La tumba egipcia más antigua hallada hasta la fecha, de unos 4500 años aproximadamente. Se encuentra en las cercanías de Gizeh. Acaso perteneció a un funcionario del faraón. Desde su tumba,  el alma egipcia iniciaba su vuelo hacia la morada de Osiris para atravesar un juicio del que dependía su inmortalidad.