Inicio Temakel Literatura Cine Música Pintura Teatro  Contacto Mapa del sitio

 

 

 

VAN GOGH PROMETEO

Por Georges Bataille

Van Gogh:  inventor de pinturas de fuego. En el artículo que presentamos aquí en Temakel, Bataille se acerca al gran artista holandés desde la palpitación de un pensar filosófico. Bataille, uno de los más trascendentes pensadores del siglo xx, encuentra en Van Gogh a un invocador del sol, a un brujo de la imagen que conspira contra el mundo ordenado y estable. Conspiración que se gesta a través de una imagen pictórica que es el equivalente en la tierra de la luminosidad solar en el cielo. Y esto porque en los lienzos de Van Gogh vive un pequeño sol, la fuerza trascendente de la pintura y del arte. Que es constante radiación, explosión y llama. 

En cuanto a las pinturas de Van Gogh que se presentan aquí, en todos los casos, mediante un click se pueden ampliar. Abajo, la indicación de los detalles de las obras.

E.I

 

VAN GOGH PROMETEO

Por Georges Bataille

...A través del tumulto que se produce alrededor de los cuadros y del nombre de VAN GOGH, es posible abrir un mundo: un mundo que ya no    es el de tal o cual, sino nuestro mundo, el mundo de un ser humano  que, llegada la primavera, se quitara con ademán acertado su pesado y   

   vangoghautorretrato.jpg (65819 bytes)   polvoriento abrigo de invierno. 

Una persona como ésta, sin abrigo, dejándose llevar por la multitud -con más inocencia que desprecio-, no podría mirar las pinturas trágicas sin terror y como otros tantos signos dolorosos, que representan las marcas sensibles de la existencia de Vincent Van Gogh. 

Pero este ser podría demostrar la grandeza que el pintor representa no sólo ante él -él no es nada, cae a cada instante bajo el peso de miserias comunes- sino que su desnudez manifiesta la innombrable esperanza de todo ser humano que quiere vivir y, si le fuera necesario, liberar la tierra del poder de quien no se le parezca; penetrado de esa grandeza futura, el terror que experimentaría se le volvería risible -risible se volvería incluso la oreja, el prostíbulo y el suicidio de “Vincent”-: ¿no hizo de la tragedia humana el único objeto de toda su vida?: que llore, que ría, que ame o, sobre todo, vangochnocheestrellada.jpg (108558 bytes)que luche.

En efecto, la risa sería producto del asombro ante la     magia poderosa que prosigue manifestándose ante sus ojos, magia que, entre salvajes, demandaría una turba poseída por la ebriedad, las vociferaciones repetidas y los golpes de numerosos tambores. Puesto que es más que una oreja lo que Van Gogh arrancó de su propia cabeza ... Van Gogh, que desde 1882 pensaba que valía más la pena ser Prometeo que Júpiter, arrancó de sí mismo nada menos que un SOL.
    Antes que ninguna otra condición, la existencia humana exige la estabilidad, la permanencia de las cosas, y de ello resulta una actitud ambigua con respecto a todos los grandes y violentos derroches de fuerzas: estos derroches, tanto cuando son obra de la naturaleza, como cuando se deben a sí mismos, representan la mayor amenaza posible. El sentimiento de admiración y de éxtasis que provocan induce al cuidado de admirarlos de lejos. El sol responde de la manera más cómoda a esa manifestación de prudencia. No es más que radiación, gigantesca pérdida de calor y de luz,  llama, explosión; pero lejos de los hombres que pueden  gozar de los pacíficos frutos de ese gran cataclismo. De la tierra es propia la solidez, que sostiene las casas de piedra y el tránsito de los seres (al menos lo propio de su superficie, ya que la incandescencia de las lavas se encuentra en las profundidades).

vangohmolino.jpg (38372 bytes)Si se tienen en cuenta estos datos, es preciso que después de la   noche de diciembre de 1888,  luego de arrancarse su oreja, Van Gogh ... comenzó a darle al sol un sentido que hasta allí no había tenido. No lo hizo formar parte de sus pinturas como un elemento decorativo, sino como el brujo cuya danza lentamente comienza a agitar a la muchedumbre y la lleva a seguir su movimiento. Es en ese momento cuando su pintura se consuma como radiación, explosión, llama, y él mismo aparece perdido extáticamente ante un foco de luz radiante, explosivo, en llamas. Cuando esa danza solar comenzó, de golpe, la naturaleza misma se puso en movimiento, las  plantas se abrazaron y la tierra onduló como un mar agitado o estalló: nada permaneció en  la estabilidad que constituye los cimientos de las cosas. La muerte apareció en una suerte de transparencia, como el sol aparece a través de la sangre en la mano viviente, entre los huesos que dibujan la sombra...El ¨girasol¨  Van Gogh ponía fin al poder de leyes inmutables, de cimientos, de todo lo que confiere a muchos rostros su aspecto repugnante de clausura, de muralla.vangohscielotormenta.jpg (119494 bytes)

Pero no hace falta que esa singular elccción del sol dé lugar a algún error absurdo; los lienzos de Van Gogh no constituyen en     primer lugar más que el robo de Prometeo, un homenaje al soberano expulsado del cielo... 

Eso es lo que da cuenta del gran carácter de  fiesta de las pinturas de Van Gogh. El   pintor encontró como ningún otro el sentido de las flores que también en el suelo representan el enajenamiento; esas flores  que estallan, resplandecen y que apuntan sus cabezas encendidas hacia el rayo del sol. En ese profundo nacimiento, hay tanta turbación que mueve a risa: cómo no ver formarse la cadena que va uniendo tan firmemente la oreja, el manicomio, el sol, la más resplandeciente de las fiestas y la muerte. Van Gogh se quitó la oreja con un corte de navaja; de inmediato la llevó a una casa de tolerancia; la locura lo incitabavangohflores.jpg (102727 bytes)  de la misma manera que una danza violenta sostiene un éxtasis colectivo; pinta sus cuadros más bellos, permanece algún tiempo encerrado en un manicomio; dieciocho meses después de haberse cortado la oreja, se mató.

Habiendo ocurrido las cosas de esta manera, girasol.jpg (46262 bytes) ¿qué significan todavía el arte o la crítica? ¿Se puede afirmar, aun hoy, que en las condiciones presentes el arte es el único responsable de un ruido de muchedumbre en las salas de una exposición? No es  la historia del arte adonde pertenece Vincent Van Gogh, es al mito ensangrentado de nuestra existencia humana. Se cuenta entre los raros seres que en un mundo hechizado por la estabilidad, por la inercia, han alcanzado de pronto el terrible ¨punto de ebullición¨, sin el cual lo que pretende durar se vuelve insípido, intolerable y declina. Ya que tal ¨punto de ebullición¨ no tiene sentido solamente para el que lo alcanza, sino para todos, incluso si todos no perciben todavía lo que liga el salvaje destino humano con la radiación, la explosión, la llama y, de ese modo, con su fuerza. (*)

(*) Fuente: Georges Bataille, "Van Gogh Prometeo", editado origalmente en Revista Caronte; trad. Roxana Páez.

                                                             vangoharboles.jpg (78263 bytes)

 

Imágenes. Desde arriba hacia abajo: 1 Autorretrato dedicado a Paul Gauguin (1888); 2 La noche estrellada (1889); 3 Molino de agua (1884); 4 Paisaje bajo cielo tormentoso(1888); 5 Floración de ramos de castañas (1890); 6 Jarrón con doce girasoles (1889); 7 Paisaje con tres árboles (1890)

 

 

  ©  Temakel