Inicio Temakel  Volver Poder del sonido Contacto   Mapa del sitio

             

 

 

 

    EL SONIDO DEL MURCIÉLAGO

 

                                             

     David Dunn es autor de Why do Whales and Children sing? Una guía para la escucha de los sonidos naturales. Dunn recorrió multitud de lugares, montañas, mares, bosques lluviosos, cavernas, y grabó fragmentos de la poderosa riqueza sonora del mundo. Uno de los sitios para su exploración de los sonidos generados por la Naturaleza fue Carlsbad  Caverns, una caverna en New Mexico donde existe una colonia de aproximadamente un millón de murciélagos. Allí, Dunn exprimentó la singularidad del mundo acústico de aquellos misterios habitantes cavernarios. Lo mismo que los cetáceos, los murciélagos se orientan a través de un sistema de emisión sonora, semejante a un sonar, llamado ecolocación. Los murciélagos son ciegos pero, gracias al sonido que emiten ven. Poseen ojos que ven a través de sonidos, no de imágenes. Así se mueven con precisión y soltura, y se elevan en la noche para, a gran velocidad, cazar insectos.   

    La ecolocación es un sutil lenguaje que urde  la Naturaleza para convertir al sonido en instrumento de orientación y conocimiento del espacio. En este momento de Temakel acompañaremos a Dunn en la exploración dentro de la caverna de los murciélagos y el descubrimiento de los sutiles poderes acústicos de los enigmáticos señores alados de la cueva y la noche.

E.I

 

EL SONIDO DEL MURCIÉLAGO

Por David Dunn     

Nos adentramos en el interior de la tierra, muy profundo, en una inmensa caverna subterránea. Estamos en total oscuridad. Los sonidos son únicamente emanaciones de cosas vivas. Solamente el goteo del agua es audible y, algunas veces, el crujido de las paredes de la caverna. Algunas cosas pueden vivir aquí; algunas incluso hacen ruido, pero en su mayor parte por un propósito diferente por el que lo haría un mamífero. Esta cueva es el hogar de la concentración más grande de mamíferos en nuestro planeta. Es hogar de los murciélagos.

   Los murciélagos son mágicas creaturas que han sido perseguidas. Más que peligrosos seres, son, en general, tímidos y benéficos animales para la naturaleza y la humanidad. Por ejemplo la colonia de 20 millones de murciélagos que viven en la caverna Bracken en Texas, consumen un cuarto de millón de libras de insectos cada noche.

    Contrariamente al mito popular, en EEUU solamente un 5 % de los murciélagos son portadores de virus de rabia, mucho menos que perros y gatos. 

  En el Parque Nacional de Carlsbad  Caverns. Vive una gran colonia de murciélagos. La colonia consiste aproximadamente en un millón de individuos que vive en el techo y paredes de la caverna.

   Quizá la más asombrosa característica de los murciélagos es el  sonido que emiten. Como los cetáceos y algunos pájaros nocturnos, los murciélagos pueden "ver" con sus oídos a través de un proceso similar al sonar llamado ecolocación. Esto le permite a estos animales moverse en la total oscuridad y cazar insectos con gran precisión. La ecolocación de los murciélagos actúa mediante una muy alta frecuencia de chirriantes sonidos regresan al oído del murciélago luego de rebotar en un objeto o en la superficie. El murciélago compara este segundo sonido con el sonido que continua emitiendo. Y su diferencia le dice qué es lo que hay en los alrededores. Muchas investigaciones realizadas creen que esta habilidad en la orientación sonora bien puede equivaler a la que puede entregarnos una imagen visual.

   En la grabación que he realizado en la caverna, se puede escuchar el aleteo de los murciélagos, su vuelo a través de la oscuridad mientras se desplazaban  sobre mi cabeza. Podemos distinguir la alta frecuencia de los chirridos sonoros. En la mayoría de los casos, la alta frecuencia del  sonido del murciélago está fuera de nuestro alcance pero, en el momento en que esa frecuencia desciende, podemos escuchar el sonido emitido por el alado habitante de las cavernas. 

   Durante el invierno los murciélagos viven en México. En la primavera regresan a Carlsbad  Caverns. Los muerciélagos vuelan fuera de la caverna en columnas espiraladas y configuran una continua nube de mamíferos que se alzan en el oscuro firmamento y vuelan a 55 millas en busca de insectos cada noche.

   Este sonido puede ser percibido como una inmensa disrupción en el aire, que refleja el aumento de velocidad de los murciélagos en cada giro ascendente espiralado que realizan. 

   Los murciélagos permanecen fuera de la caverna toda la noche y emprenden el regreso a la cueva justo antes del amanecer. Entran en la caverna, uno por vez, con una velocidad de vuelo de seis millas por hora.

    Y nos alejamos de los sonidos y el poder de la ecolocación mientras los murciélagos se alegran por su regreso a la oscuridad cavernaria. (*)

                                                                                    Traducción Esteban Ierardo

(*) Fuente: David Dunn, en Why do Whales and children sing? A guide to listenning in nature, pp.67-72 / ISBN 0-95401-03-5

 

 

                                                  

©  Temakel. Por Esteban Ierardo