Ludwig van Beethoven. Aún cuando perdió la audición, su creación se mantuvo exuberante. Una de las tantas señales de su condición de elegido por las musas; es decir: la indicación de su carácter de sujeto creador que vierte a través de su obra fuerzas creadoras universales.