Un momento de la filmación de Stalker (1979), film de Tarkovski y una de las máximas obras de arte en la historia del cine. Tarkovski, a la derecha, junto con Alexander Kaidanovski detrás,  observan la negrura en el piso, metáfora acaso del abismo superior a las palabras hacia el que se enfila el arte.

 

   El arte como ansia de lo ideal

   Inicio Temakel         Volver Portada KENOS