Imagen en  Theosophia practica, de Georg Gichtel  del hombre sujeto a las influencias negativas de los planetas y los elementos. Ejemplo típico del Renacimiento del humano relacionado con la amplitud de la naturaleza terrestre y celeste que puede asociarse con el hombre integrado al cosmos imaginado por Kircher en su Mundus Subterraneus, donde "las arterías son los ríos, la vejiga el mar. Los siete miembros principales son los siete cuerpos metálicos, las piernas las canteras, la carne las tierras, los cabellos la hierba".

 

  El cuerpo y la naturaleza en la edad media y el Renacimiento