, basada en el Libro de Enoch) a los ángeles caídos que revelaron al hombre los secretos de la magia, la astrología, la alquimia y el poder de las hierbas. Por una cuestión de espacio decidí detenerme menos en su desarrollo histórico, que implicaría un análisis de mayor profundidad, para dedicar más atención a lo que conllevan sus fundamentos.
Según la definición del Diccionario de Ciencias Ocultas, el término Alquimia, proviene del vocablo árabe Ul-khemi, y es como su nombre lo indica, la química de la naturaleza. Ul-Khemi, Alkimia es una palabra arabizada sacada del griego "jugo", aunque también es factible encontrar que proviene del vocablo egipcio khem o khamé (tierra negra) o al término árabe al y griego chemia). Entre los grandes hombres de ciencia que se cuentan como sus practicantes esta Teofrasto Paracelso y Rogerio Bacon. Podemos decir muchísimas cosas acerca de lo que vale, lo que significa y a lo que a dado lugar la alquimia de los magos pero lo fundamental es decir que estos perseguían la fabricación del oro espargírico, la panacea universal y el elixir de la vida. Estos trabajos infatigables relativos a la transmutación de los metales dieron un sinnúmero de descubrimientos, muchos de los cuales fueron desarrollados y formaron parte fundamental del progreso científico de la humanidad, de hecho algunos que hoy se creen esencial y exclusivamente modernos eran conocidos por los magos y los alquimistas de las más remotas edades, por eso efectivamente, la alquimia es la precursora de la química moderna y comparativamente es para la química lo que la astrología es para la astronomía. La alquimia trata de las fuerzas sutiles de la naturaleza y de las variadas condiciones de la materia en las que aquéllas obran. Se estudia bajo tres aspectos distintos que admiten muchas interpretaciones diferentes, el cósmico, el humano y el terrestre. Estos tres métodos eran típicos bajo las tres propiedades alquímicas: el azufre, el mercurio y la sal.
Lo cierto es que la alquimia era el arte hermético por excelencia, que se basaba en la idea de la transmutación de los bajos metales en oro y del proceso denominado Misterium Magnum (conocimiento de las fuerzas sutiles de la naturaleza) para obtener el Lapis Philosophorum (Piedra Filosofal) y el elixir para alargar la vida.
Pero la Filosofía Hermética encierra un significado más general que la transmutación de los metales, también afirma que si se llega a alcanzar el entendimiento, la transmutación del alma es posible. Lo que conlleva la alquimia como principio ontológico es la noción de cambio de la materia y como también se basa en los principios aristotélicos de que todo lo existente esta constituido por solo cuatro elementos esenciales, nosotros como seres en la misma condición, tenemos la posibilidad de cambiar nuestra estado interno para ser uno con el universo. Como cita El Kybalion "La mente, así como todos los metales y demás elementos, pueden ser transmutados, de estado en estado, de grado en grado, de condición en condición, de polo a polo, de vibración en vibración. La verdadera transmutación hermética es una práctica, un método, un arte mental".



EL ROMÁNTICO, EL ALQUIMISTA DEL DOLOR, CHARLES BAUDELAIRE

Charles Baudelaire 

Al lector:

La necedad, el error, la codicia, el pecado
invaden nuestro espíritu y agotan nuestro cuerpo;
y alimentamos todos nuestros remordimientos
como alimentan los mendigos su miseria.
Los pecados son tercos, débil nuestro pesar;
nos hacemos pagar todas las confesiones,
y tornamos, alegres, al camino fangoso,
creyendo que un vil llanto borra todas las manchas.
Del mal en la molicie es Satán Trimegisto
quien largamente mece nuestro hechizado espíritu
Y el metal opulento de nuestra voluntad
Se evapora al influjo de tan sabio alquimista.
El diablo es quien nos mueve igual que a marionetas.
En lo más repugnante hallamos un imán;
Descendemos un paso, cada día, al infierno,
Sin horror, a través de tinieblas que hieden.
Y como un laberinto que devora y que besa
el seno maltratado de una hetaria decrépita,
hurtamos al pasar un goce clandestino
exprimiéndolo igual que una naranja seca.
Espeso, hormigueando cual un millón de helmintos,
hierven en nuestros cerebros un pueblo de Demonios
y cuando respiramos, baja a nuestros pulmones,
la Muerte, río invisible, entre sordos gemidos.
Si el estupro, el veneno, el puñal, el incendio,
no han realzado ya con sus amables trazos
el trivial cañamazo de un mísero destino
es porque nuestras almas no son bastante audaces.
Pero entre los chacales, las panteras, las perras,
Los monos y escorpiones, los buitres, las serpientes,
Y esos monstruos que ladran, rugen, gimen y reptan
En el infame circo de todos nuestros vicios.
Hay uno más horrible, más vil y más inmundo.
Aunque no manotea ni exhala grandes gritos
Es capaz de trocar la tierra en un despojo
Y en un solo bostezo se tragaría el mundo.
¡Es el tedio - empapado de involuntarias lágrimas
sueña en vagos cadalsos mientras fuma su opio.
Ya conoces lector al delicado monstruo,
-¡hipócrita lector - igual a mí -, mi hermano!

Charles Baudelaire, Las Flores del mal, México D.F., año 1994, Edit. Porrúa, P. 3.


Síntesis cronológica

Nace en París, el día nueve de abril de 1821. En 1866, durante una estancia en Bélgica, un ataque lo paraliza y lo deja casi mudo. Nunca se recupera de la afasia y la hemiplejía. Agoniza durante un año y fallece a la edad de 46 años un 31 de agosto de 1867.
Si bien sus comienzos literarios son en una obra colectiva en 1843, Versos, publicada con los nombres de Le Vavasseur, Prarond y Argonne, su colaboración es anónima y lo que realmente marca su comienzo es una obra como crítico de arte, Salón de 1846, que es una loa a su amigo Delacroix, y una critica a pintores oficiales. En ese mismo año descubre la obra de Edgar A. Poe, que ve como ese otro incomprendido que se le asemeja. Durante 17 años va a traducirla y revelarla.El 4 de febrero de 1857 envía el manuscrito de "Las Flores del Mal" y el 8 de marzo del mismo año se publica la traducción de las "Nouvelles Histories extraordinaires", de Poe. El 25 de junio el editor pone en venta "Las Flores del Mal" y con esto comienzan las persecuciones judiciales de la obra lo que determina la supresión de seis poemas.

Las Flores del mal

"Al poeta impecable, al perfecto mago de las letras francesas, a mí muy querido amigo y muy venerado. Maestro y amigo, Teófilo Gautier, con los sentimientos de la más profunda humanidad, dedico estas flores enfermizas"

Su relación con el Principio hermético de Polaridad:
"Todo es doble; todo tiene dos polos; todo su par de opuestos: los semejantes y los antagónicos son lo mismo; los opuestos son idénticos en naturaleza, pero diferentes en grado; los extremos se tocan; todas las verdades son semiverdades; todas las paradojas pueden reconciliarse".
Es evidente que "Las Flores del Mal" nombran la milagrosa síntesis de los opuestos. Entre el esplín e ideal se establece la lucha, la agonía de la existencia. "El esplín es el tedio, la rutina, la rueda cotidiana de la esperanza y el desengaño, la melancolía de vivir, en especial esos atardeceres pizarros que agrisan París". Que más que esas sensaciones contradictorias que este poeta transmite de manera tan espléndida para comprobar la irrefutable certeza de que todo tiene dos polos. El genio literario de Baudelaire sería inexplicable sin este París melancólico, sin el aburrimiento, sin el desánimo y el mal humor, sería inexplicable sin esa rueda cotidiana de la esperanza y el desengaño, sensaciones encontradas inspiradas por el mismo escenario. Y frente a esta síntesis milagrosa de los opuestos, Baudelaire, el poeta, no retrocede sino que busca el amparo y el refugio en el ideal superador de esa realidad que lo oprime, se universaliza y adquiere significación de absoluto para definir la condición universal de la existencia humana, para animarse a bajar a los abismos del alma. A continuación, algunos fragmentos de poemas de su libro como ejemplo...

Bendición

"Sed bendito, Dios mío, que otorgáis el dolor
cual divino remedio de nuestras impurezas
y como la más pura y más divina esencia
que dispone a los fuertes para los santos goces.

Yo sé que reserváis un lugar al poeta
En la fila dichosa de las santas Legiones,
Y que lo convidáis para la eterna fiesta
De las Dominaciones, los Tronos, las Virtudes.

Yo sé bien que el dolor es la única nobleza
Donde no morderán la tierra ni el infierno,
Y que para trenzarme en corona mística
Son precisos el mundo y todas sus edades.


Elevación


Tras todas las molestias y las enormes penas
Que agobian con su peso la existencia brumosa,
¡dichoso aquel que puede con sus alas pujantes
lanzarse hacia otro campo luminoso y sereno!

Y cuyos pensamientos igual que unas alondras,
En la libre mañana hasta el cielo se elevan,
que vuela por la vida y sin esfuerzo entiende
lo que dicen las flores y todo lo que es mudo.


Su relación con el Principio hermético de Correspondencia:
"Como es arriba es abajo; como es abajo es arriba".
Al poeta le atraen las armonías, las correspondencias, las comparaciones o metáforas, las analogías que puede establecer entre él y las cosas del mundo exterior. Aunque se aleja de los análisis de la realidad cósmica, al contrario de Blake que aspira a comprenderla, Baudelaire no es ciego a la existencia de ese mar de símbolos que el universo pone ante sus ojos, al parecer los reconoce más con una sensación de espanto que de placer, con miedo a lo desconocido, al misterio que encierran las cosas. Por ejemplo en el caso de "El hombre y el mar" hace una analogía entre el interior del hombre y los fenómenos de la naturaleza, se percibe la inquietud que le provoca no acceder a los secretos de ambos.
Fragmentos de algunos poemas.
El hombre y el mar
Te gusta buscar el fondo de tu imagen,
La abarcas con los ojos y los brazos; tu pecho
se olvida algunas veces de sus propios latidos
Escuchando el rumor de esa queja indomable
Entre ambos sois discretos al para que tenebrosos;
Hombre, nadie ha llegado al fondo de tu abismo;
¡oh mar nadie conoce tus ocultos tesoros,
¡tanto celo mostráis en guardar tus secretos!


Himno a la belleza


¿Surges del hondo cielo o subes del abismo,
belleza? Tu mirada infernal y divina, vierte confusamente beneficios y crímenes,
Por lo cual se te puede comparar con el vino.

Tu pupila contiene el ocaso y la aurora.
Derramas los perfumes cual noche de tormenta;

............................................

¿subes del negro abismo o bajas de los astros?
El destino hechizado, te sigue como un perro;
Vas sembrando al azar el desastre y el júbilo.
Y todo lo gobiernas sin responder a nada.

Y te burlas, Belleza, de los muertos que pisas.
El horror no es la menos preciosa de tus joyas
Y entre tus dijes, más prestigiosos, el crimen
danza lleno de amor entre tu vientre orgulloso.


Por último me gustaría retomar a Baudelaire con la denominación que él mismo se adjudica, "el alquimista del dolor" y a través de ellas acercarnos, aunque sea tímidamente, a la búsqueda de este genio poético.
Mi corazón puesto al desnudo

"Hay en todo hombre, a toda hora, dos proposiciones simultáneas, una hacia Dios, otra hacia Satán. La invocación a Dios o espiritualidad, es el deseo de ascender de grado; la de Satán, o animalidad, la alegría de descender"

(*) Fuente: Trabajo realizado por María Andrea Castellino en el contexto de la materia Principales Corrientes del Pensamiento Contemporáneo de la Carrera de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Buenos Aires en el año 2000.

Notas:

1. (c. 490-430 a. J. C.) Intentó reconciliar la doctrina de la permanencia del ser con la de la realidad de la experiencia del cambio y del movimiento, defendida por Heráclito. Predicó la doctrina de los "cuatro elementos", tierra, agua, fuego y aire, por cuya mezcla se formaban todas las cosas individuales; el amor y el odio eran la causa del movimiento y, por lo tanto, de la mezcla de esos elementos. Esto le llevó a introducir una teoría del valor en la explicación de la naturaleza, puesto que el amor y el odio eran también responsables del bien y del mal en el mundo.

2. (450 a J. C.) Contemporáneo de Empédocles y Anaxágoras y fundador de la escuela de Abdera. Defendió el principio de que todas las diferencias cualitativas de la naturaleza pueden reducirse a diferencias cuantitativas. Así, Leucipo dividió el "Ser" homogéneos, distribuyéndolos en el espacio infinito en una infinita variedad de formas. Estas pequeñas partículas del "Ser" estaban separadas por el no "Ser", es decir, el vacío. El "Devenir" de las cosas era esencialmente el resultado del movimiento de estos átomos en el espacio y de su unión casual.

3. (c 460 -C. 360 a J. C.) Desarrolló la primera filosofía de la naturaleza de tipo materialista, aparte de la de Leucipo. Su influencia fue transmitida por el poema de Lucrecio, hasta los siglos del Renacimiento, época en que la atención de los científicos se orientó hacia el estudio de la naturaleza. Explicó la percepción humana como emanación de minúsculas copias de las cosas sensibles (eidola) que, mediante su impacto sobre los átomos de la mente, dejan impresiones, que son las causas de la memoria.

4. H. D. F. Kitto, Los griegos, Buenos Aires, 1963, Editorial Universitaria de Buenos Aires, P. 243)

5. George Bataille, La literatura y el mal, 1971, Colección Ser y Tiempo, P. 124, material de la cátedra.

6. OP. CIT., Los griegos, P. 243.

7. (428 7-348 a J. C.) Fue uno de los más importantes pensadores griegos. Fue miembro del círculo Socrático, adquirió un conocimiento profundo de las filosofías de los Pitagóricos, Heráclito, los eleatas, y otras escuelas presocráticas. La Filosofía de Platón señala una de las más altas cumbres del genio filosófico griego.

8. Literalmente, el término griego significa henchimiento. Fue usado por los gnósticos para designar el mundo de la luz o el mundo espiritual de los eones llenos de vida divina.

9. Filósofo presocrático de finales del sigloVI a. J. C. fundador de la escuela eleata; desarrolló el concepto del "Ser" frente al "Devenir" de Heráclito. Para pensar debemos admitir previamente la existencia de algo, debemos suponer que algo es. Lo que no es no puede ser pensado y no puede ser.

10. Diccionario de Ciencias Ocultas, Buenos Aires, República Argentina, 1956, Edit. Noseda y Compañía, P. 82 - 85.

11. (1493 - 1541) Era médico e intentó usar la filosofía como uno de los pilares de la ciencia médica. Su filosofía es una misteriosa mezcla de neoplatonismo, experimentación y supersticiones mágicas. Rechazó gran parte de las teorías tradicionales de Galeno y de los médicos árabes.

12. (1214-1294) Perteneciente a la orden de los franciscanos. Descubrió la importancia de la aplicación deductiva de principios e insistió en la necesidad de una comprobación experimental de los resultados.

13. Delacroix, pinto romántico que se impone sobre la pintura clasista de Ingres (1824).

14. Charles Baudelaire, Las Flores del mal y Diarios íntimos, México D.F., 1994, Edit. Porrúa, P. 15.

15. IBID, P. 25.

 

   ©  Temakel. Por Esteban Ierardo